¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

El fabricante de baterías ACC, respaldado por Mercedes-Benz y Stellantis, paraliza la construcción de sus gigafábricas en Alemania e Italia

ACC (Automotive Cells Company), el fabricante de baterías respaldado por Mercedes-Benz, Saft (TotalEnergies) y Stellantis, ha detenido la construcción de sus gigafábricas en Alemania e Italia debido a la desaceleración de las ventas de coches eléctricos. La compañía ya opera una planta de este tipo en Douvrin (Francia).

Este movimiento recuerda al llevado a cabo hace unos meses por el Grupo Volkswagen, que originalmente tenía previsto operar un total de seis gigafábricas de baterías en suelo europeo de cara al año 2030. Debido a la situación actual, la empresa tomó la decisión de posponer estos planes, optando por incrementar la capacidad máxima de las ubicaciones ya aprobadas.

Sin ir más lejos, la gigafábrica de Volkswagen en Sagunto (Valencia) podría tener un output un 50% mayor de lo planificado inicialmente. Stellantis también estaba evaluando levantar una factoría de estas características en España (concretamente en Zaragoza, cerca de la histórica planta de Opel en Figueruelas), pero seguramente estos planes se hayan pospuesto.

El proyecto de construir tres gigafábricas en Alemania, Francia e Italia, que conllevaría una inversión total de 7.000 millones de euros, quedará incompleto hasta nuevo aviso. En el caso concreto de Kaiserslautern (Alemania), ACC evaluará la posibilidad de producir celdas de tipo LFP (litio-ferrofosfato), ya que se prevé que en los próximos años las ventas de coches eléctricos aumenten principalmente en los segmentos de volumen. Su apertura, prevista para 2025, se pospondrá un par de años.

Carlos Tavares

Stellantis recurrirá a la química LFP para fabricar coches eléctricos más baratos

«Necesitamos [baterías] LFP y tendremos [baterías] LFP porque ofrecen una posición competitiva a nivel de costes para fabricar automóviles asequibles para las clases medias», declaraba a principios del año pasado Carlos Tavares, CEO del grupo Stellantis. Actualmente, el fabricante franco-italo-americano ya emplea esta química en modelos como el Citroën ë-C3 o la renovada Citroën ë-Berlingo, y se espera que también llegue a futuras propuestas como el inminente FIAT Panda de cuarta generación.

Las celdas LFP utilizadas por el ë-C3 son de la compañía china SVOLT; además, Stellantis también podría estar negociando el uso de baterías CATL. Todo apunta a que ACC también podría dar el salto a esta tecnología si finalmente se aprueba el antes mencionado cambio de estrategia. De ser así, Kaiserslautern empezaría a fabricar celdas LFP para el año 2027, con una capacidad inicial de 13.4 GWh, la cual aumentaría a 40 GWh para finales de la década, suficiente para producir unos 600.000 coches eléctricos.

Fuente | Automotive News Europe

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame