Resuelto el misterio del Tesla Model X calcinado en un lago helado de Estados Unidos

Desde hace unos meses la aparición de un Tesla Model X calcinado en un lago helado de Vermont, Estados Unidos, ha provocado una buena cantidad de rumores sobre qué había pasado. Hilos de Twitter o post en Reddit se preguntaban qué había pasado para que un coche eléctrico ardiese en una zona congelada por el frío. Ahora ya conocemos la respuesta y es digna de una película.

Las teorías iban desde un propietario que había realizado una excursión y había chocado contra algún objetivo que perforase la carcasa y la batería, hasta un fraude al seguro. Pero según la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito de Vermont, todo ha sido un costoso fraude.

El organismo ha presentado una denuncia contra Michael A. González. Un vecino de Colchester, Vermont, que según la versión del fiscal había comprado hasta seis Tesla de forma fraudulenta para intentar venderlos.

El modus operandi era sencillo. El Sr González acudió a tiendas de Tesla de Nueva Jersey, Nueva York, Massachusetts y Florida, donde realizaba una compra financiada abonando un anticipo de 2.500 dólares por cada unidad. En total, un coste de 607.000 dólares.

Luego daba una cuenta con fondos insuficientes, o usaba cuentas ficticias, para presuntamente continuar con los pagos al mes siguiente. Pero estos pagos nunca llegaron. En el proceso, el protagonista recibió los coches y la documentación a su nombre, lo que le permitió revender rápidamente los vehículos a terceras personas antes de que Tesla se diese cuenta del fraude.

Pero en una de las unidades no logró la documentación a tiempo, y no consiguió realizar la venta fraudulenta. Y precisamente esa unidad es el Model X que ha aparecido calcinado en el lago helado de Vermont.

Según la versión del acusado, el caso es que ha conducido hasta el lugar para pescar, cuando escuchó un ruido y posteriormente se ha producido el incendio. Curiosamente el fiscal no acusaba inicialmente a González de quemar el vehículo, pero la aseguradora ha rechazado la reclamación al no presentarse este a una declaración jurada.

A la vista de los hechos, el fiscal ha procedido a la detención del acusado el pasado viernes, a la espera de una audiencia programada para esta semana. Se enfrenta a cinco cargos de posesión y venta de vehículos robados lo que podrían suponer hasta 10 años de cárcel.

Fuente | TMC

Relacionadas 

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame