¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Rimac cree que el rechazo al coche eléctrico es culpa de los legisladores que tratan de imponerlo

Rimac saltó a la fama hace unos años gracias al hiperdeportivo eléctrico Concept_One, ya que cuando salió al mercado en 2015, era un vehículo prácticamente único en su especie. Sin embargo, el fabricante podría apartarse de los eléctricos a baterías en el futuro, puesto que su reemplazo, el Nevera, no ha logrado cumplir con las expectativas.

La firma croata todavía no ha sido capaz de vender las 150 unidades que compondrán la limitadísima tirada del modelo, algo que Mate Rimac, CEO de la compañía, atribuye a una disminución en la demanda de coches eléctricos de gama alta. Durante una conferencia en Londres, el fundador de la marca ha culpado de ello a las autoridades que tratan de «imponer» la movilidad eléctrica.

«Comenzamos a desarrollar el Nevera en 2016/2017, cuando lo eléctrico estaba de moda. Los legisladores y algunos fabricantes lo fuerzan tanto que la narrativa ha cambiado. Nos están presionando con cosas que no queremos, por lo que la gente siente un poco de rechazo. Estoy en contra de ello. Creo que todo tiene que basarse en el mérito. Por eso el producto tiene que ser mejor.

En aquel momento pensábamos que los automóviles eléctricos serían geniales en unos años: los mejores coches, o con el mayor rendimiento, etc. Ahora nos damos cuenta de que a medida que la electrificación se está generalizando, las personas en el extremo superior del sector quieren diferenciarse«.

Rimac Nevera

Rimac quiere reinventar los combustibles líquidos

Rimac compara este fenómeno con los relojes analógicos de lujo: si bien un Apple Watch ofrece numerosas funciones y unos niveles de precisión inalcanzables para un reloj clásico, nadie pagaría 200.000 dólares por él. Del mismo modo, cree que los clientes más acaudalados buscarán distinguirse del resto mediante automóviles más «analógicos».

Esta es la misma filosofía que seguirá Bugatti, en la que Rimac tiene una participación del 55% (el 45% restante está en manos de Porsche, que a su vez es el principal accionista de Rimac). El sucesor del Chiron empleará un motor V16 de nuevo desarrollo, y aunque todo apunta a que estará hibridado, por el momento no hay planes para lanzar un modelo 100% eléctrico.

La empresa se encuentra investigando soluciones alternativas tanto a las baterías como a los motores de combustión interna; por ejemplo, el próximo hiperdeportivo de Rimac podría utilizar una tecnología de nanotubos con combustibles líquidos como GLP, hidrógeno o diésel para generar electricidad. «Creo que existe un nicho para hacer cosas que no se pueden hacer con un motor de combustión. No se trata de ser eléctrico, se trata de hacer cosas que otros automóviles no pueden hacer y brindar una experiencia única. Rimac no es exclusivamente eléctrica, hace lo que es más emocionante en cada momento».

Fuente | Autocar

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame