¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

¿Están cayendo las ventas del Tesla Model S a raíz del éxito del Model 3?

Tras numerosos problemas a lo largo del último año, finalmente Tesla ha conseguido encarrilar la producción de su modelo más económico, el Model 3, tras llegar a las 5.000 unidades fabricadas a la semana. Un movimiento que servirá para que la marca alcance la rentabilidad en el tercer trimestre del año, pero que sin embargo, podría traer consecuencias no deseas al fabricante.

De acuerdo con Jim Collins, un administrador de fondos y editor de boletines de inversión de la publicación Forbes, el éxito del que está gozando el Tesla Model 3 (actualmente tiene unas 420.000 reservas a nivel mundial) podría estar afectando a las ventas de su hermano mayor, el Model S, un modelo más rentable. De acuerdo con las cifras publicadas por Tesla tras el cierre del segundo trimestre, Tesla vendió un total de 10.930 unidades del Model S.

Esto es un 11,4% menos que en el primer trimestre, y también es inferior a las 12.000 unidades entregadas durante el segundo trimestre de 2017. De acuerdo con Collins, la bajada en ventas del sedán ejecutivo de Tesla podría deberse a que muchos compradores prefieren optar por su hermano económico, el Model 3.

Hasta ahora, se sabía que algunos clientes habían cancelado su reserva del Model 3 y habían optado por comprar un Model S nuevo o de segunda mano debido a la lista de espera estimada en dos años para las nuevas reservas. Sin embargo, hasta ahora no se había analizado la situación contraria: el Model S es un modelo más caro que el Model 3, y a la hora de la verdad, ambos cuentan con la misma tecnología, los mismos asistentes de conducción, etc.

Por otro lado, hay una segunda posible explicación para esta bajada en ventas: los sedanes cada vez tienen menos éxito en mercados clave como el estadounidense y el europeo, donde los SUV y los crossover los han ido sustituyendo poco a poco hasta desplazarlos y convertirlos en un tipo de carrocería en clara decadencia. Hasta el momento, el Tesla Model S había gozado de buena salud gracias a la ausencia de competencia en el todavía desierto mercado del coche eléctrico, pero la aparición del Model X y de rivales como el Jaguar I-Pace o el Audi e-tron Quattro podría estar detrás de esta tendencia a la baja.

Tampoco debemos olvidar que el Tesla Model S fue lanzado al mercado en el año 2012, por lo que ya adolece de cierta antigüedad (los ciclos de vida comercial de los coches suelen ser de unos 7 años, con un lavado de cara en el cuarto año. El Model S recibió el suyo en 2016). Si bien en cuanto a equipamiento tecnológico no se puede considerar un coche desfasado, por diseño y acabados interiores comienza a hacerse necesaria una actualización más profunda.

Fuente | Forbes

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame