¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Opinión: Las prisas por lanzar el Chevrolet Bolt podrían ser un intento por frenar a Tesla

chevrolet-bolt-2016-video-aa1bdd-0@1x

Como todos sabréis, este mes se ha presentado en el CES de Las Vegas el Chevrolet Bolt. El primer coche que podríamos llamar de segunda generación, capaz de recorrer más de 300 kilómetros con cada carga y hacerlo además con un precio de 30.000 dólares después de ayudas.

Hasta aquí nada nuevo. Nada que nos hayamos escuchado de casi todos los fabricantes. «Algún día lanzaremos un coche que será la bomba«…pero todos con fechas para 2017, o 2018…y más allá. Pero el Chevrolet Bolt no comparte estos plazos, y si nada lo impide a finales de este mismo año comenzarán las primeras entregas.

Esto podría ser uno o incluso dos años antes que la competencia. Una apuesta muy agresiva por parte de General Motors que podría invertir una ingente cantidad de dinero y recursos en adelantarse al resto.

El Chevrolet Bolt y la economía de escala

chevrolet-bolt-bateria-2

El Bolt como recordamos saldrá al mercado con una batería de 60 kWh. Esto supone una capacidad que supone multiplicar por dos la que trae el nuevo Nissan LEAF. Algo que al menos de momento no vendrá acompañado por un incremento drástico de la producción de dichas baterías. GM espera lograr entregar 50.000 unidades el primer año. Prácticamente las mismas que ha logrado el pasado año el LEAF en todo el mundo, con la diferencia de que General Motors tendrá que comprar las baterías a LG, y Nissan cuenta con producción propia.

Esto nos indica que el Bolt no vendrá acompañado por una economía de escala especialmente elevada. Esto significa que los costes de fabricar esa batería no serán ni mucho menos los mismos que hacer un pack de 30 kWh. A esto añadimos un coste del vehículo que antes de ayudas se sitúa apenas 5.000 dólares más que el LEAF equivalente en equipamiento. Poco margen para afrontar la fabricación de una batería con el doble de capacidad.

El resultado es que General Motors podría perder una importante cantidad de dinero en la primera generación del Bolt. Al menos hasta que logre una producción más elevada que rebaje los costes de fabricación. Algo que podría necesitar dos o tres años.

Esto nos lleva a pensar que el Chevrolet Bolt es una apuesta por intentar reducir el impacto que tendrá la llegada del Tesla Model III al mercado. La dinámica de sus predecesores no es muy halagüeña para el gigante de Detroit, por lo que han querido adelantar acontecimiento y lanzar un coche competitivo para restar ventas a Tesla.

¿Lo lograrán?. Pues como hemos comentado hace unos días, todo dependerá de la propia Tesla. Si el Model III no cumple con las elevadas expectativas, o sufre algún retraso en su fabricación, los clientes tendrán una alternativa. En caso contrario, que Tesla cumpla con todo lo esperado, el tiro podría salirle por la culata a General Motors, que se podría ver con un coche eléctrico carísimo de fabricar, y que tendrá unas ventas modestas con el resultado de unos números muy rojos en el balance.

Participa

¿Quieres publicar tu propio artículo de opinión? Mándanos un mail a nuestro correo ([email protected]orococheselectricos.com) y podrás dar tu opinión sobre cualquier tema relacionado con la movilidad eléctrica.

Relacionadas | Más detalles del Chevrolet Bolt. Batería de 60 kWh, motor de 150 kW, menos de 7 segundos hasta los 100 km/h

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame