¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Tesla activa su Supercargador número 35.000

Una de las claves del presente y del futuro de Tesla es su red de Supercargadores. Un factor diferencial que ha ayudado a convencer a muchos clientes a inclinar la balanza hacia los modelos del fabricante americano frente a la competencia. Un apartado que los grandes grupos comenzaron despreciando, indicando que ellos fabricaban coches, no puntos de recarga, y que finalmente se ha demostrado un error. Algo que en el caso de Tesla le ha permitido desplegar una gigantesca red global que esta semana ha llegado a los 35.000 puntos.

La última estación puesta en marcha está situada en uno de los mercados más importantes para Tesla. Y es que China se ha transformado en uno de los principales centros de producción y ventas para la marca,  donde cuenta con una enorme fábrica que se encarga de producir buena parte de estos Supercagadores, y que ha permitido acelerar la expansión.

Y es que Tesla ha pasado de 23.277 puntos activos en 2020, repartidos por 2.564 estaciones, a contar con 35.000 y más de 5.000 estaciones este año. Algo que le permiten acumular un crecimiento anual de más del 35%.

Esto lo pone de relieve el número de puntos que se han puesto en marcha en los últimos seis meses, donde se han activado nada menos que 5.000 puntos, lo que se traduce que en un semestre han logrado poner en funcionamiento el 14% de los puntos activados desde el inicio de la instalación de estos cargadores.

La razón de este acelerón se debe al inicio de la apertura de la red a los coches de otras marcas. Un proceso que está siendo paulatino y que será sin duda uno de los más importantes y arriesgados dados por el fabricante americano hasta el momento.

Y es que con esta apertura, Tesla perderá uno de sus grandes argumentos a favor de sus vehículos frente a sus rivales. Pero al mismo tiempo logrará sacar rendimiento económico a una red que ha tenido un coste astronómico para su puesta en marcha, y no menos importante en su mantenimiento y operación.

También está la crítica de quienes piensan que han acelerado mucho el despliegue de Supercargadores en favor de otras actuaciones más urgentes, como la ampliación del número de servicios técnicos, así como la mejora de su nivel de calidad en los trabajos. Algo que parece están preparándose para afrontar, pero que de momento deja un reguero de clientes insatisfechos que son la peor publicidad para la marca.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame