Opel Corsa-e 2022: ¿qué novedades incluirá el restyling?

El Corsa es actualmente el principal bestseller de Opel. La sexta generación del popular utilitario alemán, que se fabrica exclusivamente en la planta zaragozana de Figueruelas, ha logrado colocarse como uno de los coches más vendidos del viejo continente desde su lanzamiento a mediados del año 2019, algo a lo que ha contribuido su versión eléctrica Corsa-e.

El desarrollo del actual Corsa se hizo en un tiempo récord: cuando el grupo PSA adquirió Opel en el año 2017, la nueva generación estaba a punto de ser presentada; sin embargo, los nuevos propietarios de la firma del rayo decidieron cancelar su lanzamiento, pues como el modelo utilizaba tecnología de origen General Motors, PSA se habría visto obligada a pagar regalías durante toda su vida comercial.

Así, Opel volvió a empezar de cero, en este caso partiendo del Peugeot 208 de segunda generación, cuyo desarrollo ya estaba muy avanzado. En apenas dos años, el coche estaba listo para salir al mercado. Sin embargo, dada la celeridad de su creación, salió con la misma línea de diseño que Opel había estado utilizando durante su etapa en General Motors.

Actualmente, la firma ha roto con su pasado gracias a un nuevo lenguaje de diseño corporativo, el cual se caracteriza principalmente por el empleo del Opel Vizor, una suerte de parrilla carenada realizada en plástico transparente que engloba los faros. Mokka, Crossland, Astra y Grandland ya han adoptado esta nueva identidad estética.

El Corsa-e adoptará la nueva parrilla Opel Vizor

Por lo tanto, solo quedan dos modelos de la alineación de Opel con el antiguo lenguaje de diseño: el Corsa y el Insignia. Dado que el segundo es un modelo de origen General Motors cuya vida comercial probablemente ya se esté acercando a su fin, solamente el Corsa adoptará el Opel Vizor en su inminente restyling, que verá la luz en la segunda mitad del año que viene y se pondrá a la venta a principios de 2023.

Además del Opel Vizor, que le dará un frente más agresivo, se espera que también haya cambios en la trasera, que recibirá una nueva firma lumínica similar a la del Mokka de segunda generación, así como en el habitáculo, donde podría hacer acto de presencia el display Opel Pure Panel, formado por dos pantallas en formato apaisado.

El Corsa-e por su parte se beneficiará de una serie de mejoras técnicas para mantenerse competitivo frente a sus rivales de última hornada. Para empezar, las baterías de su versión estándar podrían incrementar su capacidad hasta unos 60 kWh gracias al empleo de unas celdas con una mayor densidad energética, mientras que el motor, todavía de 136 CV (100 kW), posiblemente vea mejorada su eficiencia.

Esto se traduciría en una autonomía aproximada de 400 km WLTP. Además, se rumorea que también se añadirá una variante de acceso menos potente (80 CV) con baterías LFP (litio-ferrofosfato) de origen SVOLT. Esta versión, cuya autonomía podría rondar los 250 km WLTP, será notablemente más asequible que el modelo vendido hasta el momento (sus precios se situarían en una horquilla de entre 20.000 y 25.000 euros).

Fuente | Motor.es

Relacionadas | Opel Rocks-e: el hermano del Citroën AMI se pone a la venta en Alemania a un precio de 7.990 euros

Compártelo: