¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

La Unión Europea impondrá aranceles de hasta el 25% a los coches eléctricos chinos

Según informa Financial Times, la Comisión Europea notificará este mismo miércoles a los fabricantes la imposición de aranceles provisionales de hasta el 25% a los coches eléctricos de origen chino a partir del mes que viene. Esto también debería afectar a las marcas occidentales que producen automóviles en el país asiático, véase BMW, Dacia, Tesla o Volvo.

Con este movimiento, la Unión Europea sigue la estela de Estados Unidos, que en un giro hacia el proteccionismo recientemente cuadriplicó los aranceles a los coches eléctricos chinos, que ahora se enfrentan a un gravamen de hasta el 102.5%. Esta medida fue aplaudida por varios actores de la industria norteamericana, véase General Motors.

«Existen estrategias en las que se entra en una guerra de precios y no se gana dinero […]. Esto no va sobre la cadena de suministro [de China], sino de su estrategia de precios. Solo queremos igualdad de condiciones para poder fijar precios, obtener ganancias y ofrecer valor a nuestros clientes», declaraba hace unas semanas Mark Reuss, presidente de GM.

Este no es el caso de la industria europea, que se ha opuesto en bloque a los nuevos aranceles. Las marcas alemanas, con el respaldo de las autoridades, han sido con diferencia las que más han protestado, ya que temen las represalias del gobierno de Pekín (recordemos que China sigue siendo uno de los mercados más importantes para BMW, Mercedes-Benz y Volkswagen).

MG4 Electric

La Unión Europea consuma su giro proteccionista

El canciller alemán, Olaf Scholz, señalaba hace apenas unos días que «el aislamiento y las barreras aduaneras hacen en última instancia que todo sea más caro y que todo el mundo sea más pobre. No queremos cerrar nuestro mercado a las empresas extranjeras, porque tampoco queremos eso para nuestras empresas».

Los aranceles punitivos se han introducido a raíz de una investigación llevada a cabo por la Comisión Europea para esclarecer si los fabricantes chinos se han visto beneficiados por subvenciones estatales «injustas». «Los mercados mundiales están ahora inundados de coches eléctricos más baratos. Y su precio se mantiene artificialmente bajo gracias a enormes subvenciones estatales», declaraba el año pasado Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

Aunque todavía no ha concretado las medidas que tomará en respuesta a la decisión de la Unión Europea, el gobierno chino sí que llegó a advertir en su momento que la imposición de aranceles podría acarrear graves consecuencias. De acuerdo con su ministerio de Comercio, se trata de «un acto proteccionista manifiesto que perturbará y distorsionará gravemente la industria automotriz mundial y la cadena de suministro, y tendrá un impacto negativo en las relaciones económicas y comerciales entre China y la Unión Europea».

Fuente | Financial Times

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame