La petrolera Shell llama a una prohibición de la venta de coches diésel y gasolina en 2035

El pasado año conocíamos los planes de grandes potencias como Reino Unido, Francia e incluso la India, de prohibir la venta de coches con motor de combustión para el 2040. Pero ahora la petrolera anglo-holandesa Shell ha publicado un informe donde indica que el crecimiento de las ventas de coches eléctricos será mucho más rápida de lo esperado, y que esa prohibición tendrá que llegar antes.

Según un estudio de Shell, en los principales mercados, Estados Unidos, China y Europa, las ventas serán 100% eléctricas cinco años antes de la entrada en vigor de esta prohibición. Algo que supone que en 2035 ya no se venderán apenas coches diésel o gasolina en estos mercados clave.

Pero antes la expansión de los coches eléctricos habrán logrado que el 50% de las ventas estén ocupadas por este tipo de vehículos en 2030, y según  el informe, para el año 2050 el 100% de los coches que circulen por las carreteras de estos mercados ya serán eléctricos.

Entre las claves para lograr estos objetivos está la expansión de la conducción autónoma, que provocará que mucha gente no vaya a necesitar un coche en el futuro, sobre todo en las zonas urbanas. También la estandarización de los sistemas de propulsión eléctricos, que provocarán su abaratamiento más allá del precio de los sistemas de combustión interna.

Pero mientras que a nivel de transporte privado Shell es optimista, no lo es así con el transporte pesado. Un sistema que seguirá dependiendo a largo plazo del petróleo. Incluso se muestran pesimistas con dos tecnologías a priori llamadas a cubrir este hueco, como es el hidrógeno y los biocombustibles. Dos alternativas que hace años parecían destinadas a triunfar, pero que no terminan de arrancar.

La cuestión es que con el despliegue de vehículos eléctricos, el coste de desarrollo y del propio combustible hará que poco a poco las empresas opten por el hidrógeno como alternativa. Aunque parece un escenario a bastante largo plazo ya que antes además de terminar de evolucionar la tecnología, será necesario expandir una amplia red de repostaje.

Una transformación del transporte que desde Shell se indica es fundamental para lograr cumplir con los acuerdos de emisiones de París, y que nos ayudarán a diseñar una sociedad con menores tasas de contaminación. Algo que prácticamente todos damos por supuesto, pero que llama la atención que incluso una petrolera lo diga de forma pública y abierta.

Relacionadas |  Baleares prohibirá la venta de coches diésel a partir de 2025, y de gasolina en 2035

Fuente | Shell

Compártelo: