Volkswagen Volkswagen
Hyunday Hyunday
Opinión. ¿Qué necesita un coche eléctrico para triunfar en el mercado?

¿Qué necesita un coche eléctrico para triunfar en el mercado?


 

Seguro que si le preguntamos a un grupo de amigos o familiares, qué necesitarían para que un coche eléctrico les convenciese para su compra, nos encontraríamos con variadas respuestas. Las más básicas serían muy similares: precio, autonomía, recarga…pero luego hay otros factores que también pueden decantar no sólo a la compra de un coche, sino a la elección de un modelo u otro.

No hay más que ver la tendencia en el mercado con los todocaminos. Una moda que hace pocos años veíamos en las películas americanas, pero que ahora ya forma parte de nuestra cultura automovilística. Incluso la hemos adaptado con los todocaminos compactos, con propuestas cada vez más pequeñas.

Por lo tanto, podemos pensar que hoy en día un coche eléctrico para triunfar necesita: contar con un precio lo más cercano posible a su equivalente con motor de combustión. Disponer de una autonomía de al menos 300 kilómetros reales con cada carga, y contar con un sistema de carga rápida, o al menos acelerada, y claro, ser un todocamino.

Pero el comprador de un coche eléctrico mira cada vez más un poco más allá. Además de todo lo mencionado anteriormente, los clientes cada vez son más exigentes en su compra, y quieren por ejemplo, que su coche pueda conducirse de forma semi-autónoma por las autovías. Un accesorio que permite mejorar de forma notable la comodidad en esos desplazamientos que gracias al aumento de las autonomías, pueden ser cada vez más extensos.

Uno de los modelos que lo lleva incorporado es el nuevo Nissan LEAF, lanzado a principios del año y donde muchos usuarios destacaban que una de las cosas que más les ha atraído ha sido el sistema Propilot. Un asistente a la conducción muy sencillo, pero que supone todo un atractivo para los nuevos clientes, y al que en breve se añadirá el Autopilot del Tesla Model 3, que comenzará sus entregas en apenas dos meses.

También podemos añadir a la lista el motor. Hasta ahora los fabricantes no habían prestado demasiada atención a este aspecto. Podían solucionar las propuestas con unos motores de baja potencia, que aprovechasen al máximo el par motor lineal para ofrecer unas buenas sensaciones de conducción. Pero ahora los clientes ya saben que más potencia no significa más consumo, y empiezan a exigir que sus coches dispongan de cifras cada vez más elevadas.

Recordamos los 80 kW del primer LEAF, o los 65 kW del Renault ZOE, que han dado paso a los 150 kW del Kona o el Niro eléctricos, o los más de 300 CV del Tesla Model 3 Dual Motor. Algo que no sólo no ha venido acompañado por un incremento del consumo, sino que en las pruebas de autonomía que hemos visto últimamente podemos decir que se ha reducido.


Esto a diferencia de un coche con motor de combustión no atiende sólo a una razón de prestigio social. En un coche eléctrico el contar con un motor eléctrico potente es sinónimo de poder completar los adelantamientos con mayor seguridad. A esto se añade la novedad de poder disfrutar de una conducción a velocidad de autovía con menor consumo. El motor no va al límite, y eso tiene como resultado normalmente un menor consumo. Y si a esto le añadimos una salida más fulgurante, la combinación es totalmente ganadora a la hora de vender un coche.

Como ejemplo volvemos al LEAF, que ha visto incrementar su potencia de los 80 kW (109 CV) a los 111 kW (150 CV). Pero también en otras propuestas que están por llegar, como el Hyundai Kona, que desembarcará con una versión de 150 kW (204 CV). Sin duda, un poderoso atractivo de compra para muchos usuarios.

Tampoco nos olvidamos de la batería. Factor clave para un coche eléctrico. Un elemento que los usuarios cada vez conocen con mayor detalle, y como ejemplo las preguntas que siempre se hacen con la llegada de un nuevo modelo. De sólo preguntar por la capacidad y la autonomía que ofrece, ahora se añaden otros factores a tener en cuenta, como la refrigeración del pack.

Un factor clave que permite mejorar el rendimiento en muchos aspectos. Por ejemplo, con un sistema de refrigeración una batería puede ofrecer una mejor autonomía en condiciones de frío intenso. Y es que incluso aunque no usemos el climatizador del vehículo, las bajas temperaturas alejan a la propia batería de sus rangos de trabajo óptimos, lo que le hace perder eficiencia. A esto añadir el no menos importante factor de la vida útil. Con un sistema que mantenga a las celdas dentro de unas temperaturas idóneas en invierno y en verano, su vida útil se alargará de forma muy importante. No hay más que ver al Tesla Model S, que después de 100.000 km apenas ha visto perder unos pocos kWh de su capacidad.

Conclusión

Entonces el coche eléctrico perfecto, según el mercado actual, debería ser un todocamino compacto, con un motor de entre 150 y 200 CV, una batería refrigerada por líquido de al menos 60 kWh, que le proporcione una autonomía real en torno a los 400 kilómetros. Además deberá contar con un sistema de recarga rápida de entre 50 y 150 kW, y un sistema de ayuda a la conducción tipo Propilot o Autopilot.

Nos quedaría el espinoso tema económico. Pero a la vista de la combinación que hemos seleccionado previamente, y los precios de mercado actuales, posiblemente hablaríamos de un coche con un precio por encima de los 40.000 euros. Una cifra que tendría que bajar como mínimo hasta los 30.000 euros, para situarse en un rango de mínimos respecto a otros modelos con motor de combustión. Por supuesto, vendería más a 20 mil euros, como también vendería más a 15 mil euros…etc.

¿Quién será el primero en cubrir este mercado?. A la vista no hay muchos aspirantes. Podemos pensar en el Tesla Model Y, que debería llegar entre 2020 y 2021. También el Nissan IMx, que todavía no tiene fecha de llegada. El grupo Volkswagen también prepara varias propuestas, como el ID Crozz para 2021. Pero de momento no hay mucha info sobre estos modelos, y no sabemos apenas nada sobre ellos.

Lo más cercano podría ser la propuesta de Hyundai y KIA con el Kona y el Niro eléctricos. Unas propuestas de las que todavía no sabemos el precio, ni la dotación tecnológica para hacer una valoración final, pero que cumplen al menos cuatro de las seis peticiones de este artículo.

Pero…¿y si alguien lanza una berlina?

La cuestión es que cuando el mercado apunta hacia un segmento, como el de los todocaminos, todas las marcas se lanzan en bloque a cubrirlo para no quedarse fuera. Pero eso no quiere decir que no exista demanda en otros hasta entonces tan populares en nuestro mercado como las berlinas. Tenemos el ejemplo del Tesla Model 3, que está triunfando sin paliativos. Pero otras marcas están viendo que se está dejando un hueco en el mercado.

Hablamos de la norteamericana Rivian, que ha confirmado que trabaja en un modelo que podría encajar a la perfección con el gusto europeo. Un modelo que han catalogado «Tipo Rally» que contaría con un diseño similar a los míticos Subaru Impreza o Mitsubishi Lancer Evo, y que sumaría tracción total, mucha potencia, pero todo con un sistema 100% eléctrico.

Compártelo:

20 comentarios en “¿Qué necesita un coche eléctrico para triunfar en el mercado?”

  1. Seguimos intoxicados con los motores de combustión porque lo explicamos al revés:
    El mayor rendimiento de cualquier motor eléctrico se produce al 100% de la potencia.
    En cuanto se baja la potencia baja el rendimiento y no poco.
    Si los VE consumen menos habrá que buscarlo en otros factores; aerodinámica, electrónica de control etc.

    Responder
    • No interesa a la industria sacar tal modelo.

      ¿El motivo? Tienen que investigar cómo pueden ganar dinero basándose en la misma premisa que el motor térmico.

      ¿ Un gran motor para 30 años ? ¿Una tecnología de baterías que se mantenga a 30 años vista…? En definitiva quieren tener control, en cuanto sepan, ya verás como salen como churros. La ventaja es que los fabricantes pequeños no están mirando eso y son ellos los que están saliendo beneficiados, si una producción globalmente pequeña, pero venden lo que producen.

      Responder
    • Respuesta a Pepefe

      Un motor eléctrico no consigue su máxima potencia al 100% de revoluciones, sino desde la primera revolución, por ello se dice en el articulo de que motores con MAS CABALLOS DE POTENCIA, consiguen menos consumo, pues a una velocidad dada, el que tenga el motor más potente, irá a menos revoluciones, y por lo tanto consumiendo menos.

      Es cierto que hay otros factores como los que alude, para bajar el consumo, pero un motor eléctrico más potente, también es un factor a tener en cuenta, como lo es que el motor sea sincrono (habituales en los fabricantes tradicionales y el Model 3, y que utilizan tierras raras y que por tanto necesitan más energia para su funcionamiento) o los asincronos como los del Model S-X, que no tienen tierras raras, y consumen más.

      Artículo: Las transformaciones y pérdidas de energía en los distintos tipos de vehículos. Ver desde: //goo.gl/syKbEM

      Aficionados a la mecánica: Coche eléctrico. Ver desde: https://goo.gl/yxnWjf

      Los motores son también clave en el desarrollo del coche eléctrico: no todo es cuestión de baterias. Ver desde: https://goo.gl/ZT2BL5

      ¿Que tipos de motores existen?. Ver desde: https://goo.gl/qQVmfW

      Responder
      • Yo no he dicho al 100% de revoluciones, he dicho al 100% de potencia.
        Puede gustar o no pero la realidad es una.
        El rendimiento de los motores eléctricos asíncronos convencionales llegó al 95% hace ya algunos años y de ahí es muy pasar. Y si se supera, como mucho mejoraremos un 5%, más no porque no hay mas.
        Tesla usaba motores asíncronos de inducción, no sé si se ha pasado a los síncronos, en cualquier caso la diferencia es escasa. Con suerte un 2 o un 3%.
        La mejoría vendrá de la aerodinámica, de la caja de reducción y de otros factores.
        Del rendimiento del motor en sí hay muy poco que rascar.

        Responder
        • Respuesta a Pepefe

          Los del Model 3, son sincronos y los del S y X asincronos.

          No se si me he expresado bien, cuando hablo de revoluciones en un motor eléctrico no lo hago con mentalidad de térmico, estoy diciendo y en base a lo que se dice en el artículo, que motores eléctricos con más caballaje consiguen reducciones de consumo, y Ud dice o creo entender que dice, que no, que una mayor potencia de los motores es irrelevante, porque la eficiencia de estos tiene un tope que no se puede superar.

          Una cosa es la potencia y otra la eficiencia, claro está que un motor eléctrico tiene una eficiencia determinada debido a su escaso rozamiento y por tanto de pérdidas energéticas equivalentes ya sea un motor de escasa potencia como de gran potencia, pero un motor más potente y a una velocidad determinada girará a un régimen inferior y ello CONLLEVA MENOR CONSUMO DE ENERGÍA, pero con la diferencia de que tanto a esa velocidad tipo, como menor o mayor que esta, siempre se dispondrá de la MISMA POTENCIA MÁXIMA, cosa que no ocurre con un térmico.

          Por lo tanto insisto en su error de confundir rendimiento con potencia, a la hora de evaluar el consumo de energía, que para nada es irrelevante, y que es un factor a tener en cuenta para conseguir VE más eficientes, al igual que la aerodinámica, o la electrónica de control y otros factores que Ud alude.

          Responder
  2. No se como encajar este artículo, si me parece interesante pero lo que indique el mercado (mas bien de los fabricantes) es el de los todocaminos. ¿Y porque lo digo? Me baso en las votaciones que se hicieron y se vio que al final un SUV no era el modelo ideal.

    Un coche eléctrico en todas sus variantes, prima varias cosas y creo que son las esenciales, puedo equivocarme:

    1- El precio/autonomía: El precio inflado por la autonomía que nos ofrecen. Siempre buscamos pagar menos y obtener mas, pero en este caso, los fabricantes se paga mas para obtener menos. Hay que equilibrarlo. No se pueden dar cifras porque modelos urbanos a modelos familiares sus rangos son diferentes. Pero por ejemplo el urbano con el ZOE cumple en autonomía pero no en precio.

    2- Producción: Los fabricantes de coches no fabrican tantas unidades como la demanda quiere. Si ahora mismo un fabricante pusiera en Noruega 1 millón de coches, se agotan. Si pasará en España también… Esto afectaría al punto 1 que es el importante. La excusa es el recurso y la limitación por parte de terceros, curioso porque vemos que un fabricante mas pequeño al menos si puede producir mas baterías pero esta limitado en fabricar coches, curioso. ¿Están limitados o nos hacen creer que lo están?

    3- El catálogo: No hay tantos modelos como para elegir coche normal.

    4- Mentalidad: Hay que cambiar poco a poco, yo le veo ventajas, desde saber conducir (y ver que antes haces conducciones agresivas), se baja el estrés, ……… en mi opinión unas buenas sensaciones. Todavía me acuerdo de ese 5% llegando al pueblo de mi madre, jijijijiji y si hubiera quedado a 0% pues nada, una aventura mas (fui con un ZOE, madrid-soria, a la vuelta con un 40-50%).

    Sobre los puntos de recarga, si son importantes para ir de un sitio al otro, pero recordemos que desde un enchufe normal, los llamados sucko, hasta las estaciones de carga ultra-rápida, algunos ya existen y los otros se están poniendo dia a dia.

    Tampoco digo de la conducción autónoma, porque es una opción ya que Waymo usa coches térmicos, y que poco a poco se irán introduciendo y que mejorarán nuestra seguridad siendo mas eficientes y en un VE eficiente significa mas autonomía.

    Y tampoco hace falta crear un coche «Tipo Rally» para atraer a la gente pero si para llamar la atención, XD.

    Creo que si se resuelve los primeros puntos, el resto de puntos se derriban fácilmente.

    Responder
    • Muy bien explicado.

      También falta decir, que ya hay algún modelo que se asemeja en precio-prestaciones a sus rivales directos. Ya se hizo aquí una comparativa de lo más interesante…

      El error más común que veo es comparar una berlina EV de 60.000€ 350cv 4×4 con 500km autonomía, con un mondeo diésel de 115cv tracción delantera y 1000km autonomía (eso si, del precio por carga completa nos olvidamos, no vaya ser que nos demos cuenta que llenar un depósito de un eficiente diésel cuesta 60€ de media y recorrer con luz la misma distancia alrededor de 18€).

      Responder
  3. A la moda de los todocamino solamente le veo una ventaja frente a las berlinas: la entrada y salida del habitáculo un poco más fácil, en todo lo demás, dame una buena berlina que disfrute de la carretera.
    Podría haber dicho que una berlina puede tener problemas para integrar una buena bateria sin perjudicar el espacio interior o el maletero pero tesla ya ha demostrado que eso no es problema.
    Resumiendo, yo pertenezco a ese raro porcentaje de persona que no quieren SUV.

    Responder
  4. Que sean de gama baja y no alta. Con precio asequible. Con autonomía equivalente a un gama baja de combustible.
    El problema es la polución o no? Hagamos coches asequibles no contaminantes. Pro y auto pilotos y asientos calefactora y demás parafernalia sobra.

    Responder
  5. Es fácil, deberían tener lo mismo que los modelos ICE, con una autonomía mínima de unos 350 reales y a un precio no más cara del 20% que el equivalente a combustión.
    Y con respecto a la potencia del motor, si tener un motor de 150kW encarece al precio con respecto al de 100kW, pués que elija el consumidor.
    Personalmente, si hay una diferencia de €2.000, me quedo con los 100kW.
    Porque siempre se olvidan que un coche con 150 o 200 kW de potencia, tiene que tener suspensiones, zona deformable, neumáticos y una serie de componentes acordes, y eso encarece.
    El tema es que hoy día tienen que justificar unos precios muy altos y lo hacen con potencia del motor, accesorios que muchos no les interesan y acabados más lujosos.
    Además hay que diferenciar, hoy día, al comprador de un coche eléctrico al comprador de un coche.
    Yo espero que dentro de 2 o 3 años no exista esa diferencia, y quien vaya a comprar un coche, el EV sea una opción más, sin tanta «historia» detrás.

    Responder
  6. No hace falta cavilar tanto, pon un utilitario ev de 90cv en el mercado por 18.000€ y 200 km. de autonomia y automaticamente se convierte en el coche mas vendido de Europa, seguro.

    Responder
    • Totalmente de acuerdo, pero hay que especificar que esos 200 km son a velocidad de autopista, porque lo de la página web del e-golf, donde dice «qué autonomía tendrás» parece un chiste, solo da la opción de «urbano» a velocidad de 30 km/h o «interurbano» a 70 km/h

      Responder
  7. Macia tiene razón !!
    ¿ Acaso podemos seguir con el modelo adoctrinado por la indústria . . . . .cuanto más derroche de material y energía mejor?
    Si queremos demostrar que somos MACHOS, hagamos el esfuerzo de reducir al máximo.
    ¡ Que vivan nuestros hijos y nietos !
    Tal vez el niño Jesús o los Reyes nos traen un coche eléctrico en 6000.-€ . . . . . una técnica tan sencilla no cuesta más!
    🙂

    Responder
  8. La respuesta es simple… En que mercado?? En el americano? el model 3 en cualquiera dé sus versiones. En el español? El nissan leaf de 40kwh desde 15.000 y electrolineras cada 100 km.

    No hay que calentarse tanto la cabeza.

    Responder
  9. Salvo los que hacen muchos viajes largos, al resto de mortales nos valdría con 200km o algo mas de autonomía y puntos de recarga rápida o semirápida cada 100km.
    En casa un shucco y listo, en 10 o 12h se recagargan muchos km, más de lo que admiten la mayoría de las baterías.
    Precio contenido, que comprende con la gasolina en un par de años o tres, tiene que compensar en menos de 100000km.

    Responder
  10. En otros mercados no se lo que necesitaría , pero en el español si los vehículos puramente eléctricos pasaran de pagar un 21% de iva a un 11% seria un azicate mucho mejor que las ayudas al vehículo eléctrico.

    Responder
  11. Llevo más de dos años intentando comprar un coche eléctrico. Que tenga una cierta autonomía, porque vivo un poco lejos de Madrid y porque me gusta ir a los alrededores, donde viven mis amigos. En fin, con los aproximadamente 300 km. que ofrecen los coches de gama media actuales, me conformo.

    El problema es que ni los fabricantes, ni los gobiernos ni los concesionarios tienen interés alguno en que yo me compre un eléctrico. Yo, o cualquiera como yo que haya decidido por mil y una razones que quiere un eléctrico. Ventajas ninguna, pegas todas. Las tan traídas y llevadas ayudas del gobierno, parece que no llegan. Los fabricantes, ponen una vela a dios y otra al diablo, porque fabrican coches de combustión y quieren vender su stock antes de que sea demasiado tarde, y los concesionarios, porque si no llegan las ayudas del gobierno o los fabricantes no bajan los precios, ese artilugio no hay quien lo venda.

    Un coche eléctrico es más barato de fabricar que uno convencional, porque es infinitamente más simple. ¿Qué es lo encarece su precio? Ésto lo deberían responder los fabricantes. Se escudan en que producir pocas unidades es caro. Y seguirán produciendo poco mientras no bajen los precios, y para muestra un botón: cuando Nissan bajo el precio del Leaf a 20.000€ vendieron hasta las pelusas de los almacenes. Un coche de gama media no puede superar ese precio, y menos mientra siga habiendo coches de gasolina que por 18.000€ te lo ofrecen todo. Por tanto es ridículo ir a ver un coche de habitáculo modesto, con maletero minúsculo y que cueste 40.000€. Aunque tenga los 300 km. de autonomía es, dicho de forma directa, un timo.

    El gobierno no acaba de decidirse: si libera las ayudas de forma masiva o si sigue goteando poco a poco, con una masa de desesperados que quieren acceder a lo que en su día les prometieron. Si seguimos con la derecha más rancia instalada en las instituciones y un gobierno que no se forma, nuestro futuro va a ser muy negro. Y nunca mejor dicho, porque de ese color van a ser nuestros pulmones. La cuestión es que el cambio climático y los efectos nocivos de la polución nos impulsan a un cambio radical ya. Y cuanto más tarde, más caro y doloroso va a ser. Se necesita un gran pacto de estado para impulsar políticas que fomenten el uso del coche no contaminante y que disuadan de verdad del uso excesivo del vehículo individual. Pero para ésto se necesita generosidad y amplitud de miras, y es algo de lo que carece la actual política española, instalada en la cicatería y en el beneficio inmediato.

    Los concesionarios, en primera línea de fuego de todo este tira y afloja, saben de sobra que estos vehículos tienen un precio muy por encima de su valor, por lo que no ponen el más mínimo interés en su venta. Si entras y te pones a mirar el modelo eléctrico que tengan, ni te hacen caso. Eso si tienen alguno, porque los hay que directamente te dicen que hay que encargarlo y que sale carísimo. Es decir, que mires otra cosa o no les hagas perder el tiempo.

    No dudo en las razones de cada uno, pero así no vamos a ninguna parte. El consumidor, en medio de esta pelea, es el más perjudicado, porque si quiere un vehículo se vé obligado a pagar un despropósito, a pasar un infierno y a que la prometida ayuda, que tiene casi el rango de limosna, no llegue. O se ponen todas las partes con la mejor voluntad a solucionar el conflicto, o la situación estallará en el momento más inoportuno para todos, en forma de multas europeas o de una contaminación que obligue a pagar indemnizaciones a los afectados, o de cualquier otro problema que no soy capaz de imaginar. No hay tiempo que perder, ni tiene ningún sentido seguir tratando al consumidor como si fuese idiota. Por eso es imprescindible que todas las partes se sienten a debatir y acordar soluciones para resolver cuanto antes este problema. Ya se ha perdido demasiado el tiempo, ahora es el momento de trabajar y solucionar.

    Responder

Deja un comentario