Fiat presenta la nueva furgoneta eléctrica e-Ducato con hasta 79 kWh y 280 km de autonomía

La gama Ducato se acaba de poner al día en nuestro país con el nuevo motor Euro 6D a gasóleo, mejoras en el interior, equipamiento y tecnología… y la versión eléctrica, Fiat e-Ducato. Se trata de una conversión que viene de fábrica, no de un transformador independiente. Se anunció por primera vez en 2019 y se esperaba que llegase al mercado el año pasado. La presentación internacional fue en primavera, desde esa fecha se aceptaron pedidos.

Lo más interesante de la nueva versión eléctrica de Ducato es que no penaliza en absoluto su capacidad volumétrica de carga, 10 a 17 metros cúbicos, pudiendo cargar con casi 2 toneladas. Las baterías se han colocado bajo el piso, por lo que hay otro efecto secundario positivo, se rebaja el centro de gravedad y la conducción es más predecible y segura respecto a versiones térmicas a gasóleo o gas. Se diferencian por los paragolpes de color gris (sin pintar) y el escudo de Fiat en color rojo, además del logotipo «e-Power».

Ha dos versiones a elegir, en función de la capacidad de baterías y su autonomía. La versión estándar con tres módulos cuenta con 47 kWh de capacidad, pudiendo recorrer 170 km en ciclo WLTP mixto o 235 km en ciclo urbano y la frenada regenerativa activada. Quienes necesiten hacer más kilómetros preferirán la versión de mayor autonomía y cinco módulos, 79 kWh de capacidad, que alcanza los 280 kilómetros en ciclo mixto y 370 km en ciclo urbano con frenada regenerativa.

Tanto una versión como la otra soportan recarga de nivel 3 en corriente continua, por lo que se puede recuperar energía como para recorrer 100 kilómetros en un poco menos de media hora. Durante el proceso de carga hace falta tirar a veces de los electroventiladores del frontal, motivo por el que no presenta un carenado aerodinámico típico de vehículos eléctricos. Las baterías están refrigeradas por líquido.

El motor es el mismo en ambas versiones, desarrolla 90 kW/122 CV y un par máximo de 280 Nm. Se pueden configurar tres modos: Power, Normal y Eco. En este último se maximiza la autonomía, el acelerador se vuelve más progresivo y no se superan los 95 km/h -prácticamente el límite legal de vehículos industriales, N1-. La capacidad de aceleración, salvo en el mencionado modo, es de 0 a 50 km/h en solo 5 segundos.

Fiat Professional ofrece una garantía de cinco años con el mantenimiento incluido para la furgoneta en general. Las baterías van aparte, ocho años para las de 47 kWh o 160.000 km, lo que antes ocurra, y de 10 años o 220.000 km con las de 79 kWh. Según el fabricante, el modo «Recovery» permite que la furgoneta siga funcionando aunque falle un módulo de baterías, limitando obviamente la capacidad a los que estén bien de salud.

Como es esperable en un vehículo tan grande, la autonomía se desploma a alta velocidad por su gran superficie frontal. El conductor puede elegir frenada regenerativa al soltar el acelerador, con la que prácticamente se puede conducir sin pedal de freno si se puede anticipar el tráfico, o permitir que la furgoneta vaya por su propia inercia al soltar el pedal (como el punto muerto). Un modo y otro se alternan con la palanca de cambios.

En el caso de que el conductor apure mucho la carga de las baterías, la Fiat e-Ducato entra en modo «Turtle», es decir, se sufre una limitación de prestaciones para estirar la autonomía hasta un 10% y poder así alcanzar un enchufe. La parte gris de la conversión es que la pantalla que informa de la autonomía eléctrica (y porcentaje de carga), así como histórico de consumos y demás, es un «injerto» en el pilar A y ajeno a la instrumentación original.

En el tablero de instrumentos se reemplaza uno de los indicadores pequeños por una puntuación de eficiencia, si se alcanza el máximo las baterías durarán todo lo posible, si se va al mínimo, las cifras del ciclo mixto son inalcanzables. El tacómetro se reemplaza por un potenciómetro. Los precios no son precisamente bajos, parten de los 58.310 euros. El fabricante dice que 15.000 euros de diferencia se alcanzan respecto a la versión diésel en 150.000 kilómetros, mención aparte el mantenimiento, que es un 40% más económico.

Relacionadas

Compártelo: