El Congo paraliza la exportación de cobalto y expone los riesgos de su dependencia para fabricar baterías

El Congo paraliza la exportación de cobalto y expone los riesgos de su dependencia para fabricar baterías


Hace pocos días la República Democrática del Congo ha confirmado que paralizaba la exportación de varios de los recursos que se extraen de sus tierras. Uno de ellos es el cobalto, fundamental para la producción de muchas de las baterías que llevan los coches eléctricos que se venden en Europa. Algo que pone sobre la mesa no solo la cuestión humanitaria de su extracción, sino también el riesgo económico que supone la dependencia de un productor casi exclusivo.

Según los datos disponibles, en 2019 la producción de cobalto llegó a las 140.000 toneladas métricas globalmente. De esas, 100.000 Tm salieron del Congo, siendo el segundo clasificado Rusia con apenas 6.000 toneladas métricas. Algo que nos muestra de una forma gráfica la peligrosa dependencia de único productor.

De momento no se sabe si este movimiento del gobierno de Kinsasa es de nuevo un intento por aumentar los costes, algo que ya se ha producido en anteriores ocasiones con la adicción de nuevos impuestos, o la búsqueda de aumentar la inversión de las compañías en el país para lograr que además de extracción se realicen también procesos como el refinado. Algo que conllevaría no sólo grandes inversiones sino que además estas necesitarían tiempo para ponerse en marcha.

productores cobalto nivel mundial
Productores cobalto nivel mundial 2019

Oportunidad para las baterías libres de cobalto

Esta crisis puede ser una oportunidad para los fabricantes que han apostado por las tecnologías libres de cobalto. Sistemas con una menor densidad energética, pero que han ido evolucionando en los últimos años hasta lograr cifras que las convierten en una alternativa viable.

Por ejemplo, en la actualidad las celdas NCA/Si–C que Panasonic fabrica para Tesla logran una densidad de 260 Wh/kg en celda, todo en una química con un 80% de níquel, 10% de cobalto y 10% aluminio. Una dependencia del cobalto que se ha reducido en los últimos años pero como vemos sigue siendo un potencial problema.

En el otro lado las baterías libres de cobalto, como las litio-ferrofosfato (LiFePO 4) cuentan en la actualidad con una densidad energética de unos 150 Wh/kg. Pero en el horizonte ya están muy cerca de llegar al mercado nuevos diseños que prometen disparar estas cifras.

Por ejemplo la china Guoxuan, participada entre otros por el Grupo Volkswagen, ha confirmado que ya trabajan en el inicio de la producción de sus nuevas baterías LFP cuyo objetivo es llegar a los 260 Wh/kg en 2022.

Si tenemos en cuenta que habitualmente las cifras que nos indican es en celda, luego hay que contar con las pérdidas al meterlas en el pack, esto nos indicaría que en dos años las baterías de litio-ferrofosfato podrían alcanzar unas cifras similares a las de litio actuales más punteras, en torno a los 220 Wh/kg.

Sin duda un punto de inflexión para lograr unas baterías más sostenibles, que podrán ser producidas íntegramente en Europa, e incluso más fáciles de reciclar, lo que aumentará su sostenibilidad en un momento donde la demanda de recursos para realizar la transformación de nuestra movilidad está aumentando de forma importante.

Relacionadas | La española MILLOR Battery seleccionada para fabricar las primeras baterías de litio libres de cobalto de Europa

Fuente | Roskill

Compártelo:

29 comentarios en «El Congo paraliza la exportación de cobalto y expone los riesgos de su dependencia para fabricar baterías»

  1. Para comprender como se mueven los intereses de las grandes corporaciones en Africa y la geopolítica que lo rodea, recomiendo dos películas (o mejor los libros):
    – El jardinero fiel (libro del mismo título).
    – Diamantes de sangre (libro: DIAMANTES SANGRIENTOS LAS PIEDRAS DE LA GUERRA»)

    Responder
    • Las he visto y al final tendrán que hacer algo para que no haga estas cosas, una renegociar sino un golpe de estado para poner uno mas afín a las negociaciones previstas, la ventaja del segundo es que de la nada puede obtener mas de lo que tenía mientras que el primero se aboga a esto. No es que esté de acuerdo en esta táctica , yo sería mas de unir a todos los congoleños para dejar claro el abuso y poder aprovechar esos ingresos en mejorar las cosas, pero bueno eso es mucha pretensión.

      Responder
      • Ojalá, pero si es complicado unir a la gente así en España, imagínate tu en el Congo. Ojalá nos sorprendan, para bien.

        Responder
    • Seguro q se aprende mucho con diamantes de sangre. Madre mía, lo q uno debe oír…
      A los q quieran aprender literatura q les recomiendas? El Teo va al Zoo? Jajajaja.

      Responder
    • También es muy interesante «Perros de la guerra» de Frederick Forsyth, hay también una peli, pero no la conozco.
      El libro, la parte de intrigas políticas y de multinacionales está muy bien explicado…

      Responder
    • Muy buena elección Fernando Val. Yo recomiendo leer a Ryszard Kapuściński; Arroja mucha luz sobre como se gestan los golpes de estado.

      Responder
  2. Pero no solo los coches, también los móviles y muchos productos de electrónica que usan cobalto dentro de su energía.

    A corto plazo seguramente se renegocie dichas medidas no se si invertirán mas pero haciendo esto luego a medio plazo y largo plazo van acelerar otras investigaciones reduciendo aún mas su dependencia.

    Como país, no se lo que cobra por cada exportación pero seguramente se pueda solucionar, eso si como siempre sus habitantes es que les repercuta.

    Responder
    • Puede o no, porque si viene del congo si, pero si vienen de otros sitios, posiblemente los otros sitios reciban un aumento.

      También hay otras alternativas que han ido avanzando.

      Responder
  3. Por tanto hacen necesarias que Tesla consiga producir masivamente las 4680 sin cobalto (Panasonic decía para el 2023, Nissan 2025, pero Tesla la quiere ya) y aumentar la producción de las de LFP que son clave.

    Quedan otras minas como en Canadá, Australia, Cuban, Rusia, etc, que quizás aumenten la producción porque el precio del Cobalto se va a disparar.

    El reciclado de baterías antiguas, muchas de ellas NCM 333 y 622, son otra «mina» de Cobalto.

    Responder
  4. Seguro q se aprende mucho con diamantes de sangre. Madre mía, lo q uno debe oír…
    A los q quieran aprender literatura q les recomiendas? El Teo va al Zoo? Jajajaja.

    Responder
    • No cuesta nada responder dando una opinión diferente sin intentar molestar/ofender/ridiculizar o lo que sea que intentabas con tu comentario.

      Y además con tantas ganas como para repetir el comentario creyendo que no se ha publicado la primera vez.

      Hay cosas que todos deberiamos hacernos mirar (y me incluyo). Se puede debatir educadamente, no hace falta imitar a los tertulianos de la tele.

      Al menos cuando no hay una provocación previa no veo la razón de no responder de manera acorde.

      Agur,
      Markus

      Responder
    • Pablo, respeta en tus comentarios, si tienes una opinión diferente exprésala o si no estás de acuerdo lo dices pero no ridiculices las opiniones de los demás.

      Responder
  5. Las baterías así como los motores libres de tierras raras llegarán más pronto que tarde, no hay como el aliciente económico, para que las empresas investiguen.

    Responder
  6. Los que predicen un golpe de estado en Congo por el cobalto, son los mismos que le niegan a los extremeños que su litio repercuta sólo en ellos.

    Responder
  7. Gracias al coche eléctrico, se va a volver a destrozar el Congo, como ya ocurrió con Leopoldo de Bélgica y el caucho. Pero lo importante es tener coches cero emisiones, aunque destrocemos un país y a sus habitantes.

    Responder

Deja un comentario