Según la oposición, el coche eléctrico crea un agujero de 2.000 millones a las arcas del estado en Noruega | forococheselectricos

Según la oposición, el coche eléctrico crea un agujero de 2.000 millones a las arcas del estado en Noruega


La movilidad eléctrica esta trayendo importantes avances en cuentas a sostenibilidad y mejora del medioambiente, en las ciudades y poblaciones donde el coche eléctrico incrementa sus números. Pero ante estas ventajas ambientales y de mejora de renta de las familias, por el menor coste de propiedad del vehículo a baterías, hay una contrapartida a la hora de cuadrar las cuentas del estado.

A mediados de año el Fondo Monetario Internacional (FMI), publicó un informe donde se incitaba a Noruega a comenzar a gravar los coches eléctricos de alta gama, con el objetivo de reducir el impacto general que sus generosos incentivos tienen sobre las arcas públicas.

A medida que avanza el número de automóviles cero emisiones, en países como Noruega donde el coche eléctrico es una realidad mayoritaria y no la excepción como en España, comienzan a ver la otra cara de la moneda de una movilidad que mejora la salud y el medioambiente pero que no engorda las arcas del Estado.

Mayor salud menores ingresos

El automóvil ha sido tradicionalmente una fuente de ingresos para los estados a nivel mundial, especialmente en Europa y España, el coche ha sido ordeñado por las diferentes administraciones hasta la saciedad, donde ahora se valora un nuevo giro de tuerca recaudatorio donde tras gravar las autopistas y autovías, el Gobierno se plantea peajes en las carreteras secundarias, al que se sumará un fuerte incremento del precio por estacionar en las zonas azules de las ciudades.

Pero la llegada de la movilidad cero emisiones, la verdadera no la de las etiquetas de la DGT, generará un problema importante en los futuros balances de los ingresos de los diferentes países, como consecuencia de la falta de recaudación tributaria, ligada a ciertas exenciones fiscales y, especialmente, por el menor consumo de combustibles fósiles.

Algunos estados, especialmente en América del Norte y Australia, ya están considerando la imposición de impuestos específicos capaces de cancelar la caída de los impuestos especiales y evitar los agujeros presupuestarios.

Noruega, que se ha convertido en el banco e pruebas donde se anticipan el futuro del resto del mundo, en cuanto a la movilidad cero emisiones, está sufriendo los efectos de boom del coche eléctrico y la reducción contextual de la flota de automóviles con motores de combustión interna.

Agujero en las arcas noruegas

Según el último gobierno de centro-derecha, que ha sido reemplazado por un ejecutivo de centro-izquierda desde octubre, el salto a una movilidad eléctrica y libre de emisiones habría generado una reducción de los ingresos fiscales de 19.200 millones de coronas noruegas (1.920 millones de euros).

Ante un mercado donde el coche de gasolina o diésel cada vez son marginales, Noruega afronta la realidad post-coche eléctrico desde el punto de vista de la recaudación. El reto es importante puesto que el país escandinavo está en el punto de mira del resto de naciones que vigilan, con interés, la evolución de su mercado y las piruetas fiscales que eventualmente se sucedan.

El gobierno nórdico es el primero en afrontar un desafío determinado por sus propias políticas: en los últimos veinte años, Oslo ha lanzado varias concesiones que han llevado a que el coche eléctrico represente más del 70% de las ventas de coches nuevos, en la actualidad.

En Noruega el IVA no existe a la hora de comprar un coche eléctrico, además de contar con otros incentivos fiscales, algo que en comparación con una fiscalidad muy pesante para los automóviles convencionales contaminantes ha permitido el boom del coche eléctrico a baterías.

La diferencia de impuestos hace que un coche eléctrico cueste mucho menos que uno de combustión interna equivalente.

El futuro a las puertas

A día de hoy, y con el FMI metiendo prisa y presión a Oslo, con una flota coches con motor de gasolina y diésel cada vez más marginal, (apenas superaron el 5% de la demanda en octubre 2021), el gobierno está considerando la posibilidad de eliminar más exenciones.

En estudio se encuentra en la actualidad un nuevo sistema tributario, con impuestos específicos a los híbridos enchufables y a la venta de vehículos eléctricos de segunda mano. Entre otras opciones se baraja el regreso de un impuesto anual al coche eléctrico, a imagen y semejanza de los viejos térmicos.

Opinión

Pero ante las peticiones de cambiar la actual situación, los responsables del nuevo gobierno defienden mantener los incentivos ante el riesgo de que retirarlos demasiado pronto pueda suponer echar a perder todo el trabajo realizado hasta el momento.

Un fuerte debate existente en el país donde entran en juego otros factores, como el efecto publicitario que ha supuesto para Noruega ser la vanguardia en el despliegue de la movilidad eléctrica en todo el mundo. También la reducción de emisiones contaminantes y los ahorros en sectores como la sanidad derivados de contar con un aire más limpio en las ciudades. Imponderables que no suelen ser tenidos en cuenta por el FMI y otros actores que parecen tener mucha pisa por retirar las ayudas mientras no han sido tan impacientes por ejemplo con los miles y miles de millones de subsidios a los combustibles fósiles.

Unos subsidios que por primera vez se ha solicitado en la pasada cumbre del clima de Glasgow su retirada, y que suponen cada año un coste de 375.000 millones de dólares. Una cifra que triplica anualmente el apoyo a las energías renovables.

Compártelo:

45 comentarios en «Según la oposición, el coche eléctrico crea un agujero de 2.000 millones a las arcas del estado en Noruega»

  1. Decir que el gravamen y penalidades a vehículos fósiles puros en Noruega, y otros países como Holanda por ejemplo, es muy elevada, y se ha ido 8ncrementando en los ultimos años. En parte propiciada en teoría para penalizarlos en favor de phev y eléctricos puros.

    Responder
  2. He leído que en España quieren poner un impuesto del 25% a la energía renovable.

    Es un buen plan .

    Responder
      • Hacienda aprieta a las renovables con nuevos impuestos y descuadra inversiones millonarias
        La Dirección General de Tributos cambia el criterio establecido en 2016 y eleva al 25% la imposición sobre la ganancia en la venta de las promociones de renovables que hasta ahora estaban exentas
        El confidencial

        Responder
        • O sea, lo que se está gravando es cuando una empresa vende una instalación solar a otra empresa…
          No se está gravando la energía renovable, se está gravando la venta de una empresa…

          Responder
          • Para justamente hacer especulación.. por ejemplo pequeña gente hace todo el trabajo, llega un grande a golpe de talonario y se lo queda…

            Responder
  3. Me da que al final se impondrá un impuesto por la compra, otro por lo verde o circular del vehículo, otros tipo peajes para autovías y autopistas, y al tiempo, otro por km recorrido., independientemente de la vía..
    Sobre un impuesto al consumo eléctrico será más complicado, habiendo cada vez más hogares con autoconsumo.

    Si gravan el km recorrido y uso de las vías, vivir en pueblos de la periferia y provinciasby trabajar en las capitales o ciudades resultará más caro.. Más España vaciada..

    Responder
    • Me imagino que al final, obligarán a instalar un contador eléctrico inteligente en los EV,s, para crear el impuesto correspondiente, bien sea por los kw. consumidos o por km. recorrido.

      Responder
      • Sería una idea tan absurda como exigir un contador eléctrico específico para la lavadora. Ningún político es tan ton….
        oh! wait! dios! lo intentarán hacer! O_o

        Responder
    • Hombre, si todos nosotros, con los impuestos, subvencionamos la transición ecológica para que puedas respirar aire puro, pues claro que tendrás que pagar algo. Quizá sea difícil cobra por respiración pero sí una cuota mensual. Los deportistas pagarían un poco más por respirar mas frecuente, en cambio este extra se podría deducir de la cuota del gimnasio.

      Responder
    • Estamos pagando por respirar , para comprar coches que echan humo.
      Por eso Tesla se lleva las ayudas de la gente que quiere seguir echando humo.

      90 € por cada gramo que sale del tubo de escape por km . Si el coche escupe más de 90gr.
      Como un eco V6 chupa 3 litros , ese se lleva ayudas .

      Responder
  4. Que tal si basamos nuestra fiscalidad en un sistema justo de impuestos a las multinacionales en lugar de siempre exprimir a los ciudadanos.

    Como puede ser que un ciudadano pague el triple porcentaje de impuestos que una empresa.

    Pero siempre es mal fácil ordeñar al débil.

    Responder
  5. Titular demasiado alarmista. Está demostrado que la falta de ingresos por impuestos a los vehículos eléctricos, compensa de sobra el gasto sanitario que producen los coches contaminantes.
    Compensa además el efecto invernadero y subida de temperaturas, que cada día supone un mayor coste para las arcas de todos los estados.
    Hablar de «agujero de ingresos», es no entender los efectos que la contaminación produce en la Tierra y en nuestra vidas.

    Responder
  6. Esto se ve venir desde hace tiempo. El impuesto sobre hgidrocarburos es altísimo. El estado ingresa muchísimo dinero por él (además del impuesto de matriculación etc). La exención de impuestos a los vehiculos no contaminantes es una subvención a la compra que tarde o temprano desaparecerá y el estado recaudará lo que recaudaba vía otros impuestos. Es lo que hay si queremos mantener los servicios públicos.

    Responder
  7. Facil:
    – Se sube el IVA del BEV al 12% y el del coche ICE al 40%.
    – Luego se sube el IVA del BEV al 25% y el ICE se prohibe su venta.

    Responder
    • Claro facil, se incrementa el iva de los eléctricos, ya que son tan baratos… Así la mayoría no pueden alcanzarlo nunca, el resto seguirá usando los viejos térmicos, los más antiguos, que no llevan electrónica, así menos fallos.
      Así seguiremos

      Responder
    • Pues seguro que mucho menos de lo que vayamos a dejar de ingresar con los impuestos a los ices y su combustible. Seguiremos necesitando carreteras, colegios, policías, hospitales , etc. Se va a dejar de recaudar mucho dinero que habrá que recaudar de otro lado.

      Responder
  8. Y digo yo, ¿Qué leches hace el FMI metiendo sus narices y presionando al Estado Noruego? ¿Acaso no son Noruega y sus ciudadanos soberanos y dueños de gastar su dinero público cómo más conveniente lo vean? Si presionan así a un estado tan solvente y rico como el noruego, no me quiero ni imaginar cómo presionarán a España. A veces nos llegan ecos, pero otras muchas seguro que ni nos enteramos.

    Responder
    • Pues porque tiene que hacer algo el organismo… lo hacen a todos, son recomendaciones… pero como hicieron con Grecia que asumió algo que no era suyo… una verguenza

      Responder
      • Si si, «recomendaciones», ya sabemos cómo se las gasta el FMI.

        Por cierto, para quien no lo sepa, le recomiendo que investigue quién conforma el binomio Fondo Monetario Internacional – Banco Mundial, quién lo controla y que saque sus propias conclusiones.

        Responder
  9. Sinceramente como siempre FCE, mareando la cosa, metiendo paja pero cuando vamos al quid de la cuestión nos damos cuenta que esa alarma no era tan alarma… lo llama agujero cuando al final lo que es una financiación menor.

    Eso sí, cuando la cosa esté completa posiblemente aparezcan algunas cosas, claramente es lógico como el posible IVA cuando vengan los modelos nuevos o alguna cosa que seguramente hagan, pero si pueden suplirlo , es verdad que cuanto mas ingresos puedes hacer mas cosas, pero ellos hacen los números en su país.

    Y cuando se menciona a España, lo de la DGT al menos hacer un artículo incidenciendo que si tiene chicha… y sinceramente la siguiente legislatura… hay que presionar en Europa para que hagan un etiquetado Europeo ya verás la gracia de ese etiquetado.

    Responder
    • Eso sí, nuestros políticos, han cedido a la presión de las empresas automovilísticas , en vez que estas han querido mejorar las cosas…

      Responder
  10. Los impuestos no son malos. Es malo su mala gestión y el despilfarro. Eso si que es un desastre y aquí en España llevamos 40 años gobernados por partidos clientelistas, corruptos y nada eficientes.

    El caso de Noruega es muy representativo ya que es uno de los pocos a los que el coche eléctrico les perjudicará. Pero a pesar de ello, no han escondido la cabeza y han preferido abrazar el problema y ver como le pueden sacar provecho.

    En el caso del sur de europa, es una oportunidad de reducir la dependencia del gas y petróleo y la creación de cientos de miles de puestos de trabajo en sectores como las energías renovables y las redes de carga de VE. No tengo los cálculos ya que nadie se atreve a hacerlos, pero seguro que por cada euro que dejemos de recaudar por impuestos a los hidrocarburos, produciremos tres o cuatro en ahorros de costes sanitarios, costes de importación de petróleo y gas, y los impuestos recaudados en la expansión de las renovables y los salarios de los miles y miles de nuevos trabajadores que harán falta.

    Responder
  11. En cuanto al titular «Según la oposición, el coche eléctrico crea un agujero de 2.000 millones a las arcas del estado en Noruega».

    Hombre sí vamos a hacer caso a las declaraciones exageradas de la oposición de los diferentes gobiernos, apaga y vámonos. Aquí en España, según la oposición somos un «estado fallido», vamos, poco menos que como Liberia, Mali, Somalia, etc. Así que calcula.

    Responder
  12. Así nos va a la especie humana.
    Un país que sí consigue los objetivos ecológicos le presionan para que grave lo conseguido.
    Completamente absurdo.
    Por poner un ejemplo, sería como gravar que la población dejase de fumar, ya que se ha perdido una gran partida presupuestaria de los impuestos del tabaco.

    El resto de partidas presupuestarias del mundo ha de paliar y suplir todo logro ecológico conseguido. La situación del planeta es muy grave y cualquier paso atrás tiene perjuicios irreversibles.

    Responder
  13. ¿ Qué el estado Noruego no lo sabía que perdería esos ingresos? Si claro, no tienen ni preparación ni experiencia. Claro que lo sabían . Y no pasa nada malo.
    Solo con los ingresos del petróleo a 80 $ compensan el doble. Es un país superrico, Si aquí cada español tiene una deuda de más de 30.000€.En Noruega cada noruego puede tener mas de 50.000 € ahorro de papa estado. Fondo soberano noruego etc.

    Luego empezaran con la electricidad . Que tenia que ser gratis, o casi , en Noruega pero que la pagan pero bien , No solo sus pantanos producen toda la que necesitan casi gratis , sino que exportan a Alemania , Holanda , Gran Bretaña , Dinamarca , Suecia. Eso no te lo cuentan .
    No se puede comparar , con ningún país occidental , ninguno.

    Ruido , solo meten ruido.

    Mira la electricidad que exportan y piensa si les compensa el coche eléctrico.
    https://app.electricitymap.org/zone/GB?wind=true

    Responder
  14. Sin problemas, empezarán a gravar con IVA la venta de PHEV y BEV y más todavía los ICE y los hidrocarburos e implementarán un pago por uso de cualquier vehículo.

    El que quiera seguir usando el ICE lo podrá seguir haciendo aunque su coste lo hará totalmente irrentable frente a los eléctricos.

    Responder
  15. No podía saberse que las subvenciones a coches eléctricos, se convertiría en un Robin Hood Inverso, quitarle el dinero a los pobres, para dárselo a los ricos que pueden permitirse el lujo de adquirir un coche eléctrico.

    Responder
    • Pues yo me he comprado recientemente un coche eléctrico porque se me ha roto con 20 años el único coche, de gasolina, que teníamos en la familia (5 miembros). Ojo, que era un coche muy normalito.
      El precio, muy similar al de un vehículo no eléctrico gracias a la subvención que dices que es para ricos.
      Durante el montón de años que todos los gobiernos han estado subvencionando con mucha alegría los vehículos diésel parece que no había tantas quejas ni opiniones en contra.
      Ya han comentado varias personas que en este artículo no se habla del ahorro en costes sanitarios, que nos preocupa mucho el Covid pero no tanto todas las enfermedades y muertes asociadas a la contaminación.
      Yo añadiría también el ahorro económico que tiene para todos los gobiernos el bajar las emisiones de CO2. Y también, con el tiempo, poder respirar bien en grandes ciudades como Madrid.
      Hay un desconocimiento muy grande del coche eléctrico, algo lógico porque no deja de ser una novedad, pero con el tiempo es lo que habrá y además su precio irá bajando con el tiempo.
      ¿Robin Hood inverso? Creo que te equivocas en tu afirmación.
      Para una vez que el gobierno me va a dar una subvención (que además luego paga impuestos), pues voy a aprovechar.

      Responder

Deja un comentario