Airbus propone sistemas de hidrógeno modulares para los futuros aviones cero emisiones

El pasado mes de septiembre, el consorcio europeo Airbus presentaba su proyecto para el desarrollo de aviones alimentados por hidrógeno. Una alternativa sin emisiones que esperan permita empezar a sustituir a los modelos alimentados por combustibles fósiles en vuelos de corta, media, pero también larga distancia, y que tienen como objetivo comenzar sus vuelos comerciales en 2035. Ahora Airbus ha presentado un novedoso sistema modular que esperan permita revolucionar el diseño de los futuros aviones.

Airbus está trabajando con un nuevo diseño que supondrá el diseño de unidades de propulsión de hidrógeno completas, almacenadas en cápsulas desmontables e individuales que se situarán a lo largo de las alas.

Cada una de las seis cápsulas incluye un tanque de hidrógeno líquido, un sistema de refrigeración, una pila de combustible, la electrónica de potencia, los motores eléctricos, una hélice de ocho palas y todo el equipo auxiliar necesario para ejecutar el sistema como un unidad de propulsión autónoma.

Curiosamente, no se menciona nada sobre una batería de reserva. Algo que podría suponer el haber logrado la solución para prescindir de este elementos intermedio.

Gracias a su carácter individual, cada una de estas cápsulas pueden separarse de las alas, lo que facilitará operaciones de mantenimiento, pruebas y cambios de componentes. De esta forma en caso de alguna avería en uno de los módulos, el operador simplemente tendrá que retirar este, y colocar uno en buen estado. Algo que supone no tener que parar el avión y por lo tanto, aumentar los ingresos.

Además, al ser independientes, esto permite diseñar aviones con un sistema redundante de propulsión. Y llegado el caso, si se produce un error fatal en uno de los componentes, puede ser apagado o incluso expulsado del avión durante un vuelo cuando sea posible, permitiendo que el sistema reequilibre la propulsión a través de las cápsulas restantes.

También libera un espacio muy importante dentro del avión. Al mover los depósitos de hidrógeno y todo el tren motriz fuera del cuerpo principal, las aerolíneas podrán aumentar significativamente el espacio en el interior y de esa forma aumentar el número de asientos. Algo que se traduce de nuevo en más dinero para el operador.

Por su parte, la razón del uso del hidrógeno líquido ha sido defendido desde Airbus por razones como el contar con una densidad energética similar, incluso superior en algunos casos, al de los combustibles usados en los aviones de largo recorrido. Y a cambio ofrecen vuelos sin emisiones directas y un combustible capaz de producirse usando energías renovables.

Una idea que de momento es eso, una propuesta que marcará el futuro diseño de los aviones a hidrógeno que en una década deberían estar surcando los cielos de todo el mundo en los primeros vuelos comerciales sin emisiones.

Fuente | Airbus

Relacionadas

Compártelo: