San Francisco pagará a los propietarios de coches eléctricos para que retrasen la hora de recarga

Un grupo de usuarios del BMW i3 residentes en la zona de San Francisco, California, han recibido la invitación para participar en una iniciativa cuando menos curiosa.

Se trata de una investigación realizado entre la propia BMW y la empresa eléctrica Pacific Gas and Electric, para comprobar si con un incentivo los propietarios de coches eléctricos estaría dispuestos a cambiar la hora de recarga, y evitar de esa forma las horas de mayor demanda de la red.

 

Los usuarios recibirá un incentivo metálico de hasta 1.540 dólares, si están dispuestos a retrasar, no más de una hora, el comienzo de la recarga de las baterías de sus coches. Esta cantidad se repartirá en dos pagos. Uno de 1.000 dólares al inicio del programa, y el resto al finalizar el mismo a finales del próximo año siempre y cuando hayan cumplido con el horario establecido.

La idea es comprobar si de esta forma se puede reducir el impacto que en el futuro tendrían millones de coches eléctricos conectados al mismo tiempo en las redes eléctricas en horas punta. Unas redes que necesitarán importantes actualizaciones, pero que también pueden ver como se ordena el uso de las mismas para reducir unos costes que repercutirán en el cliente.

Al mismo tiempo el comprador de un coche eléctrico tendrá a su disposición otro incentivo que le permite reducir la diferencia de precios entre las versiones eléctricas y las convencionales. Un aspecto que para muchos compradores es la principal barrera para dar el salto a la movilidad eléctrica.

Vía | SF Gate

Compártelo: