El Mercedes EQG, o Clase G eléctrico, tendrá el «modo tanque» para rotar sobre sí mismo

Mercedes-Benz sigue avanzando en la electrificación de toda su gama, y no podía faltar la Clase G. Vimos un anticipo de su aspecto en versión eléctrica con el EQG Concept hace unos meses, no esperamos grandes cambios en la versión de producción. Hay que recordar que tendrá cuatro motores eléctricos.

Prueba de ello es este breve vídeo, en el que podemos ver un prototipo del Mercedes EQG cargadito de camuflaje, que puede rotar sobre sí mismo en una superficie resbaladiza como es la arena. Esto se consigue con una contrarrotación de los motores y hay dos arquitecturas que lo hacen posible, o un motor en cada rueda, o un motor por cada rueda.

El Rivian R1T hizo alarde de esta capacidad allá por 2019, dos años antes de que llegasen las primeras unidades, aunque es una prestación que sigue sin estar activada actualmente. Este pick-up eléctrico tiene cuatro motores, uno por cada rueda, que no uno en cada rueda (no son motores de cubo, van separados y emplean palieres).

El vídeo del Mercedes EQC confirma que la arquitectura también es de cuádruple motor, lo cual permitiría emular el triple bloqueo de diferencial que tiene el todoterreno con motorizaciones convencionales. Es más, con un motor por cada rueda no harían falta los bloqueos de diferencial, ni siquiera el árbol de transmisión. Mediante electrónica se puede hacer girar cada motor lo que se quiera, hacia delante o hacia detrás.

El «G-Turn», como lo ha bautizado Mercedes-Benz, tiene sentido en conducción todoterreno, aunque no tanto sobre asfalto, dado el desgaste que produce en los neumáticos, así que no parece una función útil para aparcar. Lo que sí se deriva de la arquitectura de cuádruple motor es un comportamiento más preciso en carretera mediante la vectorización del par, pudiendo acelerar las ruedas exteriores en una curva para que el todoterreno sea más ágil.

Por lo demás, no sabemos gran cosa sobre el EQG, que aparecerá en el mercado en un par de años. Hay registradas dos denominaciones, EQG 560 y EQG 580, y equipará baterías con ánodo de silicio, lo que se traduce en una densidad energética del 20-40% superior a la generación actual. Esto permitirá que el todoterreno eléctrico tenga una autonomía decente sin disparar su peso, aunque podemos anticipar una cosa: su precio será de todo menos asequible.

Compártelo: