¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Elon Musk desvió procesadores de Nvidia destinados a Tesla a dos compañías suyas

Elon Musk desvía procesadores de Nvidia destinados a Tesla a sus otras empresas

Hace unas horas, el canal CNBC desveló que fuentes internas de Nvidia habían indicado que Elon Musk desvió miles de procesadores destinados inicialmente a Tesla a dos de sus compañías, la red social X y la empresa de inteligencia artificial xAI. Algo que el propio Musk ha confirmado hace unas horas.

Durante la presentación de resultados del primer trimestre de Tesla el pasado mes de abril, Musk anunció que la compañía aumentaría el número de chips H100 activos de Nvidia, el chip de inteligencia artificial más avanzado de la empresa, de 35,000 a 85,000 unidades para finales de año. Además, mencionó una inversión de 10.000 millones de dólares en IA para el año, lo que se interpretó como un movimiento ambicioso para mejorar las capacidades de los coches de Tesla en la conducción autónoma, pero también  el desarrollo de robots.

No obstante, correos electrónicos internos de Nvidia, revelados por la CNBC, sugieren una realidad diferente. Los emais de altos directivos de Nvidia indicaron que Musk presentó a sus accionistas una imagen exagerada de las compras de Tesla. Además, revelaron que una gran cantidad de procesadores reservados para Tesla fueron desviados a la red social X, lo que probablemente retrasará varios meses la recepción de más de 500 millones de dólares en unidades de procesamiento gráfico.

El impacto inmediato de esta noticia fue una ligera caída en las acciones de Tesla, que bajaron hasta un 1%. El retraso en la recepción de las GPUs podría afectar significativamente el cronograma de Tesla para configurar los superordenadores necesarios para sus proyectos de IA. Estos superordenadores son esenciales para el desarrollo de tecnologías avanzadas como los coches autónomos y los robots humanoides, que Musk ha vendido en repetidas ocasiones como el futuro de la marca.

Además, la decisión de desviar los procesadores de IA a X podría aumentar las preocupaciones sobre la capacidad de Musk para manejar múltiples empresas simultáneamente. Tesla, a pesar de ser la fuente principal de la riqueza de Musk, podría estar recibiendo menos atención en comparación con sus otras empresas como SpaceX, Neuralink, The Boring Company, X o iAI. Esto plantea dudas sobre si Musk puede cumplir con sus obligaciones hacia Tesla mientras gestiona una cartera de empresas que también requieren una considerable cantidad de su tiempo, recursos y capital.

Por su parte, el propio Elon Musk ha publicado una respuesta en la que ha indicado que «Tesla no tenía dónde enviar los chips Nvidia para conectarlos, por lo que simplemente se habrían guardado en un almacén.«

Además, ha indicado que la expansión de la fábrica de Texas está casi completada, y ahí se habilitará espacio suficiente como para instalar hasta 50.000 unidades del procesador H100 que se dedicarán a entrenar y desarrollar el sistema de conducción autónoma de Tesla.

Prioridades de Musk

El desvío de los chips de IA a X también refleja las prioridades actuales de Musk. En una publicación en X en noviembre, Musk escribió que los inversores de X Corp poseerán el 25% de su nueva empresa de inteligencia artificial, xAI. Además, xAI utiliza capacidad en los centros de datos de X para llevar a cabo parte de su entrenamiento e inferencia para los modelos de lenguaje que respaldan su chatbot Grok, lo que muestra una interconexión más que evidente entre X y xAI.

Musk ha presentado a Grok, originalmente llamado Truth GPT, como un chatbot políticamente incorrecto con una «vena rebelde» y un competidor potencial de ChatGPT de OpenAI y otros servicios de IA generativa. La integración de xAI con X sugiere que Musk está buscando crear sinergias entre sus diversas empresas, aunque esto podría ser a expensas de Tesla.

Preocupaciones de los accionistas de Tesla

Mientras Musk maneja sus múltiples empresas, los accionistas de Tesla empiezan a preocuparse. La compañía está enfrentando una disminución importante en las ventas, en parte debido a que su principal fuente de ventas, el Model Y, encara su final de ciclo después de cuatro años a la venta sin apenas cambios, que se suma a la creciente competencia, principalmente en el mercado chino.

Además, la reputación de Tesla en los Estados Unidos ha sufrido, y según la encuesta de la consultora Axios Harris Poll 100, gran parte de la caída de la imagen se debe a las «payasadas» y «arrebatos políticos» de Musk.

En conclusión, la decisión de Elon Musk de priorizar los procesadores de IA para X sobre Tesla plantea serias preguntas sobre sus prioridades y su capacidad para gestionar múltiples empresas de forma eficaz, y sin conflictos de intereses entre ellas.

Opinión

Una nueva noticia que avala a los que creen que Elon Musk no debería recibir la bonificación de 55.000 millones de dólares que ha aprobado el consejo en 2018, y que ha sido paralizado por los tribunales. Una compensación que parecía sería finalmente aprobada en la junta de accionistas de la próxima semana, pero que ahora queda en el aire después de estas informaciones que sin duda no benefician en nada a un Musk que como recordamos, hace unos días amenazó al propio consejo de llevarse los avances en IA de Tesla a sus otras compañías si no recibía este paquete accionarial.

Un Elon Musk que está polarizando la imagen de Tesla por su activa presencia en la red social X (Twitter) con comentarios políticos que no ayudan a la recuperación de las ventas de la marca que atraviesan un periodo de bajada, como buena parte del resto de marcas, pero que puede convertirse en una losa más difícil de superar con estas informaciones.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame