El Volvo XC40 eléctrico se presentará en octubre y será uno de los coches más seguros del mundo

Volvo es uno de los fabricantes de automóviles que más fuerte está apostando por la electrificación. La marca sueca anunció el año pasado que su actual gama de motores térmicos sería la última que desarrollaría, pasando a centrarse en los coches eléctricos. Así, modelos como el S60 ya se ofrecen sin motores diésel, mientras que los híbridos enchufables cada vez toman una mayor importancia dentro de la firma escandinava.

Por otro lado, Volvo está realizando una interesante apuesta por el coche eléctrico a través de Polestar, su marca deportiva. Esta firma pondrá a la venta el año que viene el ya presentado Polestar 2, el primer rival directo del Tesla Model 3 en el mercado internacional. Sin embargo, no pasará demasiado tiempo hasta que Volvo lance su primer modelo a baterías propio: el XC40 eléctrico.

Este vehículo se presentará el próximo día 16 de octubre, y de acuerdo con Volvo, «será uno de los coches más seguros de la carretera». Esto se deberá al hecho de que el modelo contará con una estructura frontal reforzada gracias a la desaparición del voluminoso motor térmico, que será sustituido por un propulsor eléctrico de tamaño más compacto.

Por otro lado, la batería situada en los bajos servirá para prevenir vuelcos gracias a su bajo centro de gravedad. El pack se encontrará alojado dentro de una jaula de seguridad que empleará un marco de aluminio extruido, el cual formará una zona de deformación alrededor de la batería. La estructura trasera también estará reforzada, incorporándose un segundo motor eléctrico (el vehículo tendrá tracción total) a dicha estructura para permitir una mejor distribución de fuerzas fuera del habitáculo en caso de choque, lo que reducirá el riesgo de lesiones.

Además, el XC40 eléctrico contará con un completo arsenal de asistentes a la seguridad que funcionarán gracias al empleo de numerosos radares, cámaras y sensores ultrasónicos dependientes de un software desarrollado por Zenuity. Por el momento se desconocen datos como su potencia o su autonomía; sin embargo, hay que tener en cuenta que empleará la misma plataforma modular CMA vista en el Polestar 2.

Por lo tanto, no sería descabellado pensar en unas baterías de hasta 78 kWh y una autonomía de unos 500 km bajo el ciclo de homologación WLTP para su versión más capaz. Su precio antes de ayudas debería ser inferior a los 40.000 euros para las variantes más asequibles, lo que lo convertirá en uno de los vehículos eléctricos premium más atractivos del mercado.

Fuente | Volvo

Relacionadas | La producción del Polestar 1 ya ha comenzado en la planta que tiene la marca en China

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame