El gobierno británico planea la construcción de gigafactorías de baterías para coches eléctricos

El gobierno del Reino Unido ha mantenido conversaciones con seis fabricantes sobre la construcción de plantas de baterías destinadas a los vehículos eléctricos. Estas «gigafactorías» formarían parte de los esfuerzos del gobierno para mejorar las perspectivas de la industria automotriz británica.

El fabricante de vehículos estadounidense Ford Motor Co. y los grupos coreanos de electrónica LG y Samsung se encuentran entre las empresas que han mantenido contacto con el gobierno de Boris Johnson. A esas conversaciones también asistieron miembros de del fabricante japonés Nissan, así como dos pequeñas start-ups, InoBat y Britishvolt. El medio Financial Times fue el primero que informó sobre dichas conversaciones.

Los políticos británicos, junto con los principales responsables de la industria automotriz británica, tienen la esperanza de que el Reino Unido pueda proteger los empleos en el sector asegurando la inversión de empresas privadas en «gigafábricas,» nombre ideado por el CEO de Tesla, Elon Musk, para las fábricas de baterías de gran tamaño.

Estimaciones realizadas por la Institución Faraday, un organismo respaldado por el gobierno, sugieren que el Reino Unido podría perder hasta 100.000 puestos de trabajo si esas inversiones no se producen, ya que los fabricantes de automóviles están empezando a desterrar la gasolina y diésel, que constituyen la gran mayoría de la producción automotriz británica.

Atraer inversiones ha resultado difícil hasta ahora. Britishvolt es la única empresa que ha hecho públicos sus planes de abrir una fábrica de baterías en el Reino Unido, en Blyth, Northumberland. No obstante, aún debe reunir suficiente capital para construir la planta y encontrar clientes. El sitio elegido por Britishvolt estaría cerca de la fábrica de Nissan en Sunderland, que ya produce baterías para los modelos LEAF. Los planes de Nissan, de cumplirse, supondrían cuadruplicar la producción de baterías para 2024.

Ford está planteándose dónde obtener baterías para sus nuevas furgonetas Transit Custom eléctricas. La empresa detuvo la producción de vehículos en el Reino Unido en 2001. Sin embargo, la fabricación de motores para las Transit continuó en su planta de Dagenham, que posteriormente se envían a Turquía.

Una opción que se está barajando es duplicar esa relación pero con baterías, según informó el Financial Times. Las exportaciones de Dagenham podrían beneficiarse de la inclusión del sitio en el puerto franco del Támesis, que ofrece numerosas exenciones fiscales a las empresas que invierten ahí. Un portavoz de Ford dijo que la decisión sobre el suministro de baterías se tomaría más cerca del lanzamiento del nuevo modelo, previsto para 2023.

Otro competidor para la producción de baterías en el Reino Unido es la región de West Midlands, que tradicionalmente ha sido corazón de la fabricación de automóviles del Reino Unido. Jaguar Land Rover, con sede en Coventry, aún no ha revelado sus planes para el suministro de baterías a más largo plazo.

Según los informes del Financial Times, InoBat Auto mantiene conversaciones sobre un posible emplazamiento en el aeropuerto de Coventry, para el cual la Autoridad Combinada de West Midlands ha obtenido un permiso de planificación preventivo.

Relacionadas | Nissan estudia construir una gigafábrica de baterías en Reino Unido

Fuente | The Guardian

Compártelo: