Llamada de atención a la Unión Europea ante una avalancha de millones de baterías de patinetes y bicicletas eléctricas

La invasión de la movilidad cero emisiones de dos ruedas que viven las ciudades, donde los vehículos de movilidad personal como patinetes eléctricos y bicicletas eléctricas, se han multiplicado por miles, lleva consigo un peligro intrínseco si no se establecen políticas y sistemas adecuados de reciclaje de sus baterías.

Saber qué hacer y cómo recuperar las baterías de bicicletas y patinetes, se ha convertido en una emergencia comunitaria debido a la explosión y la elevada cuota de mercado que estos vehículos personales han alcanzado.

La llamada de atención la ha dado el Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea. A través de un estado recientemente publicado, se proporcion los antecedentes técnicos para considerar el establecimiento de un objetivo de recuperación de baterías que alimentan estos nuevos medios de transporte tan populares en los últimos años.

Un nuevo reto de la UE

Lo que nos perdemos en Europa por la legislación. Una bici eléctrica con doble motor y hasta 1.6 kWh de batería

En la actualidad hay tres grandes tipos de baterías regulados por una directiva europea de 2006 que explica cómo recolectar y eliminar estos elementos cuando llegan al final de su vida útil. Dentro de estos figuran: baterías y acumuladores portátiles, acumuladores industriales y acumuladores para vehículos.

Ahora una cuarta categoría reservada a los vehículos eléctricos se ha incluido en una propuesta de revisión presentada el pasado mes de diciembre. En este nuevo grupo se incluirían las baterías de los patinetes eléctricos y de las bicicletas eléctricas.

El impulso de esta nueva propuesta nace como consecuencia de la diferencia que existe entre la vida estimada y real de las baterías que se sitúa alrededor de los tres años, pero que en la realidad llegan a y multiplicarse alcanzando los nueve años. Esto puede suponer un problema para los sistemas de recolección y reciclaje.

Un problema medioambiental

Audi e-tron Scooter

Esta situación puede llevar a un importante problema medioambiental, por lo que el JRC ha decidido presentar su propuesta a la propia Comisión.

En la actualidad el sistema de reciclaje actual se desarrolla sobre la base de las ventas registradas durante los tres años anteriores. De esta forma la capacidad y los recursos necesarios pueden ser desbordados por un auge de esta movilidad alternativa y verde que ha cautivado a cientos de miles de personas en toda Europa.

Desde el Joint Research Centre se ha lanzado la recomendación de actualizar los objetivos referentes a la recolección y reciclaje de las baterías destinadas a almacenar la energía, que garantiza los desplazamientos de la última milla de forma limpia y libre de emisiones.

El JCR pretende que se modernice la normativa actual para establecer un sistema denominado «Disponible para Recolección» (AfC). Este deberá considerar los volúmenes de residuos disponibles de forma que se permita establecer objetivos de reciclaje para 2025 y 2030.

El boom de la micromovilidad

Por su parte, según Conebi (Confederación de la industria europea de la bicicleta) las previsiones de ventas de bicicletas eléctricas puede superar fácilmente y en poco tiempo las ventas totales de turismos autómoviles en el viejo continente.

Estos datos refuerzan la propuesta lanzada desde el JCR a la Comisión instando a revisar su normativa para evitar sorpresas futuras y un parque de baterías que el sistema no sea capaz de recuperar y reciclar, con las desastrosas consecuencias que eso llevaría consigo desde el punto de vista medioambiental.

De producirse este evento, la Unión Europea puede encontrarse ante un reto medioambiental importante de no contar con los recursos y normativas adecuadas para gestionar millones de pequeñas baterías que deben ser correctamente recicladas.

Fuente | European Commission

Compártelo: