El Volkswagen e-up! se fabricará hasta finales de 2025

El Volkswagen up! es un modelo muy veterano. El urbanita alemán, una de las propuestas más populares del segmento A, vio la luz por primera vez en 2011, mientras que su variante eléctrica e-up! se lanzó apenas dos años después, en 2013. A pesar de ello, todo indica que su producción se extenderá hasta mediados de esta década.

Aunque Volkswagen se encuentra actualmente enfrascada en el desarrollo del ID.2, un B-SUV eléctrico llamado a convertirse en su nuevo coche eléctrico de acceso, su lanzamiento comercial no tendrá lugar hasta 2025. Por este motivo, el pequeño e-up! se seguirá fabricando hasta finales de ese mismo año.

Debido a su elevada demanda, a raíz de la cual se formaron largas listas de espera, el e-up! ha aparecido y desaparecido de forma intermitente de la oferta de Volkswagen. Todo parece indicar que esta seguirá siendo la tónica general hasta su desaparición definitiva del catálogo del fabricante, pues la capacidad de producción no se incrementará.

El Volkswagen e-up! equipa un pack de baterías de 32,3 kWh útiles (36,8 kWh brutos) que le permite homologar una autonomía de 258 km WLTP. Su motor eléctrico rinde 83 CV (61 kW) y 210 Nm, puede hacer el 0 a 100 km/h en 11,9 segundos, anuncia una velocidad punta de 130 km/h, y opcionalmente dispone de carga rápida en corriente continua a 40 kW.

Teaser del Volkswagen ID.1

El Volkswagen ID.2 se fabricará en España

El Volkswagen ID.2 no solo será un coche más grande (unos 4,10 metros de largo frente a los 3,60 metros de su predecesor), sino que empleará una plataforma más avanzada (la MEB Small en lugar de la NSF), algo que se reflejará en sus especificaciones técnicas, pues en su versión más capaz tendrá un pack de 57 kWh que le permitirá alcanzar los 400 km WLTP.

El precio de partida del ID.2 también será más competitivo que el del e-up!, pues a pesar de encuadrarse en un segmento superior, partirá de unos 20.000 euros antes de ayudas (es decir, costará alrededor de 7.000 euros menos que el e-up!). Esto será posible gracias tanto a las economías de escala como al empleo de celdas LFP (litio-ferrofosfato).

Mientras que el e-up! se ensambla en Bratislava (Eslovaquia), el ID.2 se hará en Landaben (Navarra). Sus baterías procederán de Sagunto (Valencia). Se espera que más adelante Volkswagen también lance un utilitario algo más pequeño que el ID.2, el ID.1, el cual en un principio se fabricará en Martorell (Barcelona) junto con el CUPRA Raval.

Fuente | Automobilwoche

Compártelo: