¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Volkswagen da nuevos detalles de su próxima plataforma eléctrica, con la que plantará cara a BYD y Tesla

Han pasado ya dos años de la destitución de Herbert Diess como CEO del Grupo Volkswagen y su reemplazo por parte de Oliver Blume. Desde entonces, muchas cosas han cambiado en el seno del fabricante alemán: aunque sus ambiciosos objetivos de electrificación se mantienen inalterados, muchos proyectos han sufrido importantes modificaciones.

Este es el caso de la futura plataforma SSP, una arquitectura de gran flexibilidad llamada a reemplazar de un plumazo a las MEB y PPE. Originalmente, su lanzamiento estaba programado para 2026; sin embargo, los diversos retrasos de Cariad, la división de software del grupo, han obligado a posponer su puesta de largo un par de años.

El objetivo de Volkswagen es que la plataforma SSP sirva como base para la inmensa mayoría de coches eléctricos de su alineación, desde asequibles utilitarios hasta berlinas deportivas y SUV de lujo. Esto se traducirá en numerosas sinergias y economías de escala, lo que abaratará el coste de desarrollo de su próxima generación de modelos.

«Esta es nuestra nueva arquitectura, que planeamos utilizar a partir de 2028», ha declarado Thomas Schäfer, CEO de la marca, durante un reciente evento por el 50 aniversario del Golf. La plataforma SSP estará definida por software y será compatible con sistemas de conducción autónoma de nivel 4, si bien inicialmente estará limitada al nivel 2+ por cuestiones legales.

Volkswagen Trinity

La plataforma SSP debutará con el Volkswagen Trinity en 2028

El primer modelo en usarla será el crossover Trinity, que se fabricará en Zwickau (Alemania). Tras él llegará el Golf de novena generación, que continuará haciéndose en Wolfsburgo (Alemania), la planta insignia de la empresa. El primero estará llamado a reemplazar al ID.4, quedando a caballo entre los futuros Tiguan y Touareg eléctricos, mientras que el segundo sustituirá tanto al Golf térmico de octava generación como al ID.3.

La SSP contará con un sistema de 800 voltios y ofrecerá tiempos de carga de apenas 12 minutos (10-80%), mejorando notablemente los 35 minutos de la MEB y los 21 minutos de la MEB+. Porsche utilizará su propia versión de esta plataforma: bautizada como SSP Sport, servirá como base para los futuros Taycan y Panamera, que compartirán desarrollo.

Frente a la MEB, la nueva SSP ofrecerá una reducción en los costes de desarrollo del 30%. Blume estima que la mayoría de modelos asentados sobre la nueva base tendrán un margen de beneficio similar al de sus equivalentes con motor de combustión interna. Para lograrlo, se apostará por estandarizar al máximo los componentes.

Fuente | Automotive News Europe

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame