La autonomía real del BMW i3

bmw-i3-prueba

Este fin de semana hemos tenido la oportunidad de probar con un poco más de tranquilidad el BMW i3. Un par de días donde hemos disfrutado de uno de los coches eléctricos más llamativos del momento. Esto sobre todo lo decimos a nivel visual, ya que hemos recordado la prueba con el Renault Twizy, cuando todo el mundo se nos quedaba mirando.

El i3 no rompe cuellos como el Twizy, pero su diseño moderno y diferente si llama la atención. Incluso alguna persona  que parece no conocer el coche, comenta que por el diseño, debe ser eléctrico. Por lo tanto, a nivel visual te puede o no gustar, lo que si está claro es que el objetivo de no pasar desapercibido parece cumplido.

Impresiones del coche

bmw-i3-prueba-8
Recargas a 22 kW en el concesionario BMW, gratuitas y 24 horas accesible

 

Como era de esperar, la aceleración es tal vez su punto más destacable. Desde cero te deja pegado al asiento y sólo el estricto control de tracción evita que el tren trasero «adelante» al delantero en las curvas más cerradas. Pero si la aceleración es sorprendente para un pequeño de apenas 4 metros, las recuperaciones son adictivas. Adelantar con el i3 es pan comido, incluso en cuestas pronunciadas. El paso desde 80 a 120 km/h te vuelve a dejar pegado al asiento, y según «algunos testimonios de pruebas fuera de España», el i3 llega a los 150 km/h de su máximo en pocos segundos.

[blocktext align=»left»]En Barcelona hemos tenido hace unas semanas una toma de contacto[/blocktext]Hay que destacar el sistema de conducción con un pié. Cuando soltamos el acelerador entra en funcionamiento un sistema de frenada regenerativa que llega a detener el coche completamente.

Esto nos permite en la práctica poder conducir sólo con el pedal del acelerador, echando mano del freno sólo en contadas ocasiones. Se trata de un sistema al que uno necesita acostumbrarse, pero con el paso de los kilómetros la sensación ha ido de, «que cosa más rara» hasta el «que cosa más cómoda».

bmw-i3-prueba-7

Otro aspecto que me ha gustado es que para acceder a la tapa de carga, no es necesario pulsar ningún botón. Cuando desbloqueamos las cerraduras, se desbloquea esta también. Esto nos evitará tener que volver al interior si nos hemos olvidado de presionar el botón.

Entre los puntos menos buenos del i3, podemos destacar el sistema de pantallas y el control de los menús con la rueda. El cliente de BMW se encontrará con el sistema del resto de la gama. Pero el resto nos encontramos con un sistema algo confuso y poco intuitivo. Acciones que se podrían completar con dos pulsaciones en la pantalla, nos obligan a bucear en los menús. El mejor ejemplo es la insercción de una dirección GPS, unos segundos en una pantalla táctil, varios minutos en este.

Capítulo aparte merece el sistema de apertura del maletero delantero. Es digno de estudio que un coche de más de 35.000 euros solucione esto con un cable que sale de un pequeño agujero en el plástico del interior. No encontraremos la clásica palanca. La buena notica es que desde el propio mando podremos abrir el hueco delantero, sin necesidad de quedar en ridículo delante de nuestros amigos tirando del dichoso cable.

Autonomía real del BMW i3

bmw-i3-prueba-9

Pero la aceleración y el coche es algo que ya conocíamos. Evidentemente una cosa es decirlo, y otra sentirlo. Lo que a nosotros nos interesa es la autonomía real del BMW i3. Ya sabemos que bajo el ciclo NEDC el i3 promedia 190 kilómetros, una cifra que como es habitual, habrán logrado cuesta abajo y sin motor.

Hemos sometido al i3 a un recorrido de 43 kilómetros que incluye:

 

[preformated]11 kilómetros por ciclo urbano

21.6 por zonas interurbanas

10.5 por autovía[/preformated]

 

En cada una de ellas hemos respetado los límites de velocidad pertinentes, y hemos circulado en modo normal (Confort) con el climatizador puesto.

Al finalizar el recorrido hemos logrado los siguientes resultados:

 

[preformated]Recorrido: 43 kilómetros

Duración: 49 minutos

Velocidad media: 54.5 km/h

Consumo medio: 13.9 kWh cada 100km[/preformated]

 

bmw-i3-prueba-5

Como vemos, el consumo ha sido bastante bueno para unas condiciones reales y bastante duras para un coche eléctrico. Un recorrido sin apenas zonas llanas. Esto nos indica que los 18 kWh de la batería del i3 nos deben proporcionar una autonomía de unos 130 kilómetros con cada carga. Una cifra que bajará de forma dramática si realizamos una conducción agresiva, pero también podremos incrementar si echamos mano del programa ECOpro+, que reduce al mínimo al consumo.

[blocktext align=»left»]El Nissan LEAF en el mismo recorrido ha logrado una media de 18 kWh cada 100km.[/blocktext]La conclusión es que el i3 es un modelo eficiente. Pero en esta ocasión puede ser un aspecto secundario, ya que el principal argumento del i3 es su tremendo dinamismo. La combinación es explosiva. Un motor de 170 CV, un cuerpo de 1.195 kilos, y un centro de gravedad bajo, dan como resultado un coche que se pega a la carretera y que te arranca una sonrisa al conducirlo.

bmw-i3-prueba-4
No, por desgracia no podemos recargar en una toma CHAdeMO…el único formato de recarga rápida de la zona

 

Pero si somos capaces de resistir la tentación del acelerador, podemos lograr consumos muy cercanos a los 10 kWh cada 100 kilómetros, como el comercial de BMW, que en una excursión a la costa ha promediado apenas 9 kWh cada 100 km en un trayecto de ida y vuelta.

Como nota personal, después de probar el coche, los «desde 35.500 euros» ya no me parece tanto dinero como me parecían antes de probarlo. Como segundo coche en una vivienda es una buena solución, siempre y cuando no necesitemos llevar grandes bultos, ya que la poca capacidad el maletero lo impedirá. Un coche que nos permite disfrutar de sensaciones deportivas, pero también alcanzar un nivel de eficiencia que le lleva a consumir apenas 2 euros de electricidad cada 100 kilómetros.

Una de las principales pegas es que a corto plazo no podremos realizar recargas rápidas. El modelo de prueba ni siquiera contaba con el cargador CCS opcional. Una pega frente a una competencia que cuenta con una infraestructura de recarga rápida cada vez más extensa y que puede ser un punto en contra el i3. Por lo menos si que incluye de serie el cable de recarga ocasional, para una toma schuko.

 

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame