Volkswagen Volkswagen
Hyunday Hyunday
¿Lograrán los fabricantes tradicionales imponerse a las nuevas marcas en el mercado del coche eléctrico? | forococheselectricos

¿Lograrán los fabricantes tradicionales imponerse a las nuevas marcas en el mercado del coche eléctrico?


Actualmente, Tesla es la marca que más coches eléctricos vende en todo el mundo, en parte gracias al enorme éxito del que está gozando el Model 3, su modelo más económico (aunque por el momento no se vende la versión de acceso Standard, sino la más costosa Long Range). Así, la marca californiana ha adelantado a fabricantes ya asentados desde hace décadas, como Nissan, General Motors, BMW o Volkswagen.

Advertisement Advertisement

Además, Tesla no es la única marca dedicada al desarrollo y la fabricación de coches eléctricos que ha surgido en los últimos años. Así, de un tiempo a esta parte son numerosas las empresas (de origen chino la mayoría) que buscan introducirse en el hasta ahora inexpugnable mercado automovilístico mundial gracias al impulso del coche eléctrico. Podemos destacar entre otras a NIO, BYTON, Faraday Future, Lucid, Fisker

Los fabricantes tradicionales por su parte se están moviendo en muchos casos con mayor lentitud que estas nuevas y ágiles startups, algo por otra parte lógico teniendo en cuenta el enorme tamaño de estas corporaciones. Sin embargo, algunas como la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi llevan apostando una década por el coche eléctrico, y parten con ventaja respecto a otras como Toyota o Volkswagen en aspectos como la amortización o los costes de la tecnología.

Entre 2018 y 2021 asistiremos a la llegada de los primeros coches eléctricos de la inmensa mayoría de marcas del mercado, desde gigantes como Toyota hasta marcas más minoritarias como Subaru, Mazda o incluso Maserati. Sin embargo, algunas de las propuestas que van saliendo se quedan a medio gas, como es el caso del Mercedes-Benz EQC.

El modelo alemán ha decepcionado tanto a los medios como a numerosos internautas por lo conservador de su propuesta: con una batería de 80 kWh de capacidad, el SUV del segmento D logra una autonomía de 450 km bajo el poco realista ciclo de homologación NEDC. En condiciones reales, esto equivaldrá a poco más de 300 km por carga, una cifra que si bien sería aceptable en un compacto eléctrico como el Nissan LEAF, se queda muy corta para un modelo de corte lujoso como el EQC.

Sin embargo, tampoco hay que olvidar que los fabricantes tradicionales tienen a su favor una mayor experiencia fabricando coches, recursos económicos mucho más extensos, y una capacidad productiva capaz de ampliarse de forma más sencilla y económica que en el caso de empresas como Tesla, gracias a que cuentan con numerosas fábricas alrededor del mundo entero. Tampoco hay que olvidar que gracias a las sinergias de los grandes grupos (desarrollos, componentes y plataformas modulares compartidas, entre otras cosas), los ahorros de costes serán enormes a partir de cierto punto.

Por lo tanto, y a pesar de que algunas marcas como Tesla probablemente sobrevivan gracias a su temprana apuesta y clara ventaja tecnológica (la cual se irá diluyendo con el paso del tiempo), lo cierto es que probablemente los fabricantes tradicionales sean los que terminen imponiéndose gracias a su enorme ventaja en materia de costes, productividad y economía en general.

Compártelo:

19 comentarios en “¿Lograrán los fabricantes tradicionales imponerse a las nuevas marcas en el mercado del coche eléctrico?”

  1. A mi, si fuera ejecutivo de una grande, mas que Tesla, que no deja de ser una marca premium, los que me producirían más inquietud son los chinos, que llevan años intentando meter la cabeza en el sector y ahora han visto el hueco.

    Y ojo, la experiencia y capacidad de China fabricando en masa es impresionante. Ya no son los novatillos que eran, ni mucho menos.

    Responder
    • Ya, pero cuando veo los precios de los coches eléctricos chinos, no me parecen precisamente baratos. Y eso siendo chinos.
      No lo veo tan claro que vayan a arrasar. Fabricar coches no es sencillo.

      Responder
      • No. Fabricar coches no es sencillo, pero tampoco fabricar cohetes espaciales y, de momento, China ya ha alcanzando a Europa en eso.

        Responder
  2. El análisis final de este articulo me parece poco serio. Por un lado reconoce que Tesla puede sobrevivir gracias a su temprana apuesta y clara ventaja tecnológica, pero que en definitiva se impondrán los fabricantes tradicionales. Y esto es lo que me parece poco serio. Nunca fue un objetivo de Tesla una cosa del genero. El verdadero objetivo era provocar un proceso disruptivo capaz de sacar del mercado autos contaminantes. Y eso si, ya lo logro. Hoy nadie puede negar seriamente que la época de la movilidad basada en fuentes contaminantes se esta terminando. Y no es mas veloz por la complicidad de políticos con esos productores contaminantes.

    Responder
  3. Alguien duda ni por un momento que de aquí a cinco años VW o PSA no van a tener verios modelos en el mercado?.
    Otra cosa es que el panorama de marcas se abra a otras de nueva creación, pero las tradicionales ya tienen las fábricas montadas y adaptar unamlinea de producción es mas fácil que hacer una fábrica, desde cero.
    Dejando a parte de que si sería necesario tirarian de talonario para hacerse con cualquiera de las nuevas.
    No descarteis que cuando Tesla se estabilice nomse la meriende VW o Toyota, que por millones no será.

    Responder
    • Yo no dudo que puedan hacerlo. Pero tienen un problema: su modelo de concesionario. Un modelo según el cual, los ingresos se basan en todo tipo de operaciones de mantenimiento periódicas y no periódicas. Y que se viene abajo con un eléctrico. No del todo, porque los eléctricos en algún momento necesitarán arreglos de carrocería, neumáticos, amortiguación, etc, pero sí sufrirán un buen estacazo en sus cuentas. Y eso a los concesionarios no les va a gustar. Ergo, no van a estar por la labor de vender eléctricos. Por otro lado, vender eléctricos que son mejores que sus equivalentes de combustión no creo que les beneficie, al menos no a corto plazo. Se estarán canibalizando a sí mismos, cosa que no ocurre con fabricantes que solo fabrican eléctricos. En fin, que pueden tener mucho dinero y muchas fábricas, pero si luchan contra sí mismos….

      Responder
  4. Las grandes constructoras de coches a la larga se impondrán, pero que no intenten seguir engañando. Pero una cosa está muy clara; si se lo montan bien en Tesla, y siguen así, ésta se quedará pese a quien le pese y seguirá sacando cosicas muy interesantes que las grandes y conservará su nicho de seguidores y su cuota asegurada en el mercado mundial.

    Responder
  5. Hace poco en una conferencia, uno de los ponente dijo que el problema de los «grandes» es que tienen tan estructurado su negocio y la forma de hacer las cosas, que es muy dificil que se muevan y que no son los suficientemente agiles para cambiar su modelo productivo rapidamente en un periodo como este de grandes cambios que se producen en poco tiempo.

    En 10 años se han producido más avances que en los últimos 100, y nada indica que en los próximos 10 no siga así, por lo que la anquilosada maquinaria de los «grandes» tienen tres problemas:

    Quieren intentar retrasar todo lo posible su modelo de negocio (por lo que no ponen todos sus recursos y medios en cambiar).

    Tienen una estructura demasiado grande, y la cadena de mando desde que se toman las decisiones hasta que se llevan a cabo, tarda demasiado y no es bastante flexible para adaptarse sobre la marcha.

    No dependen de su propia tecnología, si no que tienen que comprarla a terceros, por lo que no pueden producir a la velocidad requerida por el mercado.

    Así que creo, que muchas grandes caeran, al igual que cayeron otros «gigantes» que no se supieron adaptar.

    Responder
    • ¿En serio te crees eso de que en los últimos 10 años se ha avanzado más que en los anteriores 100 años?
      ¿Tú crees que la diferencia tecnolócica entre un Model S y un Clase S es mayor que entre un Ford T y un Ford Focus?
      Lo que hay es un cambio de mentalidad, y es eso si que te doy larazón, los grandes no quieren, dentro de lo posible cambiar su mercado.
      Eso si, cúando se ven obligados, mira China, no tienen ningún problema ni reparo en hacerlo.
      Y rapidito, también…. 😉

      Responder
      • Mira sí hay diferencias entre un model S y un clase S, que uno echa humo y el otro no, uno usa una fuente de energía que puede ser renovable y el otro no, uno puede circular sin problemas por todas las ciudades y espacios restringidos y el otro?, pues no.

        Entre un Ford y otro solo hay cambios estéticos, pero su base propulsora es igual, combustible basado en el petroleo.

        Pero de todas maneras me refería a toda la innovación en general y el mundo está cambiando tanto, que en la próxima década la mitad de los trabajos que hay hoy en día desaparecerán y se crearan otros nuevos que ni siquiera imaginamos a día de hoy.

        Responder
  6. Las grandes no podrán frenar a Tesla, es tarde para ello, en 8 años Tesla será una de las grandes en producción ( ya lo es en valor).

    2019 450.000
    2022 1.500.000
    2026 4.000.000
    Coches vendidos

    Responder
  7. Los fabricantes tradicionales tienen la rémora de los modelos lanzados en el último año o a punto de lanzarse. Son desarrollos que han costado una panzada de millones y no pueden simplemente meterlos en un cajón, tienen que rentabilizarlos y para ello deben vender un buen puñado de ellos.
    El ejemplo lo tenéis en SEAT que en último año ha sacado tres modelos y puede que tengan alguno mas en cartera y eso pasa con todas las marcas.

    Responder
    • Cierto, lo interesante es que hace 30 años ya se veían venir todo esto y simplemente están jugando a marcar el paso, por eso no les gusta nada lo que va logrando Tesla y por eso no les vendría nada bien que alguien/algo les quite el control sobre el paso que sigue la industria.

      Responder
  8. Está la cosa ideal para que aparezcan 3 nuevas marcas (¿chinas?) y se coman el mercado completamente ante la pasividad (o mejor dicho el poco interés) de «las grandes», no cuento a Tesla porque ha logrado ganarse su nicho de la gama premium donde prácticamente no tiene competencia (el Jaguar i-pace y con un volumen de ventas incomparablemente reducido), o quizá sean simplemente las grandes tecnológicas las que entren dejando en bancarrota a esas marcas acomodadas en la combustión, me refiero a Google, Apple, Intel… desde luego por capacidad económica no sería.

    Responder
  9. Las grandes marcas de coches, son marcas de coches. Tesla no es una marca de coches, es una empresa que quiere darle un bocado gordo a la industria primaria del sector eléctrico, a la del petroleo, a la de distribución de combustible, a la del Taxi y derivados (Uber, Cabify) y por último, pero no menos importante, a la automovilística. Paneles en tus casa, baterías de respaldo, coche con conducción autónoma que puedes ceder a Tesla cuando no lo usas para que lo explote tipo Uber (llevándote tu una parte, claro), y red de distribución para que cargues cuando vas de viaje. Le saldrá mejor o peor, pero el bocado que pretende es de los de asustar. Las grandes han hecho negocio con los recambios, mañana la que va a hacer negocio gordo es la que proporcione la batería de sustitución cuando haya que cambiarla, y entre ellas no parece que vaya a haber ninguna grande.
    Eso sin contar que gran parte del valor de los coches de Tesla reside en su software, y las grandes crearon un estándar (AUTOSAR) para que ese software lo desarrollara el proveedor, cumpliendo especificaciones. En este aspecto Tesla es muy parecido a Apple, que controla todo el software que va en sus Macs y en sus IPhone, y en cuanto a calidad de producto podemos decir que la de Apple ha sido una decisión acertada.

    Responder

Deja un comentario