Los primeros Tesla Semi son avistados fuera de la fábrica de Nevada

Por lo visto, el primer cliente de Tesla Semi tendrá las primeras unidades a tiempo. Nos referimos a FritoLay, subsidiaria de PepsiCo, pues allá por marzo se anunció que los primeros 15 Tesla Semi estarán en sus manos antes de terminar el año. PepsiCo encargó los primeros 100 Semi cuando fue presentado el modelo. El CEO de PepsiCo aseguró en noviembre que a lo largo del trimestre le llegarían los primeros camiones.

Como podemos ver en unas imágenes de dron publicadas por Sawyer Merritt en Youtube, en la fábrica de Nevada se han producido las primeras unidades del camión. Podemos ver a más de un ejemplar en color blanco dando vueltas por el recinto, y sin matrícula. Producir los Semi en Nevada es una solución provisional, ya que donde se harán en masa será en Giga Austin (Texas).

Las restricciones en cuanto a componentes -sobre todo celdas de batería y microchips- están impidiendo a Tesla cumplir con el calendario programado, la producción tendría que haber comenzado hace dos años, y Elon Musk apunta a 2023. Ya sea por contrato o por imagen, Tesla está comenzando por una producción a baja escala -unos cinco semanales- y nada rentable de su cabeza tractora 100% eléctrica.

Cerca de la Gigafactoría de Nevada se ubican los primeros Megacargadores de Tesla pensados específicamente en los Semi, con un megavatio de potencia. Según diversas fuentes, por lo menos hay dos cargadores operativos. Si la estrategia de Tesla es la misma que la empleada para sus turismos, habrá más instalaciones de este tipo en el futuro, priorizando obviamente los lugares que vengan bien a sus primeros clientes.

Frente a la visión de otros fabricantes, como Toyota, Hyundai, Mercedes-Benz o Volvo, Tesla apuesta por baterías para transporte de larga distancia en vez de pilas de combustible de hidrógeno. En noviembre de 2020 Elon Musk dijo que 500 km de autonomía eran fáciles de obtener para un tractocamión, que los 800 km son más ambiciosos y, con el tiempo, se puede llegar a 1.000 kilómetros.

Dado que los camioneros tienen que descansar en algún momento, 1.000 km de autonomía son competitivos con camiones diésel, a una velocidad media ideal de 90 km/h hablamos de 11 horas de conducción. Así, el tiempo que las cabezas tractoras tienen que estar paradas no es un problema para recargar. Y con los megacargadores se puede recuperar autonomía suficiente en poco tiempo.

La letra pequeña es que para hacer tantos kilómetros hay que poner más baterías, luego se reduce la capacidad neta de carga del camión en una tonelada. Este aspecto quedará solventado en el futuro.

Compártelo: