Los ciudadanos estadounidenses reclaman más medidas contra el cambio climático, pero pocos están dispuestos a pagar por ello

Pese a que Estados Unidos haya abandonado la mayor parte de los acuerdos contra el cambio climático en los que hace años el país estaba involucrado, no todos los ciudadanos del país norteamericano quieren lo mismo que su gobierno para el futuro de su territorio.

Cerca del 70% de los estadounidenses, incluyendo una mayoría de republicanos, quieren que Estados Unidos entre en acción de forma agresiva con el cambio climático, pero únicamente una tercera parte apoyaría un impuesto extra de 100 dólares (88 euros) al año para apoyar esta iniciativa, según una encuesta realizada por Reuters.

Los resultados denotan un desafío crucial para los demócratas que buscan quitar la presidencia a Donald Trump en las elecciones del año que viene. Muchos tendrán que equilibrar sus peticiones sobre regulaciones medioambientales estrictas con argumentos convincentes para demostrar por qué los cambios serán buenos para los contribuyentes y la economía del país. No hay duda de que el cambio climático ha resultado ser un tema importante para las próximas elecciones.

 Estos planes no serán económicos para los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos, y es que, por ejemplo, el plan de uno de los candidatos, Joe Biden, requerirá 1.700.000 millones de dólares para conseguir emisiones cero para el año 2050, que sería financiado en parte por los recortes en los impuestos del propio Donald Trump.

Sin embargo, hay otros que se niegan a llevar a cabo estos planes. Los republicanos, por lo general, creen que con estos planes los puestos de trabajo disponibles en el país se reducirán, especialmente si se tiene en cuenta que Estados Unidos que se ha convertido en el primer productor mundial de petróleo.

Los estadounidenses apoyan en su mayoría la postura demócrata sobre la necesidad de realizar acciones urgentes contra el cambio climático, según esta encuesta de más de 3.000 personas que se llevó a cabo del 11 al 14 de junio. La mayoría cree que Estados Unidos puede realizar una transición completa a una energía limpia en el plazo de tiempo de una década, y que este cambio a una energía limpia creará nuevas oportunidades de trabajo y crecimiento económico, en vez de destruir empleos y a la economía del país.

Pese a las intenciones de los ciudadanos encuestados, lo cierto es que estos pierden el interés en apoyar estas medidas contra el cambio climático en el momento en el que se menciona una más que probable subida de impuestos o el aumento de la factura de la luz. Estando solo un 34% dispuesto a pagar más impuestos con el objetivo de mejorar la situación medioambiental.

Fuente | Reuters

Compártelo: