El futuro sedán a hidrógeno Hopium Machina Vision muestra su interior

Algo se han tomado los de Hopium, pretendiendo vender berlinas de pila de combustible de hidrógeno y para un segmento de lujo. Bueno, considerando que hablamos de un fabricante francés, empieza a cobrar sentido, ya que la infraestructura de repostaje de hidrógeno empieza a ser relevante, medio centenar de localizaciones. El Hopium Machina Vision se desvelará por completo en el Salón de París.

Mientras llega ese momento, entre el 17 y el 23 de octubre, Hopium nos ha facilitado imágenes del interior. El nombre del modelo viene de la visión del fabricante entre lo que es la interacción entre el hombre y la máquina -técnicamente hablando, se relacionan mediante una interfaz-. De pilar A a pilar A el Machina Vision abraza el habitáculo con una pantalla que hace las veces de «paisaje» de información.

En función de los gustos de los ocupantes, puede tener una representación completa o minimizada. La consola se describe como «háptica» por Hopium, y de acuerdo al fabricante «ofrece una nueva conexión sensorial con la interfaz». No explican el motivo. En la parte trasera garantizan que habrá «espacio interior sin concesiones» y una «vista del cielo sin igual» a través de un techo panorámico.

Si este modelo acaba llegando finalmente al mercado, es que prácticamente no va a tener competencia, porque solo está el Toyota Mirai y la respuesta que dé Lexus al segmento de las berlinas con esta tecnología. Al tener un planteamiento de gama alta y una producción pequeña, el precio será elevado, por lo que el sobrecoste tecnológico de la pila de combustible quedará camuflado.

De momento sabemos que los materiales empleados en su construcción «se han obtenido de Europa» para reducir la huella medioambiental. De momento sabemos que promete una potencia de 500 CV, pudiendo alcanzar los 230 km/h y 1.000 km de autonomía (a ritmo legal, entiéndase) con una parada de solo 3 minutos.

Un enorme tanque de hidrógeno atraviesa el vehículo longitudinalmente por el centro, de ahí las curiosas formas del interior. Es un cuatro plazas puro, no se puede poner nadie en el centro. La distribución recuerda mucho al Opel Ampera/Chevrolet Volt, con sus voluminosas baterías en forma de T (aunque solo eran 16 kWh).

En este modelo el motivo en forma de T se puede percibir tanto en el eje longitudinal como en altura, como bien ilustra esta imagen. En vez de tener un pantallón de formas más bien rectangulares o con proporción de teléfono móvil, está repartida de lado a lado. Es un planteamiento en parte audaz. Botones vemos pocos, pero aparentemente suficientes.

Próximamente ampliaremos esta información.

Compártelo: