El grupo inmobiliario chino Evergrande parece estar a punto de retirarse del negocio del automóvil

Evergrande, con sede en Hong Kong, es un gran grupo inmobiliario chino que hasta ahora se beneficiaba del pujante negocio de la construcción en este país. Gracias a su ventajosa situación financiera y su poder de inversión creó una división de coches eléctricos y comenzó a invertir rápidamente en varios fabricantes del sector.

Su primera inversión la hizo en la startup Faraday Future, una aventura empresarial que estuvo llena de problemas y desavenencias. Luego, el grupo inmobiliario a través de distintas formas de participación siguió con sus inversiones en distintas empresas. Adquirió el know how de Koenigsegg Automotive, hizo una join venture con Hofer Powertrain, proveedor de sistemas para soluciones de propulsión eficientes, o adquirió en junio de 2020 todo el paquete accionarial de NEVS, la empresa sueca de capital chino que fue fundada para hacerse con Saab, tras la bancarrota de ésta.

Problemas para asumir sus deudas

Los problemas de Evergrande están originados en el seno del sector del que provienen sus principales beneficios, el inmobiliario. Pero el mercado chino actualmente es muy inestable apuntando todos los analistas especializados a una burbuja inmobiliaria. El gobierno chino ha respondido a este posible escenario con importantes restricciones y exhaustivos controles en las empresas del sector.

La división de coches de Evergrande se ha visto seriamente afectada. Según Reuters, su valor en abril de este año llegaba a los 87 mil millones de dólares, y a día de hoy su valor es de 12.5 mil millones de dólares. A tal punto ha llegado su difícil situación financiera que Hui Ka Yan, presidente de la división inmobiliaria, se ha visto forzado a abandonar la compañía.

Según informa ChinaStarMarket, Evergrande estaría en conversaciones con varias empresas como Nio, Xpeng o Xiaomi para vender su división de coches con el fin de hacer frente a su deuda. De momento, según los medios de comunicación chinos, ninguna de estas empresas ha querido hacer ningún comentario al respecto, aunque se espera que se produzcan novedades la próxima semana.

Consecuencias para las empresas adquiridas por Evergrande

Una de las grandes perjudicadas es la sueca NEVS, que, según los medios de comunicación suecos, ya ha despedido a 300 de los 650 trabajadores, como parte de una reestructuración, al ver que el grupo chino no puede hacer frente a las inversiones que requiere su actividad.

«Hemos recibido señales de nuestros propietarios de que tienen dificultades para seguir financiando nuestro negocio al nivel actual, y eso, por supuesto, ha tenido un impacto en él«, afirma el portavoz de NEVS, Jonas Hernqvist. «Es una decisión que tiene que ver con ese cambio, pero también con la decisión de reducir los costes en un plazo más corto«.

Las últimas noticias señalan que esta reestructuración de NEVS no afectará a la producción del Sion de Sono Motors. «Los preparativos de las instalaciones de producción para la producción de preserie en 2022 y la producción de serie de Sion en la primera mitad de 2023 ya están funcionando según el plan«, dijo un portavoz de la empresa. Los planes incluyen fabricar unas 43.000 unidades al año.

Lo que sí es cierto es que la venta de la división Evergrande Auto podría generar grandes cambios en el mapa actual de fabricantes de coches eléctricos.

Fuente | Electrive

Relacionadas | Este fabricante chino lleva invertidos 72.000 millones de euros en sus coches eléctricos, y de momento no ha vendido ni una unidad

Compártelo: