Según el CEO de IVECO, la infraestructura de recarga limitará el despliegue de camiones eléctricos

El consejero delegado de IVECO, Gerrit Marx, considera que la infraestructura que permitiría descarbonizar el sector del camión no va a estar lista a tiempo. En el caso de estarlo, la industria sería capaz de ofrecer exclusivamente camiones de cero emisiones al finalizar la presente década, como muy pronto, o para 2035. Su mayor preocupación son los grandes camiones, los que recorren distancias medias y largas.

De momento no hay un sustituto a la vista para los camiones de gasóleo, existe la alternativa del gas natural, pero sigue siendo una parte minoritaria del mix de este tipo de vehículos. El 96,5% de las nuevas ventas -247.499 en 2029- siguen correspondiendo a camiones con motor Diesel, según la ACEA. Circulan por carreteras europeas unos 6,2 millones de camiones.

La misma fuente nos dice que el 85% de las mercancías que se transportan por carretera lo hacen a una distancia inferior a los 150 km, y que solo el 1% se lleva más allá de los 1.000 kilómetros. La infraestructura necesaria, llámese megacargadores eléctricos o surtidores de hidrógeno de alta presión y gran volumen, impedirá una descarbonización mas rápida del sector del transporte por carretera.

Prototipo Nikola Tre Alpha de pila de combustible de hidrógeno, basado en IVECO S-Way

La ACEA y la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente solicitaron a la Comisión Europea en abril el objetivo de instalar 11.000 puntos de recarga para camiones eléctricos en 2025, y que la red haya aumentado a 42.000 puntos de recarga en 2030. En cuanto a hidrogeneras, debería haber unas 300 en 2025, y un millar para 2030. Para los camiones que pernocten en áreas de servicio, debería haber 40.000 cargadores de 100 kW en 2030.

Daimler, Volvo y Traton -dueños de Scania- invertirán 500 millones de euros para instalar 1.700 puntos de recarga de camiones en Europa

Los grandes fabricantes de camiones en Europa se comprometieron a que en 2040 no haya más camiones de gasóleo, y solo Scania extendió ese compromiso a nivel mundial, no únicamente europeo. El gasóleo va a ser reemplazado por baterías, pilas de combustible o motores con combustibles sintéticos/alternativos. Los clientes profesionales van a ser reacios en confiar en alternativas que no permitan un repostaje rápido, seguro, fácil, de gran disponibilidad, etc.

¿Qué hay de los planes de IVECO? Ya disponen de algunos autobuses eléctricos como el E-Way. En 2023 llegarán una furgoneta eléctrica y un camión de pila de combustible de hidrógeno, el primer autobús con dicha tecnología estará listo en 2024. Además, IVECO y Nikola tienen casi lista su fábrica conjunta en Alemania de camiones eléctricos.

Posiblemente los últimos camiones que haga IVECO con motor diésel, sin ser de larga distancia ni militares, sean los de bomberos. En este tipo de aplicación su CEO no ve razonable reemplazar el gasóleo, ya que se necesita que las bombas funcionen durante horas, y esta tarea es muy intensiva en consumo energético. Pasa algo parecido con los camiones de recogida de basura, pero no hay tanta incertidumbre sobre el tiempo que pueden ser necesarios, ya que tienen rutas planificadas, y los bomberos son todo improvisación y respuesta rápida.

Para que se cumplan los objetivos de infraestructura hace falta un compromisor de fondos del sector privado, pero también del público. La Unión Europea puede establecer objetivos, pero son los Estados miembros los que han de llevarlos a cabo, de una forma o de otra.

Compártelo: