Mercedes dice que los coches eléctricos no igualarán en margen de beneficios a los de combustión hasta 2030

Muchos se preguntan por qué marcas como Honda, Mazda, Toyota o Mercedes no apuestan a fondo por el coche eléctrico. Y es que las ventas de estos se están disparando en un escenario donde las matriculaciones de modelos de combustión se han hundido. La respuesta según el director ejecutivo de Mercedes-Benz, es que no son rentables.

Según Ola Källenius,  máximo responsable de Mercedes, la intención es aumentar la cuota de ventas de coches eléctricos de forma paulatina, para de esa forma poder recortar a medio plazo la distancia que le separa de Tesla.

Para el directivo, el objetivo ahora mismo es mostrar una buena salud financiera y apostar por el coche eléctrico cuando este pueda devolver unos márgenes de beneficios a la altura de los modelos diésel o gaoslina. Momento en el que pretenden convertirse en la gran referencia dentro de sus respectivos segmentos.

La pregunta es el cuándo. Según las declaraciones de Källenius al Financial Times, esto sucederá a finales de la década. Algo que lleva el plano temporal de Mercedes hasta cerca de 2030.

Mientras tanto el anuncio de la separación accionarial entre la división de coches y de camiones ha aumentado el valor de las acciones un 10%. Pero por otro lado los números de ventas de coches eléctricos han enfriado algo las expectativas.

Y es que en 2020 Mercedes apenas ha logrado entregar en todo el mundo 50.000 unidades, incluyendo las ventas de Smart. Una cifra muy lejos de Tesla que rozó los 500.000 coches entregados. Cifra que este año los de Elon Musk pretenden aumentar al menos un 60% y llegar a los 800.000.

Unos datos que nos indican que Mercedes tal como han anunciado lanzará nuevos coches eléctricos en los próximos meses, como el nuevo EQA, al que seguirá el EQB, EQS…pero que previsiblemente no contarán con un gran apoyo en cuanto a publicidad o capacidad de producción ya que su rentabilidad de momento no alcanza los niveles requeridos por la dirección.

Mercedes-Benz EQA: entre 426 y más de 500 kilómetros de autonomía según versión con un precio de partida en Alemania de 47.540 euros

Aspectos lastrados según Mercedes por el coste de las baterías, que a pesar del esfuerzo por la producción propia, de momento esta se limita al ensamblado de packs, mientras que las celdas siguen siendo adquiridas mayoritariamente a suministradores como LG.

Algo que supondrá salvo un cambio de rumbo, seguir con el freno de mano puesto y no explotar todo el potencial de la marca en esta nueva era de la automoción.

Relacionadas | Los viejos rockeros nunca mueren. Roland Schell, de Mercedes España: El diésel funciona muy bien

Fuente | FT

Compártelo: