¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Tesla confirma que la producción de las celdas 4680 ya cubren una producción de 1.000 coches a la semana

Presentadas hace ya más de dos años, las celdas 4680 de Tesla estaban llamadas a revolucionar el sector por su compromiso entre densidad energética, volumétrica y precio. Un tipo de celda más grande que ha pasado por su propio infierno productivo y que supone la apuesta más fuerte de la marca por la producción propia. Unas baterías que esta semana han logrado un hito en producción.

Según Tesla, el equipo de producción de Kato Road ha logrado sacar adelante un total de 868.000 celdas 4680 durante la última semana. Algo que supondría extrapolado, cubrir una producción de 1.000 coches a lo largo de los últimos 7 días.

Este sin duda es un paso muy importante de cara a reforzar el plan de diversificación de Tesla, que ha buscado la mejor forma de que el suministro de baterías no fuese un impedimento para su crecimiento. Un plan que se acelerará en 2023 con el incremento de su propia capacidad, que les permitirá gozar de mayor autonomía y pavimentar de esa forma la expansión de ventas esperado para 2023.

Con este paso también se pueden desbloquear algunos proyectos, como acelerar la producción del Tesla Semi, así como preparar las líneas que darán forma a la Cybertruck. La extravagante camioneta que tiene previsto iniciar su producción en el segundo semestre de 2023.

Pero el potencial de estas celdas es muy elevado, principalmente a la hora de ofrecer unos mejores costes de producción.

Las celdas 4680 son de tipo cilíndrico y notablemente más grandes que las 2170 utilizadas hasta el momento en los Model 3 y Model Y. Apostar por un formato de mayor tamaño debería permitir a Tesla reducir costes, pues se requieren menos carcasas, mejorando además el aprovechamiento del espacio útil dentro del pack.

La capacidad de estas celdas es 5 veces superior a las anteriores, ofreciendo además 6 veces más potencia. En el momento de su presentación, Tesla afirmó que el uso de celdas 4680 permitiría incrementar la autonomía de sus coches en aproximadamente un 16%.

La apuesta por el formato 4680 vendrá acompañada por un nuevo método de fabricación más rápido y eficiente que debería permitir reducir las inversiones por GWh en un 75%. Las líneas de producción, de hasta 20 GWh anuales cada una, son descritas por la propia Tesla como «una autopista en lugar de una carretera urbana con semáforos e intersecciones». ¿Cuál es el secreto de este nuevo proceso? La tecnología de recubrimiento seco de electrodos de Maxwell Technologies, que permite una fabricación más sencilla y un menor gasto de energía.

Un nuevo proceso que ha estado plagado de problemas para ser implementado. Pero los expertos indican que una vez Tesla haya logrado alcanzar la producción a gran escala de estas celdas, podrá rebajar el coste de las baterías del Model Y a la mitad, lo que se traduciría en un ahorro de 5.500 dólares por unidad (de los cuales 2.000-3.000 ya se han logrado gracias al propio diseño de las celdas).

Un paso adelante en capacidad de producción, y además un paso adelante en reducción de costes. Dos pilares que pueden permitir a la marca continuar su imparable crecimiento también en 2023.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame