Presentan un kit de conversión de camiones diésel con una pila de combustible de hidrógeno y 500 km de autonomía

Los elevados precios de los carburantes, que parece que han llegado para quedarse, está provocando que cada vez más empresas del sector de la logística busquen alternativas que les permita reducir su factura energética. Pero la electrificación del transporte pesado con camiones o autobuses no es fácil. Pero para hacerlo algo más accesible, la alemana Clean Logistics ha desarrollado un kit que permite convertir modelos diésel en eléctricos con 500 km de autonomía, y capaces de repostar en 15 minutos.

El kit cuenta con un tren motriz formado por dos motores de 120 kW cada uno, que le proporciona una potencia de 240 kW (327 CV) y un par máximo en rueda de 17.000 Nm. Estos se alimentan de un depósito de hidrógeno a 350 bares con 40 kilos, que le permiten recorrer según el fabricante más de 500 kilómetros.

La compañía incluso ha querido demostrar las capacidades dinámicas de su sistema de propulsión enfrentando en un circuito a un camión dotado del conjunto eléctrico frente a uno diésel en un test de aceleración en una serie de 6 carreras de resistencia, y donde el modelo eléctrico logró fácilmente la victoria en todas y cada una de las series. Incluyendo aquella en la que se enfrentaban los vehículos con su remolque a plena carga. Una prueba que podéis ver en el siguiente vídeo.

Entre las ventajas de esta tecnología es su velocidad para recuperar la autonomía. Y es que el fabricante indica que en apenas 15 minutos podrá regresar a la carretera.

Lo mejor de todo es que no hablamos de un proyecto demostrativo o de futuro, y la empresa ya trabaja en preparar su línea de producción de 10.000 metros cuadrados que se situará en la localidad alemana de Winsen. de donde esperan sacar adelante 450 kits cada año para 2023.

Estos kits podrán colocarse tanto en camiones de 40 toneladas, como también para transformar autobuses diésel en eléctricos, y como vemos, capaces de acceder a una elevada autonomía y lograr unos tiempos de repostaje similares a los modelos con motor de combustión.

Una alternativa diferente que permite aprovechar la parte no mecánica del camión, y electrificarlo sin tener que volver a fabricar desde cero todo el conjunto. Un aspecto que debería elevar su nivel de reducción de emisiones, y también el coste del conjunto.

Fuente | Cleanlogistics

Compártelo: