¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los propietarios de Volkswagen reafirman su confianza en la estrategia de Herbert Diess y su apuesta por el coche eléctrico

En las últimas semanas había rumores de que los problemas con el software del Volkswagen ID.3 podrían suponer un retraso en el lanzamiento, y con ello el aplazamiento de un proyecto clave para el grupo alemán. Algo que desde la dirección de la marca han desmentido. Una dirección que ahora ha recibido el crucial apoyo público de la familia Wolfgang Porsche y Hans-Michel Piech, que controlan el 52% de las acciones del grupo.

Según las declaraciones al diario Bild de Hans-Michel Piëch. «Herbert Diess se enfrenta a una tarea enorme, para lo que necesitará toda la fuerza del mundo y también todo el apoyo de todos en el grupo».

Para Volkswagen, los objetivos son poner a la venta una gama de coches eléctricos e híbridos enchufables, descartando de momento los modelos a hidrógeno. Esto lo ha confirmado otro de los supervisores del grupo, Wolfgang Porsche, que ha puesto sobre la mesa las presiones que Diess ha recibido por el debate de si baterías o hidrógeno, y donde ha elegido las baterías. Algo que le ha valido fuertes críticas en una posición donde los máximos responsables se han puesto de lado del director ejecutivo indicando que el hidrógeno es todavía demasiado caro y que todavía no hay alternativas para una producción sostenible, quedando como una alternativa a largo plazo.

Además de lanzar una gama eléctrica, desde el consejo se ha indicado que estos modelos deben llegar al mercado con un precio lo más asequible posible. Algo para lo que serán según el directivo alemán, será necesaria una economía de escala robusta que permita reducir los costes de producción. El objetivo es que el ID.3 esté situado sólo por encima del precio del Golf en esta primera fase, mientras que en la segunda generación los costes deberían situarse por debajo de su equivalente con motor de combustión.

Volkswagen presenta el ID.3 en Madrid: primeras impresiones, versiones y precios

Una cuestión clave para lograr cumplir los objetivos de ventas que nos indican que Volkswagen pasará de apenas el 1% de cuota de ventas de eléctricos en su gama en 2019, al 20% en 2025. Momento en el que esperan que las ventas anuales de coches eléctricos llegue a las 3 millones de unidades.

Un proyecto que cuenta con todo el apoyo de los accionistas que ahora deberán seguir manteniendo su apuesta en una iniciativa que supondrá movilizar decenas de miles de millones de euros en los próximos años en cuestiones como el lanzamiento de una amplia gama de vehículos, pero también en el desarrollo de una producción propia de baterías que evite que la falta de suministro se convierta en un cuello de botella que frene las ventas.

Relacionadas | Volkswagen renuncia al gas natural y lo apuesta todo al coche eléctrico

Vía | Sueddeutsche

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame