¿Se ha convertido Elon Musk en un lastre para Tesla?

De acuerdo con una encuesta realizada tanto a propietarios de vehículos Tesla como a potenciales clientes, Elon Musk, director ejecutivo de la compañía estadounidense, se está convirtiendo en un lastre para la imagen de la marca debido a las continúas polémicas que salpican su vida, las cuales no duda en airear a través de su cuenta en la red social Twitter.

Faltas de respeto a importantes figuras políticas como Bernie Sanders, burlas hacia el colectivo transexual, numerosas acusaciones de manipular el mercado bursátil, planes grandilocuentes que luego sufren importantes retrasos, sus vaivenes a la hora de comprar Twitter, su cada vez más marcado anti-sindicalismo, las acusaciones de despotismo y personalismo vertidas por sus propios empleados… La imagen pública de Musk es cada día más controvertida.

Según la firma de investigación Escalent, los usuarios consideran que el comportamiento de Musk afecta negativamente a su percepción de Tesla. «Elon ha ensuciado tanto esa marca que ni siquiera creo que aceptara [uno de sus coches] si me lo regalaran», explica Jerry James Stone, un residente de 48 años de Sacramento (California) que está considerando comprar un coche eléctrico.

«Tienes a este tipo que es el hombre más rico del mundo, que tiene un enorme altavoz, y lo usa para llamar pedófilo a alguien que no lo es, o para avergonzar a la gente, todas esas cosas son un poco asquerosas». Este efecto no solo se da entre los nuevos compradores, sino también en aquellos forofos de Tesla que una vez defendieron a Musk.

Tesla Model Y

La imagen pública de Tesla está estrechamente ligada a Elon Musk

Este es el caso de Dennis Levitt, un cliente de 73 años que ha llegado a poseer cuatro Teslas en los últimos años. «Yo era un fanático total de Musk. Con el tiempo, sus declaraciones públicas realmente me han ido molestando. Actúa como un niño de siete años. Si sacaras al Sr. Musk de la ecuación, estoy casi seguro en un 98% de que mi próximo coche sería un Tesla». Sin embargo, por el momento lo más probable es que adquiera un Audi, un BMW o un Mercedes-Benz.

Aunque la proyección mediática de Musk ha sido clave de cara a la expansión internacional de Tesla (la firma californiana no realiza campañas publicitarias para dar a conocer sus productos), esta estrategia es un arma de doble filo: actualmente, el nombre del empresario está estrechamente ligado al de la compañía… por lo que todas sus polémicas afectan de forma directa a la marca.

Fuente | Al Jazeera

Compártelo: