Tesla restringe el uso del Smart Summon en Europa: solo funcionará con el usuario al lado del vehículo

El Smart Summon ha sido una de las grandes novedades de Tesla durante el año 2019. Esta función es una evolución de la antigua Summon («Convocar»), la cual permitía hacer que el vehículo avanzara hacia delante o hacia atrás en un aparcamiento sin que hubiera nadie al volante, simplemente empleando la app. Esta característica es muy apreciada por los usuarios, pues permite sacar el coche de plazas de aparcamiento estrechas sin necesidad de arriesgarse a rozar las puertas con los vehículos situados a los lados.

El nuevo sistema va un paso más allá, pues mediante la ubicación del GPS de nuestro smartphone podemos «llamar» a nuestro coche, el cual irá hacia nosotros a través del aparcamiento controlando la dirección, el acelerador y los frenos. Para que el sistema funcione tendremos que encontrarnos a unos 60 metros del vehículo, y Tesla advierte que solo puede emplearse en aparcamientos y caminos, no en vías públicas.

Con todo, el asistente provocó algunos problemas cuando fue lanzado hace unos meses en Estados Unidos: en palabras de «Consumer Reports», el sistema parece «un conductor borracho», pues funciona de forma «irregular e intermitente, sin muchos beneficios obvios para los consumidores. Un tipo de experimento que parece en fase de desarrollo y que no parece listo para ser lanzado el mercado».

En Europa, la legislación que regula los vehículos autónomos es mucho más estricta que en Estados Unidos, algo que por un lado hace que los avances en este campo lleguen más tarde al viejo continente, pero que por otro evita situaciones como los numerosos accidentes provocados por el Smart Summon cuando fue lanzado en Norteamérica a principios de otoño.

Precisamente debido a las restricciones legislativas, el Smart Summon en Europa ha llegado mucho más limitado que en Estados Unidos: para poder cumplir con las regulaciones sobre equipos de dirección de vehículos que la Unión Europea estableció en 2017, el Smart Summon solo podrá funcionar cuando el usuario se encuentre a un máximo de 6 metros del vehículo y con su smartphone conectado al automóvil mediante Bluetooth, lo que sobre el papel reduce de forma muy notable su utilidad. Además, el sistema solo permitirá al coche avanzar 20 metros en cada ocasión.

Algunos han criticado a la Unión Europea por tener una legislación tan restrictiva, mientras que otros creen que Tesla debería probar más sus sistemas antes de lanzarlos al mercado. En cualquier caso, se sabe que la compañía está presionando a las autoridades pertinentes para hacer más laxas las normativas relativas a los coches autónomos. ¿Lo conseguirá?

Relacionadas | Tesla añade la visualización de semáforos y de señales de STOP como parte de la capacidad de detectar intersecciones del Autopilot

Gracias a Iván por la información y las fotografías.

Compártelo: