Según un estudio, el impacto en las redes eléctricas de una flota 100% de coches eléctricos se ha exagerado

Seguro que muchos de vosotros habéis estado en una conversación sobre coches eléctricos, donde ha salido a la luz la predicción de algunos de que una implantación masiva supondría un colapso de la red eléctrica. Algo que no tienen ninguna base científica y que ha sido rebatido en muchas ocasiones.

Pero como nunca sobra, ahora hay un nuevo estudio que pone sobre la mesa que el coche eléctrico no es una amenaza para las redes de distribución de electricidad. Un informe que llega desde el equipo de análisis de Cambridge Econometrics.

Un estudio indica el impacto que tendrá la adopción masiva de coches eléctricos en las redes eléctricas

Según esta empresa, si un país como Reino Unido lograse cumplir con el objetivo de unas ventas al 100% de coches eléctricos para 2040, esto sólo supondría un incremento del 10% de la demanda de electricidad. Algo que para los expertos de Cambridge, indica que muchos de los estudios más pesimistas han exagerado.

Es más, según el informe Reino Unido podría realizar la transición hacia unas ventas al 100% protagonizadas por coches eléctricos diez años antes, en 2030. Algo que permitiría además lograr un ahorro de emisiones adicionales estimadas en 156 millones de toneladas de CO2 para 2050.

También añaden que los temores sobre la capacidad de la red eléctrica para hacer frente a la subida de la demanda estaban fuera de lugar. Además muchas veces se ha comparado la eficiencia de estos con los dotados de un motor de combustión, cuando la realidad es que los eléctricos son significativamente más eficientes para convertir esa energía en movimiento.

Pero el estudio indica que también habrá retos a superar. Uno de ellos será la gestión de los picos de demanda. Lo normal es que los conductores opten por enchufar sus coches al llegar a casa después del trabajo. Algo para lo que habrá que aplicar sistemas de recarga inteligente. Una tecnología que permitirá amortiguar el impacto de los picos de demanda, y también maximizar la eficiencia de todo el sistema.

Para los expertos de Cambridge Econometrics, las señales son más que claras. Los anuncios de Francia y Reino Unido de prohibir las ventas de coches con motor de combustión en 2040 tendrá una gran repercusión ya que entre ambos ocupan el 35% de las ventas de coches en Europa. Y además Alemania parece caminar en la misma dirección

Para Phil Summerton, director general de Cambridge, Esto supone un aviso para los inversores de que el mercado requiere sistemas de propulsión eléctricos. Independientemente de las políticas, la inversión en motores y baterías debería estar en el corazón de las estrategias de los fabricantes.

Relacionadas

Vía | Fleetworld

 

Compártelo: