¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

¿Están cumpliendo los países con sus promesas de energías renovables? Lo creas o no, China es el ejemplo a seguir

Casi 200 países se reunieron hace escasos meses para refrendar sus objetivos marcados en el 2015 con el Acuerdo de París. En este último tratado internacional se establecieron unas líneas para limitar el calentamiento global a 1,5ºC, y el año pasado se revisaron los compromisos colectivos durante la cumbre climática COP28 en Dubai. Uno de los principales puntos fue el objetivo de triplicar la capacidad mundial de energías renovables para finales de la presente década.

Ahora, a menos de 6 años vista de la fecha, todo apunta a que se podrían cumplir con los objetivos, según el último informe de la Agencia Internacional de Energía «COP28 Triplicando el compromiso de capacidad renovable: seguimiento de las ambiciones de los países e identificación de políticas para cerrar la brecha». Según este documento, los gobiernos están implementando energías renovables a un ritmo récord.

Por poner un ejemplo, en 2023 se añadieron 560 GW de capacidad extra, lo que supuso un aumento interanual de récord del 64% respecto al 2022. Y como vamos a ir comentando a continuación, China está jugando un papel fundamental. Lejos queda esa imagen que teníamos del gigante chino de país extremadamente contaminante y de sus ciudades invadidas por el aire sucio de su tráfico rodado. Al menos, el país lleva ya varias décadas apostando por los coches eléctricos, la producción de baterías y también por las energías renovables.

«El último año de crecimiento récord pone al alcance del objetivo de triplicar y debería dar a los líderes la confianza para mejorar aún más sus objetivos. Las NDC actuales no representan con precisión la ambición real de los países y se necesitarán más para compensar la brecha hasta triplicarla. La próxima ronda de NDC actualizadas brinda una gran oportunidad para solidificar y, lo que es más importante, aumentar las ambiciones existentes de capacidad renovable para 2030 para alcanzar el objetivo global de triplicar», asegura la analista de energía global Dra. Katye Altieri.

Sin embargo, el informe de la AIE también revela que pocos países están estableciendo objetivos específicos de cara al 2030. En este sentido, conviene recordar las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) que se establecieron en el Acuerdo de París y que marcaban las promesas y trabajos de cada país por separado. De las 194 NDC presentadas, tan solo 14 incluyen objetivos explícitos para alcanzar los objetivos de energías renovables para el final de la década, según la AIE.

Si tomamos estos compromisos oficiales de NDC, tan solo llegaríamos a 1.300 GW de capacidad total, apenas el 12% de lo que se está pidiendo con triplicar la cifra para el 2030. Aun así, analizando país por país, hasta un total de 150, la AIE ya cuenta con las «ambiciones internas» de los gobiernos para llegar a casi 8.000 GW de capacidad de energía renovable instalada global para el 2030.

Según este análisis, casi 50 países están ya camino de alcanzar o incluso superar sus planes actuales. Y aquí es donde entra en juego China, cuyo objetivo de 1.200 GW de capacidad solar y eólica para el 2030 podría superarse ya este mismo año, abarcando el 90% de toda la capacidad renovable de las NDC. El objetivo, como decíamos, es triplicar la capacidad renovable global, que se correspondería con los 11.000 GW.

Para ello se tienen que superar todavía varios desafíos: los largos tiempos de espera para obtener los permisos para llevar a cabo los proyectos, realizar una inversión más adecuada en la infraestructura de la red, reducir los costos de funcionamiento y la integración más rápida y rentable de energías renovables variables.

Estos son los materiales clave para el coche eléctrico y las energías renovables

A día de hoy, la reducción de costes del 40% en la energía solar y eólica ha permitido que, a día de hoy, la capacidad renovable agregada en todo el mundo cada año se vaya triplicando desde que se firmó el Acuerdo de París en 2015. «Este informe deja claro que el objetivo de triplicar es ambicioso pero alcanzable, aunque sólo si los gobiernos convierten rápidamente las promesas en planes de acción», remata el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.

Fuente | Electrek

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame