¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Ford contrata a ingenieros de Apple y Tesla para desarrollar su nueva plataforma eléctrica asequible

Jim Farley, CEO de Ford, anunció recientemente un importante cambio en los planes de electrificación del fabricante estadounidense. Tras haberse centrado inicialmente en modelos costosos como el crossover Mustang Mach-E o la pick-up F-150 Lightning, en los próximos años la compañía apostará por los coches eléctricos asequibles.

Siguiendo la estela del éxito logrado a principios del siglo pasado por Henry Ford con el Model T, la firma del óvalo azul quiere crear coches eléctricos asequibles para la mayoría de estadounidenses, sin comprometer con ello la rentabilidad. ¿Su objetivo? Plantar cara a líderes del sector como el grupo BYD.

El directivo asegura que la próxima generación de coches eléctricos de Ford resultará competitiva frente a las marcas chinas, a las que considera a la cabeza de la industria en materia de electrificación. Recordemos que la actual generación de modelos de Ford está compuesta por los Explorer y Mustang Mach-E, así como por los inminentes Puma Gen-E y Capri.

Hace unas semanas, Farley reveló que un equipo separado de la estructura principal de la empresa llevaba dos años trabajando bajo el más absoluto de los secretos en una nueva plataforma eléctrica de bajo coste que posibilitará el lanzamiento de vehículos con un precio objetivo de 25.000 dólares, la cifra mágica que también quieren alcanzar General Motors, Stellantis y Tesla.

Ford Capri

Ford lanzará coches eléctricos más pequeños a medio plazo

La inédita arquitectura está siendo desarrollada por «algunos de los mejores ingenieros de vehículos eléctricos del mundo», puesto que el equipo está «lleno de gente [procedente] de Tesla y Apple». El ejecutivo destaca que «están diseñando […] un producto diferente con un coste distinto, una batería mucho más pequeña y una nueva química».

Todo apunta a que Ford desechará las baterías NCM (níquel, cobalto, manganeso) en favor de las cada vez más populares LFP (litio-ferrofosfato), aunque todavía no hay confirmación oficial. Para lograr un coste competitivo, está trabajando estrechamente con CATL, el mayor fabricante de celdas para automóviles eléctricos del mundo.

Martin Sander, jefe de Ford en Europa, señaló durante una reciente entrevista que la marca no descarta lanzar coches eléctricos más pequeños en el futuro, lo que abriría la puerta al regreso de los Fiesta y Focus. Sin embargo, a corto plazo su gama seguirá estando compuesta mayoritariamente por SUV, ya que se trata de un formato de carrocería con una elevadísima demanda tanto en el viejo continente como en Norteamérica.

Fuente | Electrek

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame