¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

La reducción de la demanda del Tesla Model Y puede acelerar la llegada de su renovación, el Juniper

Esta semana hemos visto como Tesla había reducido sus planes de producción de la fábrica de China. Una instalación clave para la marca, que se ocupa de la mitad de la producción mundial, y que ahora está frenando sus planes de fabricación en hasta un 20%. Las razones pueden ser una debilitación de la demanda interna y la mayor competencia. Pero los rumores en las redes sociales chinas indican que esto puede tener su lado positivo, y podría acelerar la llegada de la nueva generación del Model Y, el proyecto conocido como Juniper.

La guerra de precios y la explosión de la oferta en China es sin duda una de las principales razones para una reducción de la producción en la planta de Shanghái. Un mercado chino que sigue creciendo en cuanto a ventas de coches eléctricos, un 27% más matriculaciones entre el día 1 y el 27 de mayo, pero que se ha convertido en un escenario extremadamente competitivo para los grupos occidentales.

Otra de las razones de la reducción de la demanda es la «veteranía» de un Model Y que lleva ya cuatro años en el mercado. Un tiempo no demasiado largo para los ciclos de renovación habituales, pero si una eternidad en un sector como el coche eléctrico, donde las evoluciones son casi constantes.

Principalmente en China, un mercado donde los grupos locales están lanzando renovaciones estéticas o mecánicas de sus modelos cada seis meses o menos, en una carrera desesperada por hacerse con un pedazo del pastel y no quedarse atrás.

Precisamente la reducción de la demanda podría ser uno de los principales alicientes para Tesla de cara a lanzar la nueva generación del Model Y.

Un cambio que llegará de la mano de un diseño algo más afilado en el frontal, tal como le ha sucedido al Model 3 Highland, también un sistema de propulsión más eficiente, así como una dirección más precisa, mejor suspensión, luces de ambiente, iluminación, nuevos asientos…etc

Una mejora de la eficiencia debería venir acompañada de un incremento de la autonomía. Un apartado clave para el gran público que podría suponer que la versión estándar pasaría de los 455 km WLTP a una cifra cercana a los 490 km, la Long Range RWD de los 600 km a los 650 km, mientras que la Long Range Dual Motor pasaría de los 533 km a una cifra cercana a los 570 km.

Veremos si el precio también sufre alguna variación. Y es que la competencia en el segmento D-SUV es cada vez mayor, tanto en China como en Europa. Algo que podría obligar a Tesla a volver a ajustar las tarifas del Model Y incluso con su renovación, o al menos, mantener los actuales precios que arrancan en Europa en los 42.990 euros para la variante estándar, y en los 46.990 euros para la Long Range RWD.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame