Las tarjetas RFID de los puntos de recarga para coches eléctricos

Las tarjetas RFID de los puntos de recarga para coches eléctricos podrían tener los días contados


POD-Point-Open-Charge-WEB-1024x683

Advertisement Advertisement

RFID es un protocolo de comunicaciones que permite interactuar con un lector sin necesidad de introducir la tarjeta. Simplemente acercándola podemos realizar la acción requerida. Algo que reduce los componentes como el mecanismo de lectura.

Se trata de un formato muy extendido entre los operadores de puntos de recarga, ya que permite poner en marcha estaciones robustas sin huecos por donde los vándalos puedan meter mano. Pero incluso esta tecnología podría tener los días contados.

Un ejemplo nos llega desde el operador británico POD point, que se encarga de la instalación y explotación de puntos de recarga para coches eléctricos en Reino Unido, y que ha anunciado que sustituirá las tarjetas RFID por una aplicación para el móvil.

opencharge3

Tres son las razones que han motivado a POD a dar el paso. La primera es que los conductores quieren un sistema lo más sencillo y efectivo posible, sin necesidad de procesos de alta ni tarjetas específicas. También exigen que estos puntos sean fiables, y tengan los menores fallos posibles, al mismo tiempo que se mantiene un funcionamiento sencillo y accesible para todos.

Gracias a este sistema los clientes podrán tanto darse de alta en el momento que necesiten la recarga. Desde POD se ha facilitado un margen de 15 minutos desde que se conecta el coche, comenzando la carga de forma inmediata, hasta que el cliente termina el proceso de alta o pago. Esto permite por ejemplo completar el proceso de alta desde dentro del coche o desde una zona don Wifi.

Otro de los puntos fuertes del sistema es que nos permite pagar la carga sin necesidad de mensualidades, simplemente recargando su saldo como un móvil.

Sin duda una simplificación del sistema que debería redundar en un mejor servicio y menores costes para los operadores.

Fuente | POD Point

 


puntos de carga

Compártelo:

20 comentarios en “Las tarjetas RFID de los puntos de recarga para coches eléctricos podrían tener los días contados”

  1. El problema quiza es aquel que no lleva smartphone, aunque es una minoria.

    Alguien comentó que todos estos problemas de como pagar la carga se acabarian si el cargador pudiera identificar el coche simplemente al conectarlo, no deberia ser tan dificil. Ni tarjetas, ni aplicacion de movil, el propio coche tendria una cuenta con saldo asociada y se extraeria el coste de la carga de ahi.

    Eso implica una estandarizacion de protocolos que tan poco gusta a los fabricantes pero me parece la solucion mas elegante.

    Responder
    • Pero para eso tendrías que tener una cuenta creada antes de llegar al punto de recarga, por lo que no habría ventaja operativa. En este caso es ideal ya que no necesitas cuenta previa, la puedes hacer en el momento.

      También habría la opción de crear la cuenta en el momento en el propio punto, pero yo que vivo en una zona con mucha lluvia, no hablemos ya de Inglaterra, no me imagino estar ahí los cinco o diez minutos que necesitas para rellenar todos los datos.

      Necesitas un móvil con conexión a internet, pero supongo que eso no quita que puedas usar los métodos tradicionales de alta mediante una llamada.

      Responder
    • No lo veo. Si es el coche el que se identifica, siempre paga el «dueño» del coche. Con el móvil, puedes alquilar un coche, o usar el de un amigo/compañero/pareja/lo-que-sea y pagar tú el gasto.

      Responder
    • Esta opción de reconocimiento del coche implicaría, como dice Teslero, tener una cuenta justo en el momento de comprar o adquirir el coche. Sería un requisito más a rellenar al ir a comprarlo y la idea sería que funcionara con todos los cargadores y operadores del mercado.

      En los casos que comentas, Revenarius, quizá la solución sería la siguiente:

      – Alquiler de coche: sabiendo la empresa cuándo te lo has llevado, te lo cargaría a tu cuenta en cuanto lo devolvieras. Para flotas comerciales sería ideal, sabrían exactamente cuánto han cargado e iría directamente a la cuenta de la empresa.
      – amigo/compañero/pareja: no creo que sea lo más habitual y tampoco serían gastos muy elevados (10 euros/carga). Por otra parte, se podría dar la opción de que el sistema preguntara si el que carga es el usuario de la cuenta y en caso de indicar NO, se pudiera entrar un nombre. Una vez acabada la recarga, se enviaría un mensaje de movil al propietario del coche y de la cuenta indicando cuánto se ha cargado y quién ha hecho la carga. Después ya se pasarían cuentas :-). O si es algo más periódico, se podrían crear cuentas paralelas para un mismo coche y elegir en el momento de cargar.

      Tiene sus peros pero me parece una idea muy buena para obtener datos sobre cómo se mueven los coches por la geografía y qué patrones de carga siguen para mejorar la red de recarga.

      El sistema de identificación por conexión del cable entiendo que sería más económico y robusto que el de introducir al momento una cuenta pero no soy ningún experto.

      Quizá sí que es cierto que sería un paso atrás en el mundo del móvil y las apps en el que nos movemos actualmente.

      Responder
    • Exactamente lo que propone Jerico es lo que ya hace Tesla (a falta de conectarlo a un sistema de cobro por consumo, que es la parte fácil :-))

      Responder
    • Me has leido el pensamiento. De hecho al leer el título del artículo pensé que habían implementado un software de reconocimiento del cliente a través de su conexión con el vehículo.

      A mi hermano le han robado recientemente el móvil y con este sistema no podría recargar actualmente su coche. No lo veo bien.

      Responder
  2. ¿A nadie se le ha ocurrido usar el sistema que se viene usando de toda la vida?
    Te acercas al punto, acercas/metes tu tarjeta de débito/crédito, metes el PIN, conectas el coche y lo cargas por la cantidad de €/Kwh que hayas indicado o «lleno». Al terminar vuelves a colgar la manguera y listo.

    Ni registros, ni tarjetas de cada operador, ni nada de nada…

    «Si algo funciona ¿porqué cambiarlo?» sobre todo cuando la opción de ambio es una mie*da

    Responder
    • Posiblemente por que cuando acabes el proceso, si hace un mal día, estés totalmente empapado, o con el paraguas a varios kilómetros. Mientras con el sistema este, estarás en el coche durante el proceso, durante el cual podrás estar cargando y no perdiendo el tiempo ni ocupando la plaza para nada.

      Me parece una gran idea pero…¿que pasa si no completas el proceso? Habrás recargado 15 minutos gratis.

      Responder
      • Hombre, en hacer el proceso no se tardan mi 2 minutos, yo llevo siempre un miniparagüas en el coche y además un impermeable de emergencia que no ocupa ni lo que un paquete de tabaco. Una vez enchufada la manguera te metes en el coche a esperar o te vas donde quieras.
        Si te tienes que ir antes de terminar la descarga, desenchufas y la máquina te cobra solo lo que hayas cargado. Así lo hace la gasolinera del carrefour, así que muy difícil de hacer no creo que sea.

        Responder
  3. El sistema TPV es interesante para cargadores rapidos pero POD point tambien vende cargadores ‘poste’ de 7kW. Poner un TPV en cada uno de los postes incrementa su tamaño y complejidad y, al mismo tiempo, tiene que aumentar la seguridad del sistema ante vandalismo y climatologia. Las tarjetas RFID se usan porque no necesitan ranura por lo que mejoran la robustez del sistema.

    La solucion de la app me parece buena e incluso se podria aplicar a los supercargadores de Tesla en el momento que quieran empezar a cobrar por ello, solo tendran que añadir un modulo de pago a la app MyTesla. De todos modos, me parecia mas comodo conectar el coche y que ya se entendiera con el cargador sin necesidad de otro input por parte del usuario. Por lo que tengo entendido, en carga rapida ya se habla con el cargador asi que enviar un ID no deberia costar tanto…

    Responder
    • Tesla ya sabe qué coche se conecta a sus supercargadores y todos los kWh que le entran, en tiempo real. No precisan de ninguna app.

      Responder
  4. DGM73, cierto, me refieria mas a un modulo en la app para que pudieras visualizar la info que ellos ya tienen, el consumo y demas, y que pudieras recargar tu saldo en el caso de que empiecen a cobrar (Model 3?). El problema vendria de homogeneizar protocolo de comunicacion con el resto de redes, tengo entendido que chademo y ccs combo no se entienden entre ellos :(.

    Responder
    • Entendido! Si, una área de gestión sería imprescindible. Pero la realidad es que le costaría bien poquito a Tesla hacer esa parte de cobro y gestión. Sus postes de carga ya están preparados.

      Responder
    • Y conociendo los altos costes fijos de potencia en España, no te extrañe que «nuestros» supercargadores sean de los primeros en implementar Powerpacks en el sistema.

      Responder
  5. Simplemente el mejor sistema es el que ya funciona.

    Existen cientos de gasolineras que llegas con la tarjeta de crédito y repostas gasolina aún estando cerradas.

    Si se quiere rizar el rizo aún más, una aplicación móvil para no tener que usar la tarjeta de crédito y hacer el pago mediante nuestro saldo en la APP.

    Pero personalmente, no lo veo útil como sistema único de pago. Nos podemos encontrar un día con el móvil sin batería, perdido, olvidado, etcétera y nos quedamos automáticamente tirados junto a un maravilloso y Tecnológico punto de recarga que no podemos utilizar.

    Responder
  6. En realidad hay toda una serie de pegas a cosas de las que decís. Yo trabajo en el sector y vendo puntos de carga en Ingeteam,y conozco la problemática.

    – El RFID es sencillo y al no necesitar contacto elimina puntos débiles en el cargador y en la tarjeta. Permite múltiples validaciones e incluso integrar sistemas de credito recargable.

    – Manejar un punto mediante solo una app no es novedoso. Se lleva haciendo tiempo por mucha gente. Pero tiene varias pegas:

    1º requiere de comunicaciones, más caro, y consumo de datos (la mayoría van con sim)

    2º discrimina al usuario sin smartphone, y aun si el usuario tiene smartphone dependemos de que la app este disponible y funcione correctamente en ese sistema operativo y modelo. Para evitar esto hay quien lo hace por portal web, al menos es más compatible con todos.

    3º te vuelves 100% dependiente de la infraestructura de comunicaciones. Si la red falla, el punto queda inservible. Especialmente crítico si la red falla mientras estas recargando con tu cable bloqueado, y no puedes cerrar la sesión. Y en muchos parkings o garajes el 3G no llega o llega mal y obliga a instalaciones mas caras y menos fiables.

    4º si cada operador desarrolla su app o portal, seguimos en las mismas, interoperabilidad complicada. Acabaremos teniendo 17 apps para cargar, con sus 17 cuentas de usuario. Es una mejora pero pequeña.

    En Ingeteam, igual que otros fabricantes, intentamos hacerlo facil, pero la solución la debe poner el operador. Nuestros puntos llevan RFID, y los mas modernos podrían incluso con NFC. Y tambien tenemos control remoto por comunicaciones, 3G o ethernet, por OCPP entre otros protocolos. Es el gestor de carga o el integrador el que debe controlarlos remotamente si quiere (y lo hacen muchos), y permitir la activación por app, o web, o por RFID o por todas ellas a la vez. Y luego acordar interoperabilidad entre ellos. Por software se puede hacer todo, y ese es realmente el valor añadido de la mayoría de puntos de carga públicos. Otra cosa es que quien los opera o adquiere los quiera controlar.

    En cuanto al otro tema, cargar pagando con tarjeta o billetes o monedas. Inoperable. Primero, puntos de carga mucho más caros. Mucho, de verdad. Segundo, el mercado apenas existe, los operadores pierden dinero hoy. Si ahora encima tiene que meter gente a recoger las monedas o billetes periódicamente o a rellenar la impresora de recibos (obligatoria con tarjeta), es la ruina. Eso solo puede funcionar en una estación de servicio.

    Un saludo a todos

    Responder
  7. Creo que es inevitable tener opciones. Ligar una cuenta al coche es lo más cómodo en la mayoría de las aplicaciones: para alquiler es perfecto, también es perfecto para flotas, para todo tipo de dueños «solidarios» (mi mujer y yo, por ejemplo), para car sharing y mil más. Pero no vale, por ejemplo, si le dejó el coche a mi hijo y no quiero pagarle el viaje.

    Y lo mismo sucede con el teléfono. Es más cómodo que la tarjeta, pero si ya sufrimos «ansiedad de teléfono», porque nos quedamos sin guasap para hablar de chorradas, no me quiero ni imaginar la crisis si vemos que la batería (del teléfono) se está acabando y los pagos dependen de él.

    Responder
    • No seas malo y págale el viaje al niño que como minimo no contamina :-). Si no vas con la bateria del coche superbaja y eres previsor llevando el cable USB, supongo que siempre puedes cargar el movil en el coche. Preguntaremos a David The Expert qué opción le parece más adecuada.

      Responder
  8. PAGAR la carga? por qué insisten en cobrarlas? y si conecto mi coche al punto para cargarla de noche, deberían pagarme ellos a mi?

    Responder
  9. Bueno a esto seria un complemento el nfc para pagar con el móvil pero que el mismo punto detecte si el coche este asociado a una cuenta y si es asi pregunte al usuario si recarga con esa cuenta o se registra o usa otra cuenta u en casos especiales un cargo a una tarjeta determinada al estilo gasolinera cualquiera.

    Responder

Deja un comentario