¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

El robotaxi eléctrico de Tesla podrá limpiarse solo, reduciendo su coste de mantenimiento

El próximo 8 de agosto, Tesla presentará su anticipado robotaxi eléctrico y autónomo, el Cybercab. Por el momento no se tienen muchos datos del vehículo, aunque está confirmado que será el encargado de estrenar la plataforma de nueva generación de la compañía, la cual finalmente no se utilizará en el esperado «Model 2» de 25.000 dólares.

El Cybercab será la piedra angular de un servicio de transporte privado que, en palabras del propio Elon Musk, CEO de Tesla, será una mezcla entre Airbnb y Uber. A través de la app de la empresa, los usuarios podrán decidir si su coche es utilizado exclusivamente por amigos y familiares, por usuarios con buena puntuación o por cualquiera. «Hemos estado invirtiendo en los ecosistemas de hardware y software necesarios […]. Creemos que se puede lograr un negocio escalable y rentable».

Apenas un mes antes de su puesta de largo, se ha filtrado que Tesla ha solicitado la patente para un sistema de limpieza automatizado para su robotaxi, el cual ha sido bautizado como Controlling environmental conditions in enclosed spaces («Control de las condiciones ambientales en espacios cerrados»).

A través del uso de una serie de sensores (de imagen, acústicos, térmicos, de presión, capacitivos…), el coche monitoreará el habitáculo. A la hora de desinfectarlo, empleará luces ultravioleta y un sistema de calefacción; además, también será capaz de abrir las ventanillas. Por otro lado, el vehículo también podrá dirigirse de forma autónoma a una zona de limpieza con robots. En caso de necesidad, moverá sus propios asientos para facilitar el proceso de higienización.

Patente de Tesla

El Tesla Cybercab no sólo promete automatizar la conducción, sino también las labores de mantenimiento

La patente reza lo siguiente: «Los espacios compartidos presentan ventajas en cuanto a coste, eficiencia y sostenibilidad ambiental. Por ejemplo, un automóvil que proporcione transporte durante todo el día para varias personas ofrece unos costes de transporte y una huella ambiental más bajos que un automóvil utilizado por una sola persona para sus desplazamientos personales.

Sin embargo, los espacios compartidos tienen la desventaja de facilitar la transmisión indirecta de enfermedades a través del aire o las superficies contaminadas. Los medios actuales para desinfectar los espacios compartidos, por ejemplo, limpiar manualmente las superficies que se tocan con toallitas desinfectantes, pueden requerir mucho tiempo, ser laboriosos y generar condiciones de saneamiento insatisfactorias. Además, es posible que estas actividades implementadas manualmente no sean fáciles de verificar«.

Fuente | Electrek

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame