¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los inversores piden a Porsche que dé marcha atrás en sus planes de electrificación

Los accionistas de Porsche están preocupados por la ralentización de las ventas de coches eléctricos. A día de hoy, el crecimiento de la demanda se debe en gran medida al impulso del mercado chino, donde la firma alemana está perdiendo terreno en favor de los fabricantes premium autóctonos, mientras que en Estados Unidos y Europa se está produciendo cierto estancamiento.

En plena desaceleración, los accionistas han pedido a Porsche que revise su estrategia de electrificación a la baja y vuelva a apostar por los automóviles de gasolina (recordemos que la compañía se ha puesto como objetivo lograr que el 80% de sus ventas mundiales para el año 2030 se correspondan con coches eléctricos a baterías).

Actualmente, la gama cero emisiones de Porsche está compuesta por la berlina ejecutiva Taycan y el SUV mediano Macan. El año que viene se les unirá el Boxster de cuarta generación y en 2026 le tocará el turno al Cayenne. De mantenerse los planes actuales, a finales de la década su único modelo térmico será el incombustible 911.

Durante la reciente reunión anual de accionistas se le preguntó a Oliver Blume, CEO de la empresa, por qué insistía en mantener su objetivo de que el 50% de sus entregas en 2025 sean de vehículos enchufables. El éxito de este plan dependerá en gran medida de la acogida del Macan eléctrico, cuya comercialización dará comienzo en el segundo semestre.

Porsche Taycan

El Porsche Macan eléctrico acumula un elevado número de pedidos

Por el momento las perspectivas son buenas, ya que el número de pedidos ha superado todas las expectativas incluso sin incluir mercados clave como China, Japón o Taiwán. «Estamos abrumados por los pedidos que llegan del Macan eléctrico. Estamos seguros de que será un éxito«, declaró Blume en marzo durante la conferencia de prensa anual de Porsche.

«La euforia […] inicial se ha desvanecido», insiste sin embargo Ingo Speich, de Deka Investment. «Los clientes son más propensos a boicotear [el Taycan] que a comprarlo». Lo cierto es que los registros del sedán eléctrico se redujeron a la mitad en el primer trimestre, algo que bien podría deberse al lanzamiento de su restyling, que se presentó en febrero.

Speich ha instado a Blume a aceptar volúmenes más bajos y a no caer en la trampa de bajar los precios de sus modelos eléctricos, algo que perjudicaría a la marca. Moritz Kronenberger, de Union Investment, señala que Porsche debería seguir la demanda a la hora de lanzar nuevos vehículos eléctricos, haciendo hincapié en la necesidad de vender más automóviles con motor de combustión interna para reforzar los márgenes de beneficio. Una sugerencia que, viendo la situación en el mercado chino, podría ser demasiado cortoplacista.

Fuente | Bloomberg

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame