Para la Comisión Europea estamos ante la «transformación industrial más grande» de la historia y reivindica un coche eléctrico «accesible para todos»

El responsable de la Unión Europea para el clima quiere más puntos de carga y que el coche eléctrico esté al alcance de toda la ciudadanía. El actual vicepresidente de la Comisión Europea ha anticipado la estrategia que Bruselas quiere poner en marcha respecto a la movilidad eléctrica.

Durante una entrevista otorgada a Financial Times, Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable directo de las políticas sobre el clima, ha puesto de manifiesto los planes para impulsar la electrificación del transporte de personas y mercancías en el viejo continente.

El vicepresidente reconoce abiertamente que anunciar una fecha de caducidad para los motores de combustión interna no es suficiente. Por este motivo deja ver las intenciones de Bruselas que pasan por establecer baremas de emisiones más duros que aceleren la electrificación del automóvil.

Timmermans tiene claro que desde la Comisión “debemos hacer dos cosas para estimular el uso de vehículos eléctricos. Creemos que anunciar sólo una fecha límite (para gasolina y diésel, etc.) no funciona. Necesitamos dialogar con la industria, como siempre lo hemos hecho, para imponer estándares de emisiones más estrictos, empujando la cadena de suministro en la dirección correcta«.

Dentro de pocos días, el 14 de julio, serán presentadas hasta 13 propuestas de reforma del paquete Fit for 55, con el que se pretende reducir las emisiones del 55% respecto a 1990.

Estas propuestas suponen la puesta de largo de la estrategia comunitaria para avanzar hacia una movilidad cero emisiones. Por este motivo la Comisión pretende apretar las tuercas de la industria automotriz elevando el coste de las emisiones de CO2 producidas, al tiempo que limitan duramente las emisiones.

Según FT, el límite debería pasar del actual 37.5% a un ambicioso 60% para 2030. Sobre la mesa resta la prohibición total de la venta de coches de gasolina o diésel en 2035.

Timmermans quiere además «mitigar las consecuencias para aquellos que sean golpeados de una forma no uniforme por estos cambios«. Para el vicepresidente las medidas a adoptar por parte de Europa «deben ser creíbles desde el punto de vista social«.

De las palabras del responsable europeo se deja ver la ambición y el reto para toda la Unión que este asunto suscita. «Esta es, posiblemente, la operación más grande de transformación industrial en la memoria del hombre«.

Para poder conocer la envergadura de la apuesta que Europa tiene ante si, Timmermans considera que un millón de puntos de carga para 2025 en el viejo continente, cifra muy lejana de la realidad actual, es «modesta«.

Según el vicepresidente “debemos asegurarnos de que todos los europeos puedan viajar eléctricamente y recargar a una distancia razonable de donde necesitan estar o donde viven”.

Relacionadas | Europa propondrá aumentar la reducción de emisiones hasta el 60% en 2030, y llegar al 100% en 2035!!!

Fuente | Financial Times

Compártelo: