El gobierno de Reino Unido lanza un ambicioso plan para la implantación del coche eléctrico

El gobierno de Reino Unido ha confirmado sus intenciones de que al menos la mitad de los coches que se vendan en el país para el año 2030 sean de emisiones ultra bajas, así como de invertir en tecnología para convertirse en una de las regiones más punteras de esta industria a nivel mundial. Las propuestas se engloban en el plan Road to Zero, enfocado a la adopción masiva del coche eléctrico, la disminución de emisiones contaminantes y la expansión de una red de carga nacional.

Según esta estrategia, Reino Unido prohibirá la venta de coches nuevos de gasolina y diésel en el año 2040. El plan Road to Zero es neutral a nivel tecnológico y no priorizará ninguna tecnología sobre otra, por lo que se fomentarán los híbridos, los eléctricos a baterías y la pila de combustible de hidrógeno. El gobierno ya se ha comprometido a invertir 1.500 millones de libras en vehículos de emisiones ultra bajas para el año 2020.

Estas son las principales medidas de la estrategia Road to Zero:

  • Impulsar la instalación de puntos de carga en los garajes de casas de nueva construcción, así como la adopción de farolas dotadas de puntos de carga.
  • El lanzamiento de un Fondo de Inversión de Infraestructura de Carga de 400 millones de libras para ayudar a desplegar la infraestructura de recarga, ayudando tanto a empresas ya establecidas como a aquellas de nueva creación enfocadas al suministro de soluciones de carga para coches eléctricos.
  • La creación de un programa de 40 millones de libras para desarrollar y probar tecnologías de carga inalámbrica de bajo coste.
  • Proporcionar hasta 500 libras a todos los propietarios de vehículos eléctricos para que puedan poner un punto de carga en su domicilio a través del Plan de Cobro de Electricidad de Vehículos Eléctricos. También habrá un aumento en la cuantía de las subvenciones dedicadas a que los lugares de trabajo instalen puntos de carga para que los empleados puedan cargar su coche mientras desempeñan sus labores profesionales.
  • Extender las ayudas a la compra de coches eléctricos ya disponibles hasta al menos el año 2020, lo que servirá para que los coches eléctricos sean significativamente más baratos y por lo tanto más competitivos.
  • El lanzamiento de un grupo de trabajo gubernamental enfocado a trabajar de forma unitaria con la industria energética y automovilística, para con ello poder planificar el aumento en la demanda de infraestructura de recarga como consecuencia del aumento en el uso del coche eléctrico que se vivirá en los próximos años.

Fuente | gov.uk

Compártelo: