Bosch Performance Line CX. El nuevo motor para las bicicletas eléctricas de montaña

La tecnología de las baterías y motores eléctricos no solo avanza en el sector de los coches eléctricos, también lo hace en otro tipo de vehículos más asequibles como las bicicletas eléctricas. Bosch ha presentado el nuevo motor eléctrico Performance Line CX con el que pretende mejorar su predecesor que fue lanzado en el año 2015. El renovado modelo es un motor eléctrico que se ha hecho esperar y que muchas personas estaban esperando su llegada.

Bosch es el principal fabricante de motores eléctricos para bicicletas eléctricas y lanzó el Performance Line CX original en 2015 en respuesta a la creciente moda de las bicicletas eléctricas de montaña (eMTB). Sin el fabricante alemán, seguramente el mercado no sería como lo es en la actualidad debido a la importancia de los productos y componentes que Bosch tiene en el mercado hoy en día.

El nuevo Bosch Performance Line CX no es solo una renovación, es un motor totalmente nuevo. Es más potente, con un par máximo de 75 Nm, en un tamaño más compacto, un 50% más pequeño que su antecesor. También pesa menos, siendo un 25% más ligero, con un peso total de 2,9 kg. La transición a los 25 km/h es mucho más suave que en su predecesor, la potencia se transmite ahora a través de una cadena directamente, mientras que en el anterior modelo se usaba, además, una caja de cambios. De esta forma, se consigue eliminar prácticamente en su totalidad la resistencia que se sufría en el pedaleo en el modelo antiguo.

Este nuevo motor eléctrico incorpora un sistema de información visual que puede mostrar datos de la batería, rendimiento del motor y la velocidad actual mediante una pantalla integrada (KIOX) en la bicicleta, o bien conectando un smartphone por medio de una conexión inalámbrica. Esta pantalla KIOX, que se puede desmontar para evitar robos, también incorpora un sistema de seguridad que bloquea el funcionamiento del motor eléctrico a menos que lo active el propietario de forma normal montando de nuevo la pantalla en su posición. Digamos que de esta forma, la pantalla haces las veces de llave de arranque como si de un coche se tratase. Por supuesto, la bicicleta se puede seguir robando aunque no se encuentre esta pantalla instalada, ya que lo único que hace este sistema es bloquear el funcionamiento de la asistencia al pedaleo del motor eléctrico, por lo que un dispositivo de seguridad físico seguirá siendo necesario para dificultar los robos.

Otra característica destacable del sistema Performance Line CX es la posibilidad de ajustar la suspensión de la bicicleta de forma electrónica, por medio de la pantalla KIOX.

En cuanto a la batería, se monta de forma conjunta con una batería interna de 500 Wh, pero ahora también es posible incorporar el PowerTube 625 para aumentar la capacidad y disponer de una autonomía mayor en rutas más largas. El PowerTube 625 cuenta con una batería de iones de litio de 625 Wh con un peso de 3,5 kg. Podrá ser cargada de forma completa en 3,7 horas gracias a su carga rápida a 6 A, mientras que para cargarla a la mitad de su capacidad, se necesitarán 1,4 horas. Esta batería tiene un coste aproximado de 1.015 euros y ya está disponible para su compra.

Fuente | Bosch

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame