UBER ficha a un experto de la NASA para su proyecto de coche eléctrico volador

Wallbox

uber-avion-electrico

Desde hace tiempo UBER ha estado estudiando la forma de crear un vehículo capaz de desplazarse de un punto a otro por el aire, y utilizando la electricidad como única fuente de energía. Un sueño que ha alimentado cientos de películas de ciencia ficción, y que ahora afronta una fase que le acercan a la realidad comercial.

Este ha sido la contratación por parte de UBER de Mark Moore. Un ingeniero de la NASA que ha sido fichado para trabajar de forma directa en el proyecto del coche volador, y aprovechar toda la experiencia acumulada en sus trabajos similares para la agencia espacial que lleva en marcha desde 2010.

La idea es desarrollar un vehículo de pequeñas dimensiones, capaz de despegar y aterrizar de forma vertical, como un helicóptero. Y hacerlo además de la forma más silenciosa y sostenible posible. Un aspecto que tiene mucho que ver con los motores eléctricos y las baterías.

La empresa norteamericana incluso ya tiene nombre para esta iniciativa, UBER Elevate. Según Nikhil Goel, jefe de producto y de programas avanzados en UBER. “Continuamos viendo nuestro papel como un acelerador o catalizador para todo el ecosistema del transporte, y estamos muy contentos de que Mark se una a nosotros para trabajar con fabricantes e interesados en esta tecnología, mientras seguimos explorando las posibilidades del mismo”.

Elon-Musk-InterviewY ahora Elon Musk quiere hacer un avión eléctrico

Entre los retos a superar por este tipo de proyecto, está la duración de la carga de las baterías. Un problema que la evolución de la tecnología está solventando poco a poco, y que acercan cada día que pasa este sistema a la realidad comercial. Pero no será el único reto a superar por los coches voladores.

También tendrán que enfrentarse a problemas de regulación, también con la homologación de estos vehículos, los costes del desarrollo de los propios vehículos, así como la negociación con los lobbys que controlan las certificaciones necesarias para operar en el espacio aéreo.

La cuestión es que todavía falta mucho tiempo para que veamos coches eléctricos voladores. Pero la cuenta atrás parece que ya ha comenzado, y empresas como UBER quieren posicionarse en un sector que podría revolucionar la forma en la que nos movemos, especialmente por las zonas más congestionadas, y todo con un coste operativo mucho más bajo que un helicóptero, y con un menor impacto medioambiental.

Y que no sólo es UBER la interesada. En el listado podemos encontrar a nombres como Airbus, y también a Larry Page, co-fundador del gigante tecnológico Google.

Relacionadas | Project Vahana. La visión del futuro transporte aéreo y autónomo de Airbus que llegará en 2017

Vía | Reuters


Energias renovables

9 Comment responses

  1. Avatar
    February 08, 2017

    ¡Bien, bien! A ver si lo puedo disfrutar antes de diñarla.

    Reply

    • Avatar
      February 08, 2017

      En unos 10 años deberíamos empezar a ver lo que ahora vemos con el coche eléctrico: prototipos, ofertas para ricos y VW hablando de sus planes de coche volador para el 2050 🙂

      Reply

      • Avatar
        February 08, 2017

        Chapó!

        Reply

      • Avatar
        February 08, 2017

        Lo has clavado con lo de VW… jajajaja

        Reply

      • Avatar
        February 08, 2017

        Seguramente vw tenga ya un vehículo eléctrico y volador .

        Si no lo sacan ya es porque no les gusta presumir .

        Reply

      • Avatar
        February 08, 2017

        lol xDD

        Reply

      • Avatar
        February 09, 2017

        Ya hay un “dron” de dos plazas que vale 240000 € y tiene 20 minutos de autonomía. Creo que fue presentado en el salón de las vegas el año pasado. Fue noticia aquí.

        Reply

  2. Avatar
    February 08, 2017

    No mejor: si no lo sacan ya es porque no hay mercado.

    Reply

  3. Avatar
    February 08, 2017

    Y digo yo en mi ignorancia, no podría Uber inventar algo nuevo para eliminar la esclavitud. Creo que si fueran capaces de liberar a sus esclavos esos a los que no llama trabajadores porque legalmente no pertenecen a la empresa y a los que año tras año les sube el % de lo que les cobra por sus servicios, vamos esos que tienen que dormir en muchos aparcamientos públicos durante la semana para que les salga a cuenta y que tras muchas horas sacan poco mas que los trabajadores de un Mcdonalds y esos al menos pueden comer allí.

    Reply

Leave a comment