¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

A pesar de las críticas de los ecologistas, Alemania «desperdiciará» su hidrógeno verde en calefacciones y automóviles

Alemania ha aprobado su nueva estrategia nacional de hidrógeno, la cual recoge las pautas para escalar su producción en los próximos años y expandir la infraestructura necesaria para su adopción. Las autoridades consideran que el hidrógeno será clave para lograr su objetivo de ser un país climáticamente neutro en 2045, por lo que potenciarán su uso en sectores estratégicos.

Durante mucho tiempo, Alemania ha sido muy dependiente del gas extranjero, una situación que quiere remediar elevando su objetivo de capacidad de electrólisis propia a como mínimo 10 GW para 2030; es decir, el doble de lo previsto en el anterior plan de 2020. Se espera que este mismo año se dé luz verde a las ayudas estatales para desplegar unos 2,5 GW en proyectos de electrolisis.

Se prevé que un 50-70% de la demanda nacional de hidrógeno sea cubierta mediante importaciones. «Una oferta interna que satisfaga la demanda no tendría sentido económico ni serviría a los procesos de transformación resultantes de la transición energética en su conjunto».

Aunque la nueva estrategia permite el uso de hidrógeno producido a través de fuentes de bajas emisiones, los subsidios públicos se reservarán al hidrógeno verde (renovable). También se contempla el desarrollo de una red de tuberías de 1.800 km para su transporte entre 2027 y 2028. Parte de la financiación se llevará a cabo con fondos europeos.

BMW iX5 Hydrogen

El Partido Democrático Libre impone su visión al resto del gobierno alemán

El ministerio de economía y clima, liderado por los Verdes, quería restringir el uso de hidrógeno verde a la industria, las plantas de respaldo, el transporte marítimo, la aviación y el transporte pesado por carretera (camiones). Sin embargo, el ministerio de transporte, controlado por el FDP (Partido Democrático Libre), ha forzado a que también se incluya su uso en calefacciones y transporte ligero.

Esta medida ha sido muy criticada, ya que la electrificación directa es una solución energéticamente más eficiente para sistemas de calefacción y automóviles. El FDP ha insistido no sólo en el uso de pilas de combustible, sino también de combustibles sintéticos (producidos a partir de hidrógeno y dióxido de carbono recapturado) en motores de combustión interna.

Recordemos que este partido fue el que hace unos meses impuso a la Unión Europea una exención a los e-fuels en su norma para prohibir la venta de automóviles térmicos nuevos a partir de 2035. Muchos expertos no han dudado en criticar dicha postura, pues el suministro de hidrógeno verde en los próximos años será demasiado limitado como para desperdiciarlo en sectores en los que es mucho más lógico apostar por la electrificación.

Fuente | Reuters

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame