Hyunday Hyunday
Estados Unidos prepara una ley que prohibirá la compra de autobuses eléctricos chinos con fondos públicos | forococheselectricos

Estados Unidos prepara una ley que prohibirá la compra de autobuses eléctricos chinos con fondos públicos


Los líderes del Congreso de Estados Unidos han llegado a un acuerdo para prohibir los autobuses eléctricos chinos, en un polémico movimiento que algunas fuentes indican puede provocar un daño a la competencia de la industria para atender las crecientes necesidades de este tipo de vehículos por parte de las operadoras nacionales en su búsqueda por la reducción de emisiones.

Advertisement Advertisement

Los líderes demócratas de la Cámara de Representantes y del Senado presentaron el lunes una disposición en un proyecto de ley de defensa que prohibiría a las agencias de transporte utilizar fondos federales para comprar autobuses eléctricos y vagones de ferrocarril fabricados por empresas chinas por cuestiones de seguridad nacional, y que entrará en vigor en un periodo de dos años, respetando los contratos firmados hasta el momento.

En la práctica esto supondrá un duro revés para fabricantes como BYD, que se ha convertido en el mayor fabricante mundial de autobuses eléctricos y que no podrá seguir operando en Estados Unidos. Algo que pondrá además en serio peligro los 1,000 empleos dedicados a la fabricación de autobuses que los chinos tienen en la localidad norteamericana de Lancaster.

Desde BYD se ha respondido con un duro comunicado criticando esta medida: «Esta desafortunada decisión recompensa una campaña de desinformación con especial interés en aplastar la competencia en el sector de los autobuses eléctricos, y podría debilitar la competitividad estadounidense, amenazar cientos de empleos sindicales y debilitar la lucha de nuestro país contra el cambio climático».

BYD ha indicado que continuarán trabajando durante al menos los próximos dos años para cumplir los muchos encargos que tienen sobre la mesa, y atender los pedidos de clientes privados que no usarán fondos públicos para la compra. Pero al mismo tiempo han reconocido que la acción del Congreso podría conducir a precios más altos y menos vehículos eléctricos en la carretera.

La medida tampoco ha sido bien acogida por los representantes de las empresas, como el lobby TransitCenter,. Desde esta potente organización se ha indicado que las compras de flota de autobuses eléctricos muestran en sus estadísticas que no es una tecnología madura. Si además limitamos la competencia en este punto, se podría estar bloqueando a las agencias en decisiones que tendrán consecuencias negativas en el futuro al reducir las opciones. Algo que puede tener como consecuencia que las agencias o empresas que usen dinero público no puedan comprar el mejor producto.

El principal problema es que aunque las empresas norteamericanas, como New Flyer o Proterra se beneficiarían claramente de esta medida, su capacidad de producción no garantiza el poder satisfacer la creciente demanda del sector. Principalmente en un momento donde decenas de ciudades de Estados Unidos están comenzando la planificación de sus futuras flotas, donde los autobuses eléctricos jugarán un papel primordial. Como ejemplo Nueva York, que se ha comprometido a transformar toda su flota de autobuses a eléctricos en 2040. Por su parte Los Ángeles lo quiere lograr 10 años antes, en 2030.

Unos objetivos climáticos que serán todavía más difíciles de alcanzar si los autobuses eléctricos no ofrecen unas prestaciones competitivas frente a los modelos con motor de combustión. Unas prestaciones y precios que evolucionarán por el desarrollo de la tecnología, pero también por el impulso de factores como la competencia entre empresas y las ayudas públicas. Dos factores que como vemos están en riesgo en Estados Unidos.

Relacionadas | Las empresas vascas Irizar y CAF-Solaris se hacen con el 20% del mercado europeo de autobuses eléctricos



tienda cargador coche eléctrico

Compártelo:

24 comentarios en «Estados Unidos prepara una ley que prohibirá la compra de autobuses eléctricos chinos con fondos públicos»

  1. hay una fina linea entre la protección de empresas nacional y el «anti-dumping». Yo creo que depende de las necesidades del mercado y con limitaciones no siempre es buena solución. Evidentemente aquí a corto y largo plazo salen perdiendo los ciudadanos que van a respirar aire sucio por más tiempo..

    Responder
    • ¡¡Bravo Trump con un par de narices!!. A los chinos hay que pagarles con la misma moneda y no dejarles hacer lo que les da la gana que es lo que están haciendo…..La administración China tiene prohibido comprar vehículos de Fabricación extranjera, Trump esta haciendo lo lógico devolverles el regalo. Y aquí en Europa tenemos que hacer lo mismo. ¡¡A que estamos esperando!!.

      Responder
      • sí y no
        es decir, es una medida en línea con Trump, pero tiene apoyo democráta, el problema de estas medidas son las reacciones de los afectados.
        Creo que nadie duda de Estados Unidos es de las únicas potencias que podría ser autárquica con un elevado nivel técnico, por mucho que su sanidad o educación sean un auténtico desastre para nosotros. El problema sería que ahora el totalitario gobierno chino se dedique a prohibir la venta de productos de empresas norteamericanas aunque se produzcan en China, que es en la línea de esta ley.
        veremos como se desarrolla la medida

        Responder
        • La autarquía es una quimera, en este mundo globalizado, es imposible autoabastecerse, máxime los EEUU, que inician guerras por los recursos.

          Responder
        • A ver si dejamos de decir chorradas, una cosa es ordenar el comercio y otra pensar que la economía puede funcionar sin comercio. El comercio es el principal motor de la economía desde que se inventó la especialización del trabajo, es decir desde antes los tiempos de los faraones.

          Responder
          • me consta perfectamente que el comercio es el motor de la economía, no tengo ninguna duda, simplemente me estouy refiriendo a una nueva corriente que hay en EEUU, que en mi opinión busca una ceierta autarquía, que envuelve un neo aislacionismo y abdicar de sus responsabilidades globales, que se suponen que son la lucha contra el totalitarismo

            Responder
      • Pues ya puedes empezar a tirar a la basura con oo que estás enviando este mensaje. Y todo lo que tiene pues echo en china o cualquier otro país así nos demuestras que eres todo un patriota que solo consumes producto nacional.

        Responder
  2. ??
    Si la batería de un utilitario son 200 kg de un autobús deben de sobrepasar los 500 – y pregunto ¿no es más ecológico el tranvía o el trolebus ?

    Responder
    • El problema del tranvía o del trolebus es que solo puedes ir en rutas predeterminadas, ampliar rutas implica crear infraestructuras caras, especialmente en el caso del tranvía, cierra una calle por obras durante unos días y esa ruta está totalmente invalidada, cosa que no pasa con un autobús normal que puede usar calles y rutas alternativas.

      Los autobuses eléctricos pueden ser de dos tipos, con baterías grandes, y autonomías largas o con baterías pequeñas y carga en las cabeceras de las líneas. Ambos sistemas son caros, uno debido al precio de las baterías y el otro debido a que hay que poner una infraestructura específica en las paradas, lo que sale muy caro.

      La solución más lógica a largo plazo es el uso de autobuses con grandes baterías que solo deben ser cargados una vez al día, este tipo de autobuses no necesitarán enormes infraestructuras ni obras públicas, se pueden aplicara cualquier ruta, la cual puede ser modificada en cualquier momento sin los problemas del tranvía ni del trolebús

      Responder
  3. En China no compran con fondos estatales ni privados ningún vehículo ni transporte que no sea chino, ni siquiera los particulares podrían comprarlos si no les conceden un permiso especial. Recuerdo que incluso Tesla y otros fabricantes han tenido que montar una fábrica allí para poder vender a particulares, pero nadie se escandaliza ni se critica en ningún artículo. Si los chinos fueran tratados como ellos tratan a los demás otro gallo cantaría.

    Responder
    • China, pese a su tamaño y poder económico sigue siendo un país en vías de desarrollo, el ser un país en vías de desarrollo permite que puedas aplicar normas arancelarias mucho más restrictivas para fomentar el consumo de bienes producidos internamente… en principio la idea es esa, el problema es que dado su tamaño china es una potencia económica de primer orden por mucho que áun esté en vías de desarrollo. Esas normas estaban pensadas para países «normales» cuando se aplican a países como China, con un tamaño de población enorme y una tasa de crecimiento desbocada se convierten en ventajas competitivas poco justas.

      El resto del mundo se queja y con razón debido a que el poder económico de ese país y su capacidad productiva son enormes y por tanto ya es hora de que se rijan por las mismas normas del resto del mundo como si fuesen un país desarrollado, China no obstante y con razón dice que su poder adquisitivo per capita dista del de un país desarrollado y que por esas métricas todavía debe seguir aplicando esas normas restrictivas.

      Todo esto que estamos viendo es el marco de la guerra económica que estamos viviendo contra China. Seamos sinceros, China es un país demasiado grande para que pueda existir un equilibrio económico, si se pone a la altura de Europa o Norte América su poder económico será hegemónico y esto es un problema grave, en gran parte debido al régimen político chino que en muchos aspectos choca frontalmente con el del resto de países al ser un país comunista (aunque muy abierto al capitalismo, aunque extremadamente intervenido por el estado).

      El choque cultural y político entre China y el resto del mundo hace que la mayoría de países teman y con razón un crecimiento económico chino y un dominio hegemónico de la economía mundial. La situación va a seguir así durante bastante tiempo y no me extrañaría que potencialmente acabe en guerra militar a medio plazo.

      Toda esta incertidumbre está causando que algunos países occidentales empiecen a tomar medidas arancelarias contra China, debemos evitar ser excesivamente dependientes de China, un país que aunque es amigo, no es aliado, no comparte nuestros valores y además tiene una clara agenda expansionista, tanto en lo que respecta al territorio(disputas en el mar de china) como en lo que respecta a lo económico (expansión e inversión en áfrica, asia y latinoamérica).

      Responder
    • La verdad es que tienes más razón que un santo. No soy fan del energúmeno de Trump, pero el gobierno chino siempre ha hecho lo que le da la gana y ya era hora de que alguien le plantara cara.

      Responder
      • Es decir que si a nosotros no nos da la gana ser competitivos, creando autobuses eléctricos, por ejemplo, hemos de impedir u obstaculizar que los de fuera los venda aquí. Me refiero a USA.
        ¿No sería mejor que nosotros también los fabricaramos aquí para que hubiera competencia y disminuyera la contaminación y muertes derivadas de ella?.
        Los chinos están haciendo su trabajo, pero nosotros no, por lo que no es culpa suya sino nuestra.
        Cosa distinta es que nosotros también los fabricaramos y pudiéramos abastecer nuestro mercado. En ese caso, si habría que fomentar lo nacional, a las fábricas del país, que crean riqueza y puestos de trabajo aquí.

        Responder
        • ¡¡Es que es de cajón fabricar en suelo europeo los autobuses y coches EV para la administración y NO los fabricados en China!!. Pero lo más patético y dantesco es que no haya una legislación al respecto en territorio Europeo.

          Responder
        • EEUU tiene varios proyectos y empresas punteras, supongo que invertirán en su desarrollo y no querrán que pierdan futuras ventas con productos extranjeros. En todo caso, allá ellos. Aquí en Europa tenemos Irizar o Mercedes que tiene unos modelos y diseños eléctricos la mar de majos y sería muy lógico que al igual que nosotros no podemos vender nuestros autobuses en la suculenta China, pues que ellos tampoco puedan vender sus BYD en nuestra pequeña Europa. Realmente son ellos los mas arancelistas y ya empieza a cansar un poco.

          Responder
      • Tranqui, mucha gente no lo sabe y se quejan del pelopanocha de Trump, pero la verdad que si miramos bien, muchos de sus «aranceles» no son otra cosa que equiparar los que tienen los países de origen, en este caso aún son benévolos pues permiten la compra a particulares con capital privado, cosa que en China tienen prohibido.

        Responder
    • Eso no lo crees ni tu. Tú sabes cuántos millones a ganado las grandes empresas en china? De eso tampoco se habla aqui. Si todo fuera tan fácil todas las empresas estarían en su propio pais. Mucho quejarse de china y luego sois los primero en comprar sus productos. Si sois tan patriotas pues lo primero es dejar de comprar productos chinos y no estar llorando.

      Responder
  4. No entiendo los comentarios de la mayoría de los foreros, en una economía de libre mercado triunfa el producto con mejor relación calidad precio que puede competir globalmente, poner aranceles, prohibiciones… Se ha demostrado a lo largo de la historia que solo sirve para generar empresas poco competitivas con productos mediocres que solo pueden venderse en el mercado local gracias a prácticas inmorales, parece mentira que la cuna del liberalismo vuelvan a errores del pasado, no olviden que la mayor parte de la deuda de EEUU está en manos chinas.

    Responder
  5. Lo de China es de dar de comer aparte, pero me resulta muy curioso que, justo cuando China permite a una empresa americana construir una gigafabrica sin obligar a que sea participada por el gobierno chino, justo cuando China permite a una empresa americana entrar en el programa de ayudas al vehículo eléctrico chino. Entonces, cuando parece que China empieza a hacer gestos la respuesta de norteamerica es putearles (no digo que sin razón).
    Que se haga esto justo en este momento parece que podría provocar que China vete a Tesla después de todo el esfuerzo e inversión realizado en la gigafabrica. Geopolíticamente hay algo que se me escapa. ¿Es que hay algún interés en la administración americana en cargarse a una de sus empresas más punteras?
    Agur,
    Markus

    Responder
    • Aunque Tesla te mole mucho, cuando la comparas con el inmenso volumen del comercio entre China y Norteamérica no deja de ser un vaso de agua en una piscina.

      Así que lo que le pase a Tesla es irrelevante.

      Responder
  6. El titular del artículo no se corresponde con la noticia. Nadie prohíbe nada lo que ocurre es que:

    se prohibiría a las agencias de transporte utilizar fondos federales

    Que puede ser importante, pero eso ni implica que un ayuntamiento pueda comprar o no un bus chino.

    Responder

Deja un comentario