¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

¿Por qué Tesla ha eliminado los Model S 75D y Model X 75D? ¿Hay unas nuevas baterías en camino?

Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, anunció hace unos días por sorpresa la desaparición de los Model S 75D y Model X 75D, las versiones de acceso de sus dos modelos más lujosos. Los clientes interesados en la adquisición de estas versiones dotadas de baterías de 75 kWh de capacidad tendrán hasta el lunes que viene para realizar su pedido.

Este movimiento es realmente interesante, pues la gama de los Model S y Model X quedará ahora limitada a las versiones de 100 kWh (es decir, las 100D y P100D), las cuales tienen un precio superior a los 100.000 euros. Por lo tanto, ambos modelos se vuelven todavía menos accesibles, pasando a ser coches con un enfoque mucho más exclusivo y prestacional que antes.

La eliminación de las versiones de 75 kWh podría responder a dos razones. Para empezar, es posible que Tesla haya decidido eliminar posibles rivales dentro de su gama para el Model 3 Long Range, el cual cuenta con una batería de tamaño similar (78 kWh), pero que por un precio menor consigue mejorar de forma muy sustancial la autonomía del Model S 75D (495 km EPA contra 417 km EPA). Con la eliminación de las versiones 75D, Tesla marca distancias y logra que sus buques insignia se separen de su modelo más económico.

Por otro lado, hay que tener en cuenta el hecho de que en unos meses (se cree que a lo largo del tercer trimestre de 2019), Tesla lanzará un restyling para los Model S y Model X, gracias al cual ambos modelos conseguirán mantenerse actualizados y competitivos en el cada vez más nutrido mercado del coche eléctrico hasta la llegada de sus sustitutos, prevista para el año 2021.

Así, se espera que ambos incorporen novedades estéticas, un interior inspirado en el del Model 3, actualizaciones como el hardware 3.0 del Autopilot desde el momento de su lanzamiento, más equipamiento… Es altamente probable que en el aspecto técnico ambos modelos también reciban mejoras importantes, como un nuevo software, motores más eficientes… y unas baterías más capaces.

Así, la decisión de Tesla de discontinuar los 75D podría responder a un plan para ir disminuyendo de forma gradual la producción de celdas Panasonic 18650, utilizadas actualmente en los Model S y Model X, para ir aumentando en paralelo la de las Panasonic 21700 utilizadas en el Model 3. Es muy posible que con el restyling se introduzcan nuevos packs de baterías dotados de las nuevas celdas, de una distribución interior optimizada siguiendo el diseño de los packs del Model 3, y de su avanzado sistema de refrigeración, superior al que encontramos en los Model S y Model X.

Las nuevas versiones posiblemente pierdan las denominaciones actuales, pasando a adoptar la nueva nomenclatura corporativa «Mid Range», «Long Range», etc. ¿Qué capacidades y autonomías se conseguirán con las nuevas baterías? En unos meses saldremos de dudas.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame