Japón no cumplirá su objetivo de despliegue de hidrogeneras
toyota-mirai-fuel-cell

Japón no cumplirá su objetivo de despliegue de hidrogeneras


2016-toyota-mirai-hidrogeno-5

Advertisement Advertisement

En los últimos tres años el gobierno de Japón se ha gastado un total de 170 millones de euros en incentivos para la instalación de estaciones de repostaje de hidrógeno. Pero la respuesta de las empresas energéticas ha sido más tibia de lo esperado.

Al finalizar el periodo de solicitud de las ayudas, en total se han cubierto 76 estaciones aprobadas con apenas 32 estaciones aprobadas este año fiscal. Lejos del objetivo de mínimos japonés. Un estado que quiere colocarse como la referencia en este sector.

 

2016-toyota-mirai-hidrogeno-7

Entre las razones está principalmente la económica. A pesar de las fuertes ayudas, el coste de instalación sigue siendo elevado. A esto se añade la incertidumbre de no saber si la tecnología logrará un desarrollo lo suficientemente rápido como para lograr un retorno de esas inversiones a medio plazo, con algunos estudios indicando que necesitarán un mínimo de 10 años para comenzar a ser rentables.

A esto sumamos el fuerte despliegue de puntos de recarga para coches eléctricos que disfruta Japón, con más de 3.000 puntos de recarga rápida. Algo que provoca la descofianza de unas empresas que recelan de invertir en una tecnología que todavía no se sabe hacia donde irá, al menos en el plano del transporte personal.

Ante esta situación el gobierno japonés está pensando en poner en marcha alguna medida, como incrementar las ayudas para reducir el esfuerzo de las empresas. Pero todo hace indicar que el despliegue será muy lento, tal vez demasiado lento para que el modelo de negocio pueda soportarlo.

Vía | Reuters



tienda cargador coche eléctrico

Compártelo:

6 comentarios en “Japón no cumplirá su objetivo de despliegue de hidrogeneras”

  1. Inconcebible! ¿Pero como no ven los empresarios japoneses que el hidrógeno es el futuro? XD

    Al final, cuando se trata de aflojar la cartera, como dice Marc, las cuentas no salen. Y un empresario tonto, no dura mucho, al menos en Japón.

    Otra cosita es España, los empresaurios tontos medran porque compran a los corruptos que gobiernan, y los gilip… les vuelven a votar a pesar de todo.

    Responder
  2. Por dios dejad la coletilla del «al menos en el transporte personal» por que no hay ningún medio de transporte que dependa del hidrógeno ni datos de que sea una preferencia a la larga. Dicho esto el hidrógeno tiene un doble rasero interesante, por un lado nos lo quieren meter a la fuerza para poder seguir controlando el precio de la energía que consumimos para transportarnos, pero por otro quieren que también seamos nosotros, ¿como no?, los que paguemos las inversiones (en forma de subvención). Va contra toda lógica invertir en poner 200 estaciones de hidrógeno en vez de, no sé exactamente a cuanto podría equivaler, ¿20000 puntos de carga rápida?.

    Responder
  3. Aún así son muchas las estaciones aprobadas y mucho el dinero puesto en juego.

    Sería bueno conocer los números reales, porque deben ser escandalosos, ya que ni forzando al máximo se consiguen objetivos.

    Conocer de verdad las razones ocultas de la implantación, que los negacionistas, petrolarios, hidrogenarios, petroflautas e hidroflautas tratan de disimular, sería esclarecedor de tanto recurso malgastado y esfuerzo inútil.

    Si es que la tromba Tesla les ha cogido a contrapié, y ya no pueden ponerse de perfil y contar cuentos chinos de lo bonito y verde que va a ser todo con el hidrógeno. La realidad es tozuda.

    Responder
  4. Nadie dice que el H2 quitará el puesto a los eléctricos, es más, a la larga será el maridaje del H2 como fuente de energía y el motor eléctrico como el convertidor de la energía química en mecánica la que se impondrá. ¿Cuando? pues cuando las curvas de coste/retorno se crucen.

    Responder

Deja un comentario